Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Infección de las vías urinarias

English: Urinary Tract Infection

Información general

Las infecciones de las vías urinarias, o infecciones urinarias, se encuentran entre las infecciones más comunes en las personas y los antibióticos generalmente son eficaces para su tratamiento. Su profesional de atención médica podrá determinar si usted o su hijo tiene una infección urinaria y qué antibiótico se necesita.

Causas

Las infecciones urinarias se producen cuando entran bacterias en las vías urinarias y las infectan. Estas infecciones pueden afectar varias partes de las vías urinarias, pero el tipo más común es la infección de la vejiga (que también se conoce como cistitis).

Diagrama del aparato urinario que muestra cómo las bacterias pueden causar una infección.

View larger image

Las infecciones urinarias se presentan cuando las bacterias, con frecuencia provenientes de la piel o el recto, suben por la uretra y entran a la vejiga.

A veces, el cuerpo puede luchar contra las bacterias sin ningún problema, sin embargo, la infección puede causar molestias y a veces extenderse a los riñones. Las infecciones de riñón (también llamadas pielonefritis) son menos comunes, pero son graves.

Factores de riesgo

Algunas personas tienen mayor riesgo de tener infecciones urinarias. En comparación con los hombres y los niños, las mujeres y las niñas tienen más riesgo de tener infecciones de las vías urinarias debido a que su uretra es más corta y está más cerca del ano, lo cual facilita la entrada de bacterias a las vías urinarias. Otras cosas que pueden aumentar el riesgo de tener infecciones urinarias incluyen:

  • Una infección urinaria previa.
  • Actividad sexual, especialmente con una pareja sexual nueva.
  • Cambios en la flora o la acidez vaginal debido a la menopausia o el uso de espermicidas.
  • Embarazo.
  • Edad (los adultos mayores tienen más probabilidades de tener infecciones urinarias).
  • Movilidad reducida (por ejemplo, después de una operación o por reposo absoluto en cama).
  • Incontinencia urinaria o tener colocado un catéter urinario (en inglés).
  • Cálculos renales.
  • Adenoma (agrandamiento) de próstata.

En los niños pequeños, a veces puede haber problemas estructurales de las vías urinarias que pueden conducir a que se infecten con más frecuencia. Otros factores que aumentan el riesgo de infección urinaria en los niños incluyen no orinar con suficiente frecuencia o limpiarse desde atrás hacia adelante después de defecar (en las niñas esto puede hacer que entren bacterias en las vías urinarias).

Inicio de la página

Signos y síntomas

Otros síntomas comunes de las infecciones de vejiga incluyen:

  • Dolor o ardor al orinar.
  • Orinar con frecuencia.
  • Sentir la necesidad de orinar aún después de haber vaciado la vejiga.
  • Fiebre baja (menos de 101 °F [38.3 °C]).
  • Orina opaca o con sangre.
  • Presión o retorcijones en la zona de la ingle o la parte inferior del abdomen.

Las infecciones de los riñones son menos comunes, pero son más graves. Los signos de advertencia de una infección de riñón incluyen dolor de flanco o de la parte inferior de la espalda, fiebre alta (101 °F [38.3 °C] o más), náuseas o vómitos, cambios en el estado mental, escalofríos o sudores nocturnos.

Los niños más pequeños posiblemente no puedan decirle los síntomas que tengan, pero preste atención a los siguientes signos:

  • Fiebre sin causa conocida.
  • Cambios en el color y el olor de la orina.
  • Vómitos.
  • Irritabilidad o cambios en el apetito.

Inicio de la página

Cuándo buscar atención médica

Si tiene alguno de los síntomas de infección urinaria que se mencionan arriba, es apropiado que visite a su profesional de atención médica. Comuníquese con este de inmediato si tiene síntomas de infección de riñón.

Diagnóstico y tratamiento

Su proveedor de atención médica puede hacer varias cosas para determinar si usted o su hijo tienen una infección urinaria; estas incluyen hacerle preguntas sobre los síntomas y un examen físico, y ordenar análisis de sangre.

La mayoría de las infecciones urinarias son causadas por bacterias y se pueden tratar con antibióticos. Sin embargo, las bacterias se están volviendo cada vez más resistentes a los antibióticos, lo que significa que los antibióticos comunes posiblemente no puedan eliminar las infecciones causadas por estos microbios resistentes. Cada vez que usted o su hijo toman un antibiótico, las bacterias que normalmente viven en su cuerpo (como las que viven en el intestino) tienen más probabilidades de volverse resistentes a los antibióticos. Este es un problema grave cada vez más frecuente debido a que las infecciones urinarias suelen ser recurrentes en las mismas personas.

A veces los síntomas pueden ser causados por otras enfermedades, como enfermedades de transmisión sexual. En otras ocasiones puede haber bacterias presentes en la orina sin que provoquen una infección (esto se conoce como bacteriuria asintomática). Si los síntomas son causados por otra enfermedad, es posible que se necesite un tratamiento diferente.

Alivio de síntomas

Si le recetan antibióticos, tómelos exactamente como lo haya indicado su profesional de atención médica y no deje de tomarlos a menos que su proveedor diga que puede dejarlos de manera segura. Beba abundante agua para ayudar a eliminar las bacterias del cuerpo.

Algunos profesionales de atención médica también pueden recomendar un medicamento como la fenazopiridina para ayudar a aliviar el dolor y las molestias al orinar. Si toma este medicamento, es importante que siga tomando los antibióticos a la vez. Este medicamento solamente alivia el dolor, pero no cura la infección.

Prevención

Cambiar los hábitos de higiene personal puede ayudar a prevenir las infecciones urinarias recurrentes. Algunas sugerencias:

  • Orinar antes y después de tener relaciones sexuales.
  • Mantenerse bien hidratado y orinar con regularidad.
  • Darse duchas en vez de baños de tina.
  • Minimizar el uso de duchas vaginales, aerosoles y talcos en el área genital.
  • Al enseñar a usar el baño a las niñas, enseñarles a limpiarse desde adelante hacia atrás.

Inicio de la página

TOP