Instituciones de educación superior

Preguntas frecuentes para los administradores

Planificación y preparación

Los administradores siempre deben reforzar las prácticas saludables para todos los que se encuentren en el campus y prepararse para un posible caso de COVID-19, independientemente del nivel actual de transmisión en la comunidad.

A medida que cree y actualice sus planes de preparación, trabaje con los funcionarios de salud locales a fin de determinar el plan y las medidas más adecuados para su instituto de formación profesional o universidad. Juntos, tendrán que considerar la situación de su comunidad local: si hay transmisión local en su comunidad y, si ese es el caso, el nivel de transmisión (ninguna/mínima, mínima a moderada, considerable).

Los CDC han elaborado directrices generales, así como directrices adaptadas al nivel de transmisión en su área para ayudar a los institutos de formación profesional, a las universidades y a sus socios a comprender cómo ayudar a prevenir el COVID-19 y reaccionar rápidamente cuando se identifique un caso. Las directrices incluyen información sobre lo siguiente:

  • Cómo prepararse si no hay propagación del COVID-19 en su comunidad.
  • Cómo prepararse si la propagación comunitaria es entre mínima y moderada en su área.
  • Cómo prepararse si la propagación comunitaria es considerable en su área.
  • Qué hacer si una persona con COVID-19 ha ingresado a su institución.

Vea la guía interina completa de los CDC para obtener más detalles.

Trabaje con el departamento de salud local para crear o actualizar su plan de operaciones de emergencia y el sistema de intercambio de información. Los sistemas de información institucionales se pueden usar para obtener información precisa y actualizada, y el ausentismo diario o los cambios en la cantidad de estudiantes que concurren al centro de salud pueden ayudar a detectar un brote y responder a él.

Revise y actualice su plan de operaciones de emergencia en colaboración con su departamento de salud localexternal icon. Concéntrese en los componentes o anexos de los planes que aborden los brotes de enfermedades infecciosas.

  • Asegúrese de que el plan incluya estrategias para reducir la propagación de una amplia variedad de enfermedades infecciosas (p. ej., la influenza estacional). Esto incluye estrategias para el distanciamiento social y la suspensión de clases en las instituciones, que podrían usarse para detener o desacelerar la propagación de enfermedades infecciosas. El plan también debe incluir estrategias para educación continua, programas de alimentación, y otros servicios relacionados en caso de que se suspendan las clases en la institución.
  • Asegúrese de que el plan enfatice medidas preventivas cotidianas para los estudiantes y el personal. Por ejemplo, enfatice medidas como quedarse en la casa si la persona está enferma; cubrirse adecuadamente la boca y la nariz al toser y estornudar; limpiar las superficies que se tocan frecuentemente; y lavarse las manos con frecuencia.

Visite la página de los CDC para los establecimientos de atención médica donde encontrará las medidas recomendadas que estos establecimientos pueden tomar ahora en preparación para el COVID-19.

Aliente a los estudiantes y al personal a que tomen medidas preventivas cotidianas para prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas incluyen quedarse en casa cuando uno está enfermo; cubrirse adecuadamente la nariz y la boca al toser y estornudar; limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia; y lavarse a menudo las manos con agua y jabón. Si no hay agua y jabón fácilmente disponibles, usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Siempre hay que lavarse las manos con agua y jabón si están visiblemente sucias.

Comparta los recursos con la comunidad de la institución para ayudar a sus miembros a comprender el COVID-19 y las medidas que pueden tomar para protegerse:

Trabaje con los funcionarios de salud locales para determinar un conjunto de estrategias adecuadas para la situación de su comunidad. Continúe usando las estrategias de preparación implementadas cuando no había transmisión en la comunidad y considere las siguientes estrategias de distanciamiento social:

  • Cancelar las reuniones grandes.
  • Cancelar o modificar los cursos en los que es probable que los estudiantes estén en contacto muy cercano.
  • Aumentar el espacio entre los escritorios.
  • Reducir la congestión en el centro médico.
  • Considerar si los servicios de comidas existentes se deberían reducir o adaptar y cómo hacerlo.

