Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Infección de oído

English: Ear Infection

Información general

No se recomiendan los antibióticos para el tratamiento de muchas de las infecciones de oído. Su profesional de atención médica podrá determinar el tipo de infección de oído que tiene usted o su hijo y si los antibióticos podrían ayudar. Obtenga más información a continuación sobre dos de los tres tipos principales de infección de oído: otitis media exudativa (con supuración) y otitis media aguda. Visite el sitio web de los CDC sobre la natación saludable (en inglés) para informarse más sobre la otitis externa (otitis del nadador).

Causas

Otitis media exudativa

La otitis media exudativa (con supuración o derrame) es la acumulación de líquido en el oído medio sin signos ni síntomas de infección (dolor, enrojecimiento del tímpano, pus y fiebre). Las causas más frecuentes de esta acumulación incluyen las siguientes:

Diagrama del oído que muestra dónde se acumula el líquido en el oído medio y dónde ejerce presión. View larger image

Cuando alguien tiene una infección de oído, se le acumula líquido en el oído medio.

  • Alergias.
  • Irritantes, como el humo de cigarrillo.
  • Infecciones respiratorias anteriores.
  • Beber acostado boca arriba.
  • Cambios en la presión del aire debido a viajes, o por cambios de altitud.

La otitis media exudativa casi siempre se resuelve sola y no se beneficia de los antibióticos. Después de que desaparecen las infecciones de las vías respiratorias, puede quedar líquido dentro del oído y demorarse más de un mes en resolverse. A veces, este líquido se puede infectar y llevar a una otitis media aguda. La otitis media exudativa es más común que la otitis media aguda.

Otitis media aguda

La otitis media aguda es un tipo de infección de oído que afecta el interior del oído y puede ser dolorosa. Con frecuencia es causada por bacterias, pero también puede ser causada por virus. Las bacterias que generalmente causan otitis media aguda son Streptococcus pneumoniae (en inglés), Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis. Los virus que causan otitis media aguda más frecuentemente son el virus respiratorio sincitial, los rinovirus, los virus de la influenza y los adenovirus (en inglés)

La otitis media aguda puede mejorar con antibióticos, pero no siempre se necesitan, ya que no todos los casos de otitis media aguda son causados por bacterias.

Inicio de la página

Factores de riesgo

Hay muchas cosas que pueden aumentar su riesgo de otitis media exudativa o aguda, incluidas las siguientes:

  • Edad (los niños menores de 2 años están en mayor riesgo).
  • Asistir a una guardería.
  • Tomar el biberón acostado.
  • Estación del año (las infecciones del oído son más frecuentes en el otoño y el invierno).
  • Exposición a polución o humo de segunda mano.

Signos y síntomas

Los niños con otitis media exudativa no parecen estar enfermos y no tienen ningún síntoma evidente, aunque pueden tener problemas temporales con la audición. Los signos o síntomas que más frecuentemente se asocian a la otitis media aguda incluyen:

  • Tocarse los oídos, especialmente los niños.
  • Llanto excesivo.
  • Líquido que supura de los oídos.
  • Dificultad para dormir.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultad para oír.
  • Irritabilidad, especialmente los bebés y niños pequeños.
  • Falta de equilibrio.

Inicio de la página

Cuándo buscar atención médica

Consulte a un profesional de atención médica si usted o su hijo tienen alguno de los siguientes síntomas:

  • Temperatura superior a 100.4 °F [38 °C]).
  • Sangrado o supuración de los oídos.
  • Síntomas que no mejoran o que empeoran después de un diagnóstico de infección de oído.

Si su hijo tiene menos de tres meses de edad y tiene fiebre, es importante siempre llamar al profesional de atención médica inmediatamente.

Diagnóstico y tratamiento

Las infecciones del oído se pueden diagnosticar con un instrumento especial que se llama otoscopio y que se usa para ver el tímpano dentro del oído. Su profesional de atención médica también puede hacer una prueba especial con un otoscopio para ver si hay acumulación de líquido detrás del tímpano. Si se trata de otitis media exudativa podría verse líquido, pero no habrá signos de infección. Si hay signos de infección, puede tratarse de otitis media aguda.

Su profesional de atención médica tendrá varios factores en cuenta para determinar si se necesitan antibióticos para tratar la infección de oído, entre ellos, la edad, gravedad de la enfermedad, certeza de que haya una infección bacteriana y las opciones de seguimiento disponibles. Debido a que las infecciones de oído a menudo mejoran solas sin tratamiento con antibióticos, su profesional de atención médica quizás decida esperar unos días antes de recetar antibióticos. Cuando la infección del oído es causada por un virus, el tratamiento con antibióticos no ayudará a mejorarla e incluso podría hacer más mal que bien, tanto en los niños (en inglés) como en los adultos (en inglés).

Si los síntomas continúan y duran más de un mes en el caso de otitis media exudativa o más de 2 días en el caso de otitis media aguda, debe hacer una cita de seguimiento con su profesional de atención médica.

Inicio de la página

Alivio de síntomas

Descanso; los medicamentos de venta libre y otros métodos de autocuidado pueden ayudarlo a usted o a su hijo a sentirse mejor. Para obtener más información sobre el alivio de los síntomas, visite la sección Alivio de síntomas en este sitio web o hable con su profesional de atención médica, que incluye a su farmacéutico. Recuerde, siempre use los productos de venta libre según las indicaciones. Muchos de los medicamentos de venta libre no son recomendados para niños de ciertas edades.

Prevención

Hay medidas que puede tomar para ayudar a prevenir las infecciones de oído, incluidas las siguientes:

  • Evitar fumar y estar expuesto al humo de segunda mano.
  • Asegurarse de que usted y su hijo estén al día con las vacunas recomendadas.
  • Amamantar a su bebé por 12 meses o más si es posible.
  • Tener al bebé en posición vertical cuando lo alimente con biberón.

Inicio de la página

Arriba