Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Acerca de la mielitis flácida aguda

La mielitis flácida aguda (AFM, por sus siglas en inglés) es una afección rara, pero grave. Afecta el sistema nervioso, en particular el área de la médula espinal llamada materia gris (o sustancia gris), lo cual causa que los músculos y reflejos del cuerpo se debiliten. Esta afección no es nueva. Sin embargo, la gran cantidad de casos de AFM reportados desde el 2014, cuando empezamos a vigilarla, sí lo es. El riesgo de contraer la AFM varía por edad y año. Hemos visto aumentos en los casos de esta afección cada dos años desde el 2014 y la mayoría de ellos fueron en niños pequeños. Sin embargo, los CDC estiman que en los Estados Unidos menos de uno a dos niños en un millón contraerá la AFM cada año. Desde el 2014, la mayoría de los pacientes (más del 90 %) había tenido una enfermedad respiratoria leve o fiebre, indicativas de una infección viral, antes de presentar la AFM. Los análisis de todas las muestras de heces de los pacientes con AFM que recibimos dieron resultados negativos para el virus de la poliomielitis. Estamos trabajando en estrecha colaboración con expertos nacionales para comprender mejor las posibles causas de la AFM y actualizar nuestra información sobre tratamientos.

Síntomas

Información para padres con un hijo que tenga mielitis flácida aguda

Los CDC están conscientes de que los padres que tienen un hijo que ha recibido un diagnóstico de mielitis flácida aguda tienen muchas preocupaciones y preguntas. La mielitis flácida aguda es una afección grave que puede ser problemática para los niños y sus padres o quienes los cuiden. Usted está en la mejor posición para buscar ayuda para su hijo. Hable con el médico acerca de cualquier molestia que pueda tener su hijo y pregunte sobre las opciones de tratamiento. Pregunte en la escuela de su hijo acerca de recursos que