Si los funcionarios de salud locales han determinado que hay transmisión considerable del COVID-19 dentro de la comunidad, ellos proporcionarán directrices a los administradores sobre las mejores medidas que se pueden tomar en su instituto de formación profesional o universidad. Similares estrategias se extenderán a lo largo de las organizaciones (por ejemplo, escuelas de kínder a 12.o grado, empresas, organizaciones comunitarias y de fe) como parte de un esfuerzo colectivo para detener la propagación del COVID-19.

Las medidas seguramente incluirán la suspensión extendida de clases en la institución y la cancelación de eventos o actividades (por ejemplo, suspensión o cancelaciones durante más de dos semanas). Esta estrategia a largo plazo, y probablemente de cobertura más amplia, tiene el propósito de desacelerar las tasas de transmisión del COVID-19 en la comunidad. Durante las suspensiones extendidas de clases en la institución, cancele las actividades extracurriculares en grupos y los eventos grandes. Recuerde implementar estrategias para garantizar la continuidad de la educación, investigación y vivienda, así como de los programas de alimentación y de otros servicios esenciales para los estudiantes.

Debe establecer procedimientos para toda persona que se enferme o llegue enferma al campus. Los estudiantes y miembros del personal y del cuerpo docente enfermos deben ser separados de los demás, deben recibir una mascarilla para que usen, si las hubiera disponibles, y deben ser enviados a su vivienda o residencia tan pronto sea posible. Los residentes de viviendas en el campus que estén enfermos deben evitar el contacto con las personas que estén sanas.

Notifique inmediatamente a los funcionarios de salud locales. Estos funcionarios ayudarán a los administradores a determinar las medidas que se pueden tomar para su instituto de formación profesional o universidad.

Los administradores deben trabajar estrechamente con los funcionarios de salud locales para determinar si se necesita un cierre breve (entre 2 y 5 días) de todos los edificios e instalaciones del campus. En algunos casos, tal vez solo necesite cerrar los edificios y las instalaciones a los que haya entrado la persona con COVID-19. Esta suspensión inicial de las clases en la institución por un corto plazo y cancelación de eventos y actividades (p. ej., reuniones de clubes; eventos deportivos, teatrales y musicales en el campus) les da tiempo a los funcionarios de salud locales para entender mejor la situación del COVID-19 y para que el personal de limpieza limpie y desinfecte las instalaciones afectadas. También les permite a los funcionarios de salud locales y a los administradores determinar las siguientes medidas adecuadas, incluso si es necesario extender la duración de la suspensión de clases en la institución o cancelación de eventos, a fin de detener o desacelerar la propagación adicional del COVID-19.

Suspensión de clases en la institución

Toda decisión sobre la suspensión de clases o cancelación de eventos en la institución debe tomarse en coordinación con los funcionarios de salud locales. No se espera que los institutos de formación profesional y las universidades tomen decisiones sobre la suspensión de clases por sí solas.

Es posible que necesite suspender las clases en la institución de manera temporal, de 2 a 5 días, si alguien con COVID-19 estuvo en el campus. Esta suspensión inicial a corto plazo les dará tiempo a los funcionarios de salud locales para lograr un mejor entendimiento de la situación del COVID-19 que esté afectando a la institución, y al personal de limpieza para limpiar y desinfectar las instalaciones afectadas. Trabaje con los funcionarios de salud locales para determinar las siguientes medidas adecuadas, incluso si es necesario extender la duración de la suspensión de clases en la institución, a fin de detener o desacelerar la propagación adicional del COVID-19.

Si la transmisión es considerable en la comunidad local, los funcionarios de salud locales pueden sugerir suspensiones de clases en la institución extendidas. Esta estrategia de suspensión de clases a largo plazo en la institución, y de cobertura probablemente más amplia, tiene el propósito de desacelerar las tasas de transmisión del COVID-19 en la comunidad.

Eso depende de la situación en su institución y comunidad. Es posible que necesite suspender las clases en la institución de manera temporal, de 2 a 5 días, si alguien con COVID-19 estuvo en el campus. Esta suspensión inicial a corto plazo les dará tiempo a los funcionarios de salud locales para lograr un mejor entendimiento de la situación del COVID-19 que esté afectando a la institución, y al personal de limpieza para limpiar y desinfectar las instalaciones afectadas. La necesidad de extender la suspensión de clases en la institución se evaluará con base en lo que los funcionarios descubran a partir del rastreo de contactos.

Si la transmisión es considerable en la comunidad local, los funcionarios de salud locales pueden sugerir suspensiones de clases en la institución extendidas. Esta estrategia de suspensión de clases a largo plazo en la institución, y de cobertura probablemente más amplia, tiene el propósito de desacelerar las tasas de transmisión del COVID-19 en la comunidad.

Sí, considere maneras en que su instituto de formación profesional/universidad puede adaptarse o use métodos de enseñanza alternativos.

  • Revise los planes de continuidad, incluidos los planes para la continuidad de la enseñanza, el aprendizaje y la investigación. Implemente planes de aprendizaje en línea y opciones de aprendizaje a distancia según sean factibles y adecuados.
  • Asegúrese de que los planes de continuidad aborden la manera de posponer, limitar o adaptar temporalmente las actividades relacionadas con investigaciones (p. ej., reclutamiento para estudios o participación en ellos, acceso a los laboratorios) de manera tal que se proteja la seguridad de los investigadores, los participantes, las instalaciones y el equipo.
  • Considere los siguientes enfoques:
    • Uso de la infraestructura y los servicios existentes (p. ej., Blackboard, Skype, Zoom) para apoyar una transición eficaz de clases en persona a formatos a distancia. Esto podría incluir usar estrategias como chequeos del progreso de los estudiantes (faculty check-ins), reuniones de clases o clases magistrales (lectures) grabadas, y reuniones de clases en vivo.
    • Otros servicios de apoyo a los estudiantes como servicios de biblioteca en línea, materiales impresos disponibles en línea, apoyo de consejería por teléfono o en Internet, o grupos de estudio activados a través de medios digitales.
  • Las instituciones de educación superior deben determinar, en consulta con su sistema universitario:
    • Cómo convertir las lecciones en persona en lecciones en línea y cómo capacitar al cuerpo docente para hacerlo.
    • Cómo priorizar los problemas técnicos si hay apoyo y personal limitados en el área de tecnología de la información.
    • Cómo resolver la posible falta de acceso de los estudiantes a computadoras y a Internet en casa o en una vivienda temporal.

Si su comunidad tiene casos de COVID-19, trabaje con los funcionarios de salud pública locales para determinar si debería cancelar temporalmente los eventos.

Si decide suspender las clases en la institución, también debería cancelar las actividades grupales extracurriculares y los eventos grandes, como reuniones de clubes, presentaciones especiales, eventos sociales, entrenamientos de equipos deportivos y eventos deportivos. También debería desalentar a los estudiantes, al personal y al cuerpo docente para que no se reúnan ni socialicen en otro lugar.

Las instituciones deben trabajar con los funcionarios de salud locales para evaluar cuándo pueden volver al campus los estudiantes, el personal y el cuerpo docente.

Viajes recientes

Revise la información de los CDC para viajeros actualizada, que incluye preguntas frecuentes para viajeros, y consulte a los funcionarios de salud estatales y locales. Los funcionarios de salud pueden usar la Guía interina de los EE. UU. para la evaluación de riesgos y el manejo de salud pública de personas con posible exposición a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en entornos asociados a viajes o comunitarios para hacer recomendaciones. Las personas que vuelvan de áreas con propagación del COVID-19 en la comunidad deben seguir las indicaciones que les hayan dado los funcionarios de salud.

Esta página fue revisada el: 24 de marzo de 2020