Evaluación económica del Programa de Control del Cáncer Colorrectal de los CDC

Entre los cánceres que afectan tanto a hombres como a mujeres, el cáncer colorrectal es la segunda causa principal de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Las pruebas de detección pueden encontrar el cáncer colorrectal en una etapa temprana, cuando el tratamiento es más eficaz. Sin embargo, muchas personas no se han hecho las pruebas de detección según las recomendaciones.

Desde el 2009 hasta el 2015, el Programa de Control del Cáncer Colorrectal  de los CDC otorgó fondos a 25 estados y 4 organizaciones tribales con el fin de que aumentaran las tasas de realización de pruebas de detección del cáncer colorrectal en hombres y mujeres de 50 a 75 años de edad. Los beneficiarios usaron los fondos para promover la realización de pruebas de detección y para brindar servicios de detección a personas de bajos ingresos que no tuvieran seguro.

Información general

Los investigadores de los CDC realizaron dos estudios en los que analizaron la manera en que los beneficiarios de subvenciones del programa gastaron los fondos para promover la realización de las pruebas de detección y brindar servicios de detección, y un tercer estudio en el que analizaron los costos de bolsillo de los pacientes y los cuidadores. Estos estudios pueden ayudar a guiar los programas futuros de detección del cáncer colorrectal y evaluar maneras de aumentar la realización de las pruebas de detección.

Uso de fondos para promover la realización de las pruebas de detección

El Programa de Control del Cáncer Colorrectal animó a los beneficiarios de subvenciones a que promovieran un mayor uso de las pruebas de detección del cáncer colorrectal de las maneras en que se recomienda en la Guía de Servicios Preventivos de la Comunidad (Guía Comunitaria), las cuales se llaman intervenciones basadas en la evidencia. En este estudio se analizan las intervenciones para la promoción de las pruebas de detección que usaron 29 beneficiarios de las subvenciones durante los primeros tres años del programa (de julio del 2009 a junio del 2011), así como la proporción de fondos que usaron en cada tipo de intervención.

Todos los beneficiarios usaron actividades mediáticas pequeñas, y más del 90 % usaron otras de las intervenciones que se recomiendan en la Guía Comunitaria, tales como recordatorios al paciente, la evaluación por parte del proveedor o asistencia en la navegación del sistema, que se considera una actividad de apoyo. La mayoría de los fondos se gastaron en intervenciones basadas en la evidencia. Sin embargo, cerca de una tercera parte de los fondos fueron destinados a medios de difusión, lo cual no se recomienda debido a la falta de evidencia de que aumenten las tasas de realización de las pruebas de detección del cáncer colorrectal.

En este estudio no se evaluaron directamente los aumentos en el uso de las pruebas de detección del cáncer colorrectal en la población, pero se indicó que se podría haber logrado un aumento del 5 % por un costo de aproximadamente 35 dólares por persona.

Uso de fondos para proporcionar pruebas de detección

En este estudio se analizaron los costos que tuvieron 23 beneficiarios del programa al proporcionar pruebas de detección del cáncer colorrectal a personas sin seguro en los primeros tres años del programa. Se compararon los costos clínicos y no clínicos de 14 programas que usaban las colonoscopias para la detección del cáncer colorrectal con los costos de nueve programas que usaban la prueba de sangre oculta en heces o la prueba inmunoquímica fecal.
Los programas que usaban la colonoscopia tenían costos clínicos más altos por persona que los que usaban la prueba de sangre oculta en heces o la prueba inmunoquímica fecal. El costo clínico anual promedio de las pruebas de detección y los servicios de diagnóstico por persona atendida fue de 1150 dólares para los programas que usaban la colonoscopia, en comparación con 304 dólares para los que usaban la prueba de sangre oculta en heces o la prueba inmunoquímica fecal.

En general, ambos tipos de programas tuvieron costos no clínicos (todos los costos no directamente relacionados con la provisión de las pruebas de detección, tales como los costos de servicios de asistencia al paciente para la navegación del sistema, administración del programa, control de calidad, desarrollo profesional y evaluación del programa) similares de alrededor de 1000 dólares por persona atendida.

Los programas de detección del cáncer colorrectal y los estudios futuros deberían considerar tanto los costos clínicos como los no clínicos al planificary evaluar los programas.

Costos para los pacientes y cuidadores

Si bien las colonoscopias fueron gratis, los pacientes tuvieron costos significativos debido a la pérdida de productividad y a los traslados. A los pacientes les llevó un promedio de aproximadamente 24 horas prepararse para la colonoscopia, trasladarse y hacerse la prueba, más unas cinco horas de recuperación. Con una remuneración promedio por hora de 11.68 dólares, el costo total en concepto de tiempo perdido fue de aproximadamente 336 dólares para el paciente y de 79 dólares para el cuidador. El transporte y otros costos implicaron un gasto adicional de aproximadamente 17 dólares.

El costo de obtener una colonoscopia “gratis” es significativo para un paciente de bajos ingresos. Es necesario hacer más investigaciones para saber qué tanto impiden estos costos que las personas de bajos ingresos y sin seguro médico obtengan pruebas gratuitas de detección del cáncer colorrectal.

Esta página fue revisada el: 15 de julio de 2019