Alimentos

Muchos parásitos pueden transmitirse por los alimentos, incluidos muchos protozoos y helmintos. En los Estados Unidos, los parásitos más comunes transmitidos por los alimentos son protozoos como especies de Cryptosporidium, Giardia intestinalis, Cyclospora cayetanensis y Toxoplasma gondii; gusanos cilíndricos como especies de Trichinella y especies de Anisakis; y tenias, como especies de Diphyllobothrium y especies de Taenia.

Muchos de esos organismos también pueden transmitirse por el agua, el suelo y el contacto de persona a persona. Ocasionalmente en los EE. UU. pero con frecuencia en los países en desarrollo, una amplia variedad de gusanos cilíndricos helmínticos, tenias y duelas se transmiten en alimentos como

  • pescado, cangrejo y moluscos mal cocidos;
  • carne mal cocida; plantas acuáticas crudas, como berro de agua;
  • verdura cruda contaminada por heces humanas o animales.

 

Algunos alimentos son contaminados por personal de servicios gastronómicos con mala higiene o que trabaja en instalaciones antihigiénicas.

Los síntomas de una infección parasitaria transmitida por los alimentos varían mucho según el tipo de parásito. Los protozoos, como especies de Cryptosporidium, Giardia intestinalis y Cyclospora cayetanensis, suelen provocar diarrea y otros síntomas gastrointestinales. Las infecciones helmínticas pueden provocar dolor abdominal, diarrea, dolor muscular, tos, lesiones cutáneas, desnutrición, pérdida de peso, síntomas neurológicos y muchos otros más según el organismo determinado y la carga de la infección. Existe tratamiento para la mayoría de los organismos parasitarios transmitidos por los alimentos.

Esta página fue revisada el: 18 de octubre de 2016