Prevención y tratamiento

Prevención

En la actualidad no existe una vacuna en los Estados Unidos que proteja contra los virus que causan la enfermedad de manos, pies y boca. Pero los investigadores están trabajando para crear vacunas que ayuden a prevenir esta enfermedad en el futuro.

Usted puede reducir su riesgo de infectarse al hacer lo siguiente:

  • Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial después de cambiar pañales o de ir al baño. Visite la página web de los CDC El lavado de las manos: Las manos limpias salvan vidas para obtener más información.
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se tocan frecuentemente y los objetos sucios, incluidos los juguetes.
  • Evitar el contacto cercano con las personas que tengan la enfermedad de manos, pies y boca; por ejemplo, evitar darles besos, abrazos o compartir vasos o cubiertos con ellas.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la enfermedad de manos, pies y boca. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para aliviar los síntomas:

  • Tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y la fiebre (Precaución: no se les debe dar aspirina a los niños).
  • Usar enjuagues bucales o aerosoles para adormecer la boca y aliviar el dolor.

Si la persona tiene llagas en la boca, le podría doler al tragar. Sin embargo, es importante que las personas enfermas beban suficientes líquidos, para prevenir deshidratarse (perder líquidos del cuerpo). Si no pueden tragar suficientes líquidos para evitar la deshidratación, podrían necesitar recibir líquidos por vía intravenosa (en una vena).

Si está preocupado por los síntomas que tiene, debe comunicarse con su proveedor de atención médica.

 Inicio de la página

Esta página fue revisada el: 22 de diciembre de 2017