Los entornos grupales como factor de riesgo

Estudiantes universitarios caminando por el campus para ir a clases.

Las enfermedades infecciosas tienden a propagarse donde se reúnen grupos grandes de personas. Datos recientes muestran que el riesgo de contraer la enfermedad meningocócica es levemente más alto en los estudiantes universitarios que en otros adolescentes y adultos jóvenes que no asisten a la universidad. Muchos estados exigen que las universidades den información sobre los riesgos de contraer la enfermedad meningocócica a los estudiantes nuevos o a los que viven en el campus. Algunos estados exigen la vacunación para ciertos estudiantes, a menos que presenten un documento de exención de vacunas.

Los CDC recomiendan que los estudiantes universitarios de primer año que vivan en residencias estudiantiles reciban la vacuna antimeningocócica conjugada (MenACWY). Si la recibieron antes de cumplir los 16 años, necesitan una dosis de refuerzo para obtener la máxima protección antes de ir a la universidad. Sin embargo, la vacuna es segura y eficaz y, por eso, los médicos también pueden administrársela a los estudiantes universitarios que no sean de primer año.

En años recientes, en varios campus universitarios se han reportado brotes de enfermedad meningocócica del serogrupo B. Los CDC recomiendan el uso de la vacuna antimeningocócica del serogrupo B (MenB) para las personas en mayor riesgo durante estos brotes. Las vacunas MenACWY no incluyen protección contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B. En un entorno donde haya un brote, los CDC recomiendan una dosis de refuerzo de la MenB para los estudiantes universitarios que hayan recibido previamente la serie de la vacuna. Hable con su médico acerca de lo que es mejor para su situación específica.

Obtenga más información sobre las recomendaciones con respecto a las vacunas antimeningocócicas.

Páginas relacionadas
Esta página fue revisada: el 31 de mayo del 2019