Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Dolor de garganta

English: Sore Throat

Información general

La mayoría de los dolores de garganta mejoran solos sin antibióticos. En algunos casos, como en el caso de las infecciones estreptocócicas de la garganta (strep throat, en inglés), se necesita hacer una prueba de laboratorio para determinar si usted o su hijo necesitan antibióticos.

Causas

La mayoría de los dolores de garganta son causados por virus, como los que provocan los resfriados y la influenza, y no deben ser tratados con antibióticos.

Algunos dolores de garganta son causados por bacterias como el Streptococcus del grupo A (en inglés). Los dolores de garganta causados por estas bacterias se conocen como infecciones estreptocócicas de la garganta (o strep throat, en inglés). En los niños, 20 a 30 de cada 100 dolores de garganta son infecciones estreptocócicas. En los adultos, solamente 5 a 15 de cada 100 son infecciones de este tipo.

Diagrama de la boca que muestra las amígdalas inflamadas durante un dolor de garganta. View larger image

Cuanto usted tiene dolor de garganta, con frecuencia las amígdalas se enrojecen, se inflaman y duelen.

Otras causas comunes del dolor de garganta incluyen:

  • Alergias.
  • Aire seco.
  • Polución (sustancias químicas o irritantes que se encuentran en el aire).
  • Fumar o estar expuesto al humo de segunda mano.

Factores de riesgo

Hay muchas cosas que pueden aumentar su riesgo de tener dolor de garganta, incluidas las siguientes:

  • Edad (los niños y adolescentes de entre 5 y 15 años tienen más probabilidades de tener dolores de garganta).
  • La exposición a otra persona que tiene dolor de garganta o una infección estreptocócica de la garganta.
  • Época del año (las infecciones estreptocócicas de la garganta son más comunes en invierno y a principios de la primavera).
  • El tiempo (el aire frío puede irritar la garganta).
  • Amígdalas de forma irregular o grandes.
  • Polución o exposición a humo.
  • Tener el sistema inmunitario debilitado o tomar medicamentos que lo debilitan.
  • Goteo posnasal o alergias.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Inicio de la página

Signos y síntomas

El dolor de garganta puede hacer que sea difícil tragar. Los dolores de garganta pueden hacer que la garganta se sienta seca o que pique, y pueden ser síntoma del resfriado común o de otra infección de las vías respiratorias superiores.

Los siguientes síntomas se asocian frecuentemente con los dolores de garganta causados por infecciones virales o alergias:

  • Estornudos
  • Tos
  • Lagrimeo
  • Dolores de cabeza o corporales leves
  • Moqueo
  • Fiebre baja (menos de 101 °F [38.3 °C])

Los síntomas que más frecuentemente se asocian a las infecciones estreptocócicas de la garganta incluyen:

  • Amígdalas rojas o inflamadas, que a veces tienen parches blancos o con pus.
  • Pequeños puntitos rojos (petequias) en el área en la parte de atrás de la bóveda de la boca.
  • Fiebre alta (101 °F [o 38.3 °C] o más).
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Dolores de cabeza o corporales intensos.
  • Sarpullido.

Inicio de la página

Cuándo buscar atención médica

Consulte a un profesional de atención médica si usted o su hijo tienen alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor de garganta que dura más de 1 semana.
  • Dificultad para tragar o respirar.
  • Babeo excesivo (en niños pequeños).
  • Temperatura superior a 100.4 °F [38 °C].
  • Pus en la parte de atrás de la garganta.
  • Sarpullido.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Ronquera que dura más de 2 semanas.
  • Sangre en la saliva o la flema.
  • Deshidratación (los síntomas incluyen boca seca y pegajosa, somnolencia o cansancio, sed, menos eliminación de la orina o menos pañales mojados, pocas o ninguna lágrima al llorar, debilidad muscular, dolor de cabeza, mareo o aturdimiento).
  • Dolores de garganta recurrentes.

Si su hijo tiene menos de tres meses de edad y tiene fiebre, es importante siempre llamar al profesional de atención médica inmediatamente.

Diagnóstico y tratamiento

No se necesitan antibióticos para tratar la mayoría de los dolores de garganta, que normalmente mejoran solos en el plazo de 1 a 2 semanas. Los antibióticos no ayudarán si el dolor de garganta es causado por virus o irritación por el aire. En estos casos, el tratamiento con antibióticos puede causar daño tanto en los niños (en inglés) como en los adultos (en inglés). Su profesional de atención médica podría recetarle otros medicamentos o darle consejos para ayudar con los otros síntomas, como la fiebre y la tos.

Se necesitan antibióticos si un profesional de atención médica le diagnostica a usted o a su hijo una infección estreptocócica de la garganta, la cual es causada por bacterias. El diagnóstico se puede hacer con un hisopado rápido de la garganta. La infección estreptocócica de la garganta no se puede diagnosticar con mirar la garganta; se debe hacer una prueba de laboratorio.

Se recetan antibióticos para estas infecciones con el objeto de prevenir la fiebre reumática. Si se diagnostica una infección estreptocócica de la garganta, el paciente infectado debe quedarse en la casa y no ir al trabajo, la escuela o la guardería hasta 24 horas después de haber comenzado a tomar el antibiótico.

Alivio de síntomas

Descanso; los medicamentos de venta libre y otros métodos de autocuidado pueden ayudarlo a usted o a su hijo a sentirse mejor. Para obtener más información sobre el alivio de los síntomas, visite la sección Alivio de síntomas en este sitio web o hable con su profesional de atención médica, incluido su farmacéutico. Recuerde siempre usar los productos de venta libre según las indicaciones. Muchos de los medicamentos de venta libre no son recomendados para niños de ciertas edades.

Prevención

Hay medidas que puede tomar para ayudar a prevenir los dolores de garganta, incluidas las siguientes:

  • Practicar buena higiene de las manos.
  • Evitar el contacto cercano con personas que tengan dolor de garganta, estén resfriadas o que tengan otras infecciones de las vías respiratorias superiores.
  • Evitar fumar y estar expuesto al humo de segunda mano.

Inicio de la página

Arriba