Muertes por cáncer colorrectal en condados de los Estados Unidos con los niveles de educación más bajos

Las personas que viven en los condados con un menor nivel educativo promedio tienen más probabilidades de morir de cáncer colorrectal que las personas que viven en los condados con niveles educativos más altos.

Las personas deberían hacerse pruebas de detección de cáncer colorrectal a partir de los 50 años, para disminuir el riesgo de muertes por esta enfermedad que no tienen que ocurrir a causa de esta enfermedad. Se sabe que hacerse las pruebas generalmente puede detectar si la persona tiene la enfermedad. Si el cáncer colorrectal se encuentra antes de que avance demasiado, por lo general puede ser tratado eficazmente. Sin embargo, hacerse las pruebas es más difícil para algunas personas que para otras, con frecuencia porque es menos probable que consulten a un médico por una serie de razones.

Desafortunadamente, quien vive en un condado en el que muchas personas reciben menos educación, tiene menos probabilidades de hacerse las pruebas de detección de cáncer colorrectal según se recomienda. Cuando las personas no se hacen las pruebas según las recomendaciones, el cáncer podría ser encontrado en una etapa más avanzada, cuando es más difícil de tratar. Por esta razón, las personas que viven en los condados con un menor nivel educativo promedio tienen más probabilidades de morir de cáncer colorrectal que las personas que viven en los condados con niveles educativos más altos.

Hallazgos clave

Los condados pierden lo siguiente cuando las personas mueren de cáncer colorrectal sin tener que hacerlo:

Vidas

  • Entre el 2008 y el 2012, un total de 100 857 personas murieron de cáncer colorrectal en los condados con menores niveles promedio de educación.
  • Aproximadamente 1 de cada 5 personas (cerca de 21 000) que murieron de cáncer colorrectal cuando vivían en un condado con niveles educativos más bajos que el promedio, habría probablemente sobrevivido si hubiese vivido en un condado con niveles de educación más altos.

Trabajo y dinero

No solo son las muertes por cáncer colorrectal una gran pérdida para las familias y las comunidades de las personas, sino que además la mayoría de estas personas pagaban impuestos y compraban alimentos y otros productos durante su vida. Por lo tanto, cuando alguien muere prematuramente la comunidad pierde un residente y, además, el condado también pierde el trabajo que esa persona habría hecho y el dinero que habría gastado.

  • Cada año los condados con menores niveles educativos promedio pierden cerca de 2000 millones de dólares en productos y servicios del trabajo de las personas que no tuvieron que morir por el cáncer colorrectal.
  • Los condados con niveles educativos más bajos generalmente también son condados más pobres. Perder el dinero que podrían haber recibido los hace aún más pobres.
Esta página fue revisada el: 25 de mayo de 2017