La mayoría de las escuelas pueden hacer más para ayudar a los alumnos a protegerse del sol

Exponerse demasiado al sol puede aumentar las probabilidades de contraer cáncer de piel en algún momento de la vida de las personas de todas las razas y etnias. Hay muchas formas de reducir la cantidad de luz solar a la que están expuestos los alumnos durante las actividades que realizan al aire libre en la escuela, como ponerse filtro solar y hacer que estas actividades tengan lugar cuando el sol no esté directamente arriba de la cabeza. Las escuelas podrían hacer un mejor trabajo para proteger a los alumnos del sol.

Cómo la luz solar causa cáncer de piel

El cáncer de piel presenta un riesgo importante para la salud, especialmente el melanoma, que puede llevar a la muerte. En el 2014, más de 76 000 personas en los Estados Unidos contrajeron melanoma y más de 9000 personas murieron por su causa. La mayoría de los casos de melanoma son provocados por la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV).

Sobre el estudio

En este estudio, los investigadores usaron un cuestionario donde se les preguntaba a las escuelas sobre lo que estaban haciendo para ayudar a los alumnos a no exponerse al sol en exceso cuando estuvieran al aire libre. Las preguntas fueron respondidas por personal de todo tipo de escuela (escuelas públicas, privadas religiosas o de otra índole, y escuelas estatales), desde el kínder hasta la secundaria superior. Se enviaron cuestionarios a 828 escuelas; 577 de ellas enviaron sus respuestas.

Los investigadores querían averiguar qué estaban haciendo las escuelas con respecto a la protección solar y si algunos tipos de escuela estaban haciendo más que otras. Compararon las respuestas de escuelas públicas y privadas; escuelas primarias, secundarias medias y secundarias superiores; escuelas en zonas urbanas, suburbanas y rurales; escuelas de diferentes partes del país; escuelas con diferentes cantidades de alumnos pobres; y escuelas de diferentes tamaños.

Hallazgos clave

A partir de las respuestas enviadas por las escuelas, los investigadores encontraron que, en general, las escuelas podrían hacer más para ayudar a proteger a los alumnos del sol cuando estaban al aire libre. Por ejemplo:

  • Casi la mitad de las escuelas le daba tiempo a los alumnos para ponerse un filtro solar antes de salir al aire libre, pero la mayoría de las escuelas no suministraban el filtro solar ni se aseguraban de que los alumnos se lo hubieran puesto antes de ir a la escuela.
  • Aproximadamente solo una de cada siete escuelas se aseguraba de que los alumnos salieran al aire libre temprano por la mañana o en las últimas horas de la tarde, cuando el sol no estaba directamente arriba de la cabeza.
  • En promedio, las escuelas primarias y secundarias medias estuvieron mejor que las escuelas secundarias superiores con respecto al uso de algún tipo de práctica para la protección solar.
  • Otros factores, como la ubicación de la escuela, su tamaño, cuántos niños vivían en condiciones de pobreza, no influyeron mucho a la hora de medir las prácticas de protección solar.

Qué significan estos hallazgos

En estos momentos, muchas escuelas no están haciendo lo suficiente para evitar que los alumnos se expongan excesivamente al sol. Sin embargo, si más escuelas comenzaran a planificar y usar estrategias para la protección solar, probablemente en el futuro habría menos casos de cáncer de piel y muertes relacionadas con esta enfermedad. Asimismo, si las escuelas empezaran a usar prácticas de protección solar con mayor frecuencia, alumnos, padres, maestros y otras personas podrían aprender a hacer lo mismo al salir al aire libre durante el día. Los profesionales de atención médica pueden marcar la diferencia al educar a los sistemas escolares sobre la importancia de usar prácticas de protección solar.

Consejos para la protección solar

Siga las siguientes recomendaciones para mejorar la protección solar y reducir el riesgo de cáncer de piel al exponerse al sol cuando esté al aire libre:

  • Quédese en la sombra, especialmente durante las horas del mediodía.
  • Vístase con ropa que le cubra los brazos y las piernas.
  • Use lentes de sol que bloqueen tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Use filtro solar con factor de protección (SPF) 15 ó más alto y que bloquee tanto los rayos UVA (de amplio espectro) como los UVB.
  • Evite el bronceado en interiores.

Si es alumno, o es el papá o maestro de un alumno en una escuela que no aplica estrategias para la protección solar cuando los alumnos salen al aire libre, diga algo. Averigüe quién es la persona dentro de la escuela que puede establecer reglas para la protección solar. Comuníquese con todo el sistema escolar y recomiéndeles adoptar prácticas para la protección solar que abarquen a todo el distrito.

Esta página fue revisada el: 17 de julio de 2017