Signos y síntomas

Los síntomas del sarampión aparecen, por lo general, unos 7 a 14 días después de que la persona se infecta.

El sarampión generalmente comienza con los siguientes síntomas:

  • fiebre alta,
  • tos,
  • moqueo (rinitis aguda o romadizo), y
  • ojos enrojecidos y llorosos (conjuntivitis).

Dos o tres días después de que comienzan los síntomas, pueden aparecer puntitos blancos (manchas de Koplik) dentro de la boca.

Manchas de Koplik
Boca de un paciente con manchas de Koplik, un primer signo de la infección por sarampión

Boca de un paciente con manchas de Koplik, un primer signo de la infección por sarampión.

Infografía
Sarampión. No es simplemente un sarpullido leve. El sarampión puede ser peligroso, sobre todo en los bebés y niños pequeños.

Tres a cinco días después de que comienzan los síntomas, se produce un sarpullido. Generalmente, este empieza como puntos rojos y planos en la cara de la persona en la parte donde comienza el cabello y se extiende hacia el cuello, el tronco, los brazos, las piernas y los pies. Sobre los puntos rojos y planos pueden aparecer unos bultos pequeños. Los puntos pueden unirse a medida que se extienden desde la cabeza hacia el resto del cuerpo. Cuando aparece el sarpullido, la fiebre puede aumentar a más de 104 grados Fahrenheit.

Después de unos días, la fiebre disminuye y el sarpullido desaparece.

El sarpullido del sarampión
Imagen de la infección por sarampión

Piel de un paciente a los 3 días de la infección por sarampión.

Páginas relacionadas
Esta página fue revisada el: 5 de febrero de 2018