Ayuda para alimentar a niños quisquillosos

El bebé en trona reacciona negativamente a la comida del bebé.

Una buena nutrición es fundamental para los niños pequeños porque les ayuda a crecer sanos y fuertes. Si su hijo es quisquilloso con los alimentos, siga estos consejos que le ayudarán a que explore nuevos alimentos.

Es posible que a los niños no les gusten todos los alimentos la primera vez que los prueban. Hay que darles la oportunidad de probar los alimentos una y otra vez, incluso si al principio no les gustan. Es posible que los niños necesiten probar algunos alimentos muchas veces antes de que les gusten.

Cómo probar los alimentos

  • Intente comer primero usted el alimento para mostrarle que le gusta. Luego, permítale que lo pruebe.
  • Haga caras graciosas con los alimentos en su plato. Puede ayudarle a sentir entusiasmo por comerlo.
  • Ofrézcale opciones de diferentes alimentos para probar. Deje que decida cuál probar hoy.
  • Sírvale alimentos nuevos con los alimentos que sabe que le gustan.
  • Congele pequeños bocados de alimentos sobrantes. Puede usarlos más tarde y así evitará desperdiciar alimentos.
  • Espere un par de días antes de volver a ofrecerle un alimento. Quizás necesite probarlo más de 10 veces antes de que le guste.

A medida que los niños crecen, pueden comenzar a rechazar los alimentos que antes les gustaban, o comenzar a mostrar señales de ser quisquillosos para comer. Elegir solo unos pocos alimentos o no querer que los alimentos se toquen entre sí en el plato son comportamientos normales. Estos comportamientos, a menudo, desaparecen cuando el niño tiene alrededor de 5 años de edad.

Pruebe una Variedad de Sabores y Texturas

Darle a su hijo alimentos con una variedad de sabores y texturas puede ayudarlo a aprender a aceptar y disfrutar de una variedad de alimentos. Puede dejar que su hijo pruebe una variedad de texturas, entre ellas:

  • Blanda (alimentos colados o hechos puré).
  • Alimentos machacados o grumosos.
  • Alimentos picados finamente o molidos.

Su hijo puede comenzar comiendo alimentos blandos o hechos puré y luego pasar a alimentos finamente picados o molidos a medida que crezca. Esto puede ayudar a su hijo a desarrollar habilidades para masticar, y la motricidad fina (como pellizcar y levantar alimentos con los dedos). Algunos alimentos son posibles peligros de ahogo por atragantamiento, por lo que es importante darle a su hijo alimentos que tengan el tamaño, la consistencia y la forma adecuada para su edad y desarrollo.

Esta página fue revisada el: el 19 de febrero del 2021