Transmisión

“Reuniones de varicela”. No se exponga.
Niñas sonriendo en una fiesta donde duermen juntas.

“Las fiestas de varicela” se suelen realizar para aumentar las probabilidades de que un niño contraiga esta enfermedad mientras todavía sea joven. La varicela puede ser grave, especialmente en bebés e incluso en algunos niños. Por lo tanto, no vale la pena correr el riesgo de exponerlos a la varicela. La mejor manera de proteger a los bebés y a los niños contra la varicela es vacunándolos. Lea más acerca de la vacuna contra la varicela (en inglés). Las mujeres embarazadas y las personas con el sistema inmunitario debilitado, que no estén protegidas contra la varicela y que no puedan ser vacunadas, tienen más probabilidades de contraer un caso grave de esta enfermedad. Deben mantenerse alejadas de las personas con varicela y no deben ir a las “fiestas de varicela”.

La varicela es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus de la varicela-zóster. Este virus se transmite fácilmente de personas con varicela a otras que nunca han tenido la enfermedad o que no se han vacunado. El virus se propaga principalmente al tocar o inhalar las partículas del virus provenientes de las ampollas de la varicela y, posiblemente, a través de diminutas gotitas que llegan al aire cuando las personas infectadas respiran o hablan, por ejemplo.

El virus de la varicela-zóster también causa culebrilla. La varicela se puede transmitir de personas con culebrilla a otras que nunca han tenido varicela o que no se han vacunado contra la varicela. Esta transmisión puede suceder si una persona toca o inhala el virus de las ampollas de la culebrilla. En estos casos, a la persona expuesta le puede dar varicela, pero no culebrilla. Para más información sobre la culebrilla, lea la sección Transmisión.

¿Cuándo es contagiosa una persona?

Una persona con varicela puede transmitir la enfermedad desde 1 a 2 días antes de que le brote el sarpullido hasta que todas las ampollas de la varicela hayan formado costras (por lo general en 5 a 7 días).

Pueden pasar unas 2 semanas (de 10 a 21 días) después de la exposición a un enfermo con varicela o culebrilla para que la persona expuesta presente varicela.

Si una persona vacunada contra la varicela contrae esta enfermedad, también se la puede transmitir a otros.

La mayoría de las personas que contraen varicela una vez quedan inmunes de por vida. Sin embargo, algunas personas pueden contraer varicela más de una vez, aunque esto no es común.

Para obtener información sobre la forma de prevenir la varicela, lea la sección Prevención y tratamiento.

Esta página fue revisada el: 15 de enero de 2019