Transmisión del sarampión

El sarampión es muy contagioso. Se propaga cuando una persona infectada tose o estornuda.

illustration: person coughing on another person

El sarampión es un virus altamente contagioso que vive en las mucosidades de la nariz y la garganta de una persona infectada, y que puede propagarse a los demás a través de la tos y los estornudos. Además, el virus del sarampión puede vivir por hasta dos horas en el aire donde una persona infectada haya tosido o estornudado.

illustration: germs floating near a lamp and dresser

Si otras personas respiran el aire contaminado o tocan la superficie infectada y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca, pueden contraer la infección. Es tan contagioso que, si una persona tiene la enfermedad, el 90 % de las personas que estén cerca de ella y que no tengan inmunidad también se infectarán.

Las personas infectadas pueden transmitir el sarampión a los demás desde cuatro días antes de que les aparezca el sarpullido hasta cuatro días después de su manifestación.

El sarampión es una enfermedad de los seres humanos; ninguna otra especie animal transmite el virus del sarampión.

Esta página fue revisada el: 5 de febrero de 2018