Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Monitoreo y pruebas del desarrollo

Control del desarrollo

Mamá cargando a su bebé mientras el médico escucha los latidos de su corazón

Los niños crecen y cambian a diferente ritmo. Algunos aprenden una nueva habilidad más rápido que otros, mientras que otros niños aprenden habilidades más lentamente que la mayoría. Las diferencias en el aprendizaje de habilidades son muy típicas, pero a veces, un desarrollo más lento puede ser un signo de un problema que requiere atención. Conjuntamente con su proveedor de atención médica, usted puede hacer un seguimiento del crecimiento y desarrollo de su hijo mediante el monitoreo y las pruebas del desarrollo. Cualquier preocupación que surja durante el monitoreo y las pruebas del desarrollo requiere una mayor atención.

tiene un problema de salud de larga duración o una afección diagnosticada, se le debería hacer un monitoreo y pruebas en todas las áreas del desarrollo, tal como se hace con aquellos que no tienen necesidades especiales de atención médica.

Si el proveedor de atención médica de su hijo no le realiza periódicamente una prueba del desarrollo, usted puede pedir que se la hagan.

Hoja informativa sobre el monitoreo y las pruebas del desarrollo

Hoja informativa sobre la evaluación del desarrollo

Vea e imprima una hoja informativa [PDF – 316 KB] (vea la segunda página para información en español)

Evaluación del desarrollo

Una prueba breve que utiliza una herramienta de detección no provee un diagnóstico, pero indica si el niño está bien encaminado en cuanto a su desarrollo o si un especialista debería examinarlo más detenidamente. Si la herramienta de detección identifica un área de preocupación, podría ser necesario hacer una evaluación formal. Esta evaluación formal es un análisis más profundo del desarrollo del niño, y generalmente la realiza un especialista capacitado, como un pediatra especializado en desarrollo, un sicólogo infantil, un patólogo del habla y del lenguaje, un terapeuta ocupacional u otro especialista. Puede que el especialista observe al niño, le haga una prueba estructurada, les haga preguntas a los padres o cuidadores, o les pida que llenen cuestionarios. Los resultados de esta evaluación formal determinan si el niño necesita tratamientos especiales o servicios de intervención temprana, o ambos.

Monitoreo del desarrollo

QUIÉN:     Padres, abuelos y otros cuidadores.

QUÉ:     Hacer seguimiento a los indicadores del desarrollo.

CUÁNDO:     Desde el nacimiento hasta los 5 años.

POR QUÉ:     Para ayudarlo a usted a…

  • celebrar el desarrollo de su hijo;
  • hablar acerca del progreso de su hijo con los médicos y proveedores de cuidados infantiles;
  • saber lo que se debe esperar después;
  • identificar pronto cualquier preocupación.

CÓMO:     Con listas de verificación gratuitas y fáciles de usar.

Pruebas del desarrollo

QUIÉN:     Proveedor de atención médica, maestro de educación infantil temprana u otro proveedor capacitado.

QUÉ:     Hacer seguimiento a los indicadores del desarrollo.

CUÁNDO:     A los 9, 18 y 24 o 30 meses, o en cualquier momento en que haya una preocupación.

POR QUÉ:     Para saber…

  • si su hijo necesita más ayuda con el desarrollo, porque esto no siempre es obvio para los médicos, los proveedores de cuidados infantiles o los padres;
  • si se recomienda una evaluación del desarrollo.

CÓMO:   Con una herramienta de detección formal y validada.

Evaluación del desarrollo

QUIÉN:     Pediatra especializado en desarrollo, sicólogo infantil u otro proveedor capacitado.

QUÉ:     Identificar y diagnosticar retrasos y afecciones del desarrollo.

CUÁNDO:     En cualquier momento en que haya una preocupación.

POR QUÉ     Para saber…

  • si su hijo necesita un tratamiento específico;
  • si su hijo cumple los requisitos para una intervención temprana.

CÓMO:     Con un examen detallado, herramientas de evaluación formales, observación y listas de verificación de padres y otros cuidadores, a menudo en combinación, dependiendo del área de preocupación.

Por qué es importante

Muchos niños con retrasos en el desarrollo o preocupaciones relacionadas con la conducta no son identificados lo más temprano posible. Como resultado, estos niños deben esperar para recibir la ayuda que necesitan para tener un buen desempeño en entornos sociales y educativos (por ejemplo, en la escuela, en el hogar y en la comunidad).

Servicios para niños con discapacidades del desarrollo

Las investigaciones muestran que los servicios de tratamiento de intervención temprana pueden mejorar significativamente el desarrollo de un niño.

  • Los servicios de intervención temprana ayudan a los niños desde el nacimiento hasta los 3 años de edad (36 meses) a aprender destrezas importantes.
  • Para los niños de 3 años o mayores, con un retraso o una discapacidad del desarrollo identificada, pueden ser necesarios servicios de educación especial.

Estos servicios pueden incluir una variedad de opciones que dependen de las necesidades del niño, como terapia para ayudarlo a hablar, a moverse y caminar, a aprender y a interactuar con los demás.

Cada estado ofrece los programas “Child Find” para evaluar e identificar a los niños que necesitan servicios de educación especial. Los programas de intervención temprana pueden proveer servicios desde el nacimiento hasta los 3 años de edad. Los sistemas locales de escuelas públicas pueden proveer los servicios y el apoyo necesarios para niños de 3 años o mayores. Los niños pueden acceder a algunos servicios incluso si no asisten a una escuela pública.

La Ley de Educación de Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) dice que los niños con una discapacidad diagnosticada deben recibir servicios de educación especial. La ley IDEA dice que los niños menores de 3 años de edad que están en riesgo de tener retrasos en el desarrollo podrían cumplir los requisitos para los servicios de tratamiento de intervención temprana, aun cuando no hayan recibido un diagnóstico formal. Puede que el tratamiento de síntomas particulares, como la terapia del habla para retrasos en el lenguaje, no requiera un diagnóstico formal.

Si bien la intervención temprana es extremadamente importante, la intervención a cualquier edad también puede ser útil. Lo mejor es hacer una evaluación temprana para que pueda iniciarse cualquier intervención necesaria. Cuando los padres están preocupados por el desarrollo de su hijo, puede ser muy difícil para ellos determinar las medidas correctas que hay que tomar. Los estados han creado centros para padres. Estos centros ayudan a las familias a aprender cómo y dónde hay que evaluar a los niños y cómo encontrar los servicios.

Enlaces a otros sitios web

“Aprenda los signos. Reaccione pronto”.
Esta campaña educa a los padres acerca del desarrollo infantil, incluso sobre los signos de advertencia temprana del autismo y otros trastornos del desarrollo, y alienta la realización de pruebas del desarrollo y la intervención. Provee listas de verificación para monitorear el desarrollo de su hijo, información sobre cómo hablar con el médico y otros recursos.

Centro de Información y Recursos para Padres: Recursos en español

Este sitio web provee información acerca de la evaluación del desarrollo, los programas de intervención temprana, los programas de educación especial, los centros para padres, y cómo encontrar los servicios.

TOP