Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Prevención y tratamiento

English: Prevention & Treatment

Prevención

Pareja de edad avanzada sentada en una banca de un parque

Casi 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos contraerá culebrilla en algún momento de su vida.

La vacunación es la única manera de reducir el riesgo de presentar culebrilla y los dolores a largo plazo de la neuralgia posherpética (NPH). Los CDC recomiendan que los adultos sanos de 50 años o más reciban dos dosis de la vacuna contra la culebrilla llamada Shingrix® para protegerse contra esta enfermedad y las complicaciones que causa. La vacuna contra la culebrilla está disponible en farmacias y consultorios médicos. Hable con un profesional de atención médica si tiene preguntas sobre esta vacuna.

Para obtener más información sobre la prevención de la culebrilla, visite la página de vacunación.

Tratamiento

Varias medicinas antivirales —aciclovir, valaciclovir y famciclovir— se pueden usar para tratar la culebrilla. Estos medicamentos sirven para acortar la duración y gravedad de la enfermedad. Pero para que sean eficaces, deben empezar a tomarse lo más pronto posible después de que aparezca el sarpullido. Las personas que tengan o crean tener culebrilla deben consultar con su proveedor de atención médica tan pronto sea posible para discutir las opciones de tratamiento.

Los analgésicos (medicinas para el dolor) pueden ayudar a aliviar el dolor causado por la culebrilla. Las compresas húmedas, la loción de calamina y los baños calmantes a base de avena coloidal pueden ayudar a aliviar parte de la picazón.

Ver Transmisión

TOP