Hallazgos clave: Prevalencia de discapacidades y tipos de discapacidades entre adultos, Estados Unidos, 2013

Personas con discapacidades: ¿Quiénes son y qué sabemos de ellos?

Comparta con sus amigos
Foto de un hombre discapacitado en una silla de ruedas al aire libre con su familia.

Todos podemos tener una discapacidad en algún momento de nuestra vida. El 22 % de los adultos tiene una discapacidad en la actualidad. ¡Las discapacidades nos afectan a todos!

El Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) publicó un nuevo reporte que describe el porcentaje de adultos con discapacidades en los Estados Unidos que viven en las comunidades. Este reporte está basado en preguntas utilizadas por primera vez en el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS) del 2013, las cuales permiten que los entrevistados identifiquen tipos de discapacidades funcionales específicos, como motoras (gran dificultad para caminar o subir escaleras), cognitivas (gran dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones), visuales (gran dificultad para ver) y discapacidades sobre el cuidado personal (dificultad para vestirse o bañarse) y sobre vivir de manera independiente (dificultad para hacer diligencias solo). De acuerdo con este reporte, más de 53 millones de adultos que viven en comunidades en los Estados Unidos tienen una discapacidad. Los porcentajes más altos generalmente se encuentran en los estados del sur y los más bajos en su mayoría están en los estados del Medio Oeste y de las Montañas Rocosas. Aunque cualquier persona puede tener una discapacidad y esta puede ocurrir en cualquier momento de la vida, los que más frecuentemente reportaron tener discapacidades fueron las mujeres, las personas de edad avanzada (65 años o más) y las personas de grupos raciales o étnicos minoritarios. Si bien se ha avanzado desde la aprobación de la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA), hace veinticinco años, para darles a las personas con discapacidades mejores oportunidades de lograr su potencial, los estudios muestran de manera constante que estas personas tienen más mala salud que las que no tienen discapacidades y que muchos de los problemas relacionados con su mala salud se pueden prevenir. Esta edición del MMWR presenta información importante que los funcionarios de salud pública y otras personas pueden usar para ayudar a comprender y abordar las necesidades de las personas con discapacidades en los Estados Unidos.

Limitaciones del informe: En la actualidad, el BRFSS no evalúa la sordera o dificultad para oír grave. Por lo tanto, no se recolectaron datos sobre la cantidad de personas con dificultad para oír a nivel estatal. Como consecuencia, es probable que se haya subestimado la cantidad total de personas con discapacidades en las Estados Unidos incluidas en este informe.

Usted puede leer el reporte completo aquí.

Hallazgos principales:

  • 1 de cada 5 adultos o más de 53 millones de personas en los Estados Unidos tienen alguna discapacidad de alguna clase y las estimaciones a nivel estatal varían desde 1 de cada 6 (16.4 %; Minnesota) hasta casi 1 de cada 3 (31.5 %; Alabama).

  • El tipo de discapacidad funcional más común fue la discapacidad motora, reportada por casi 1 de cada 8 adultos.
  • Más de un tercio de los adultos de 65 años o más reportaron alguna discapacidad.
  • Los adultos de 45 a 64 años tenían más probabilidades de reportar una discapacidad cognitiva que los adultos de otros grupos de edad.
  • Las personas que reportaron ingresos del hogar o nivel de estudios más altos tenían menos probabilidades de reportar que tenían una discapacidad, en comparación con las personas de niveles de ingresos o estudios más bajos.
  • Las mujeres tenían más probabilidades de reportar alguna discapacidad, en comparación con los hombres (24.4 % frente a 19.8 %). Esto también se observó en la mayoría de los tipos de discapacidades.
  • Las discapacidades fueron reportadas con más frecuencia por los adultos negros no hispanos (29.0 %) e hispanos (25.9 %) que por los adultos blancos no hispanos (20.6 %).

Implicaciones:

  • Aunque la información sobre discapacidades se ha recolectado en encuestas nacionales por muchos años, esta fue la primera vez que el tipo de discapacidad funcional se incluyó en una encuesta de salud a nivel estatal. Esta nueva información puede ayudar a los investigadores y a los profesionales de salud pública a comprender mejor cómo están compuestos los grupos de adultos con discapacidades a nivel estatal y, por consiguiente, a planificar mejor los programas para abordar las necesidades de las diferentes poblaciones con discapacidades.
  • Las diferencias entre los estados en el porcentaje de personas que reportaron una discapacidad —con el mayor porcentaje de discapacidades hallado, por lo general, en estados del sur de los Estados Unidos— refuerza la importancia de garantizar que todas las personas con discapacidades reciban la atención médica y el apoyo que necesiten para mejorar la salud y el bienestar de toda la población.
  • Dado que los adultos de mediana edad (45 a 64 años) tuvieron más probabilidades de reportar discapacidades cognitivas que los adultos en otros grupos de edad, se pueden utilizar investigaciones adicionales para ayudar a comprender mejor las razones de esto, así como las maneras en que se pueden abordar sus necesidades particulares.
  • Dado que el porcentaje de discapacidades es mayor entre ciertos grupos como las mujeres, las personas de edad avanzada y las minorías raciales o étnicas, es importante que los programas y los recursos disponibles para las personas con discapacidades aborden las necesidades de estas poblaciones.
  • La ADA ha tenido un impacto positivo en la vida de aquellas personas con discapacidades, brindándoles mejor acceso a edificaciones, transporte y empleo. Sin embargo, las disparidades en la salud (diferencias en la salud) entre las personas que tienen y las que no tienen discapacidades todavía están presentes. Además, las personas en desventaja —ya sean aquellas con menor nivel de estudios o ingresos y aquellas que están desempleadas— tienen incluso más probabilidades de reportar una discapacidad. Trabajando juntos podemos ayudar a garantizar que los niños y adultos con discapacidades reciban los programas, los servicios y la atención médica necesarios a lo largo de su vida para que puedan alcanzar su máximo potencial, y tener calidad de vida e independencia en sus comunidades.

¿Qué están haciendo los CDC para mejorar la vida de las personas con discapacidades?

Los CDC apoyan 18 programas de discapacidad y salud a nivel estatal y cuatro centros nacionales de práctica y recursos de salud pública, los cuales promueven estilos de vida saludables y trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidades. Los objetivos principales de los programas estatales son:

  • aumentar las oportunidades de promoción de la salud para las personas con discapacidades;
  • mejorar el acceso a los servicios de atención médica para las personas con discapacidades; y
  • mejorar la preparación para emergencias de las personas con discapacidades.

El sitio web de los CDC sobre las discapacidades y la salud también proporciona información y recursos que los médicos de salud pública, los proveedores de atención médica y las demás personas interesadas en la salud y el bienestar de quienes tienen discapacidades pueden utilizar para aumentar la concientización acerca de la inclusión de estas personas. Esta información y los recursos pueden ayudar a garantizar que todas las personas, con o sin discapacidades, puedan vivir, trabajar, aprender y jugar en sus comunidades.

Lo animamos a que visite el recientemente actualizado sitio web sobre las discapacidades y la salud para encontrar información útil acerca de la inclusión de las personas con discapacidades e informarse más acerca de lo siguiente:

  • obstáculos que las personas con discapacidades habitualmente enfrentan en sus comunidades;
  • estrategias para la creación de comunidades inclusivas; y
  • recursos para incluir a las personas con discapacidades en los programas y actividades de salud pública.

Los CDC también mantienen el Sistema de Datos sobre Discapacidades y Salud (DHDS, por sus siglas en inglés), una herramienta interactiva en línea que proporciona acceso instantáneo a datos de salud sobre discapacidades específicas a nivel estatal. Los usuarios pueden personalizar la información sobre discapacidades y salud que vean, para que sea fácil identificar las diferencias en cuanto a la salud entre los adultos que tienen y los que no tienen discapacidades. En una actualización futura del sistema, los usuarios podrán encontrar datos de salud por tipo de discapacidad funcional.

Referencias de los hallazgos principales:

Courtney-Long EA, Carroll DD, Zhang Q, et al. Prevalence of Disability and Disability Type among Adults, United States – 2013. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2015; 64: 777-783.

Más información:

Para informarse más acerca de lo que los CDC están haciendo para incluir a las personas con discapacidades en las investigaciones de salud pública y en las actividades de promoción de la salud, visite https://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/disabilityandhealth/index.html.

Para encontrar más información sobre la salud de las personas con discapacidades, visite http://dhds.cdc.gov/.

Glosario

Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS, por sus siglas en inglés): El principal sistema de encuestas telefónicas, relacionadas con la salud de la nación, que recolecta datos estatales acerca de los residentes de los EE. UU. respecto de sus comportamientos de riesgo relacionados con la salud, afecciones crónicas y uso de servicios de prevención.

Tipos de discapacidades funcionales: Dificultades autorreportadas para ciertas actividades y funciones, como las siguientes:

  • Gran dificultad para caminar o subir escaleras (motora).
  • Gran dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones (cognitiva).
  • Gran dificultad para ver (visual).
  • Dificultad para vestirse o bañarse (cuidado personal).
  • Dificultad para hacer diligencias solo (vivir de manera independiente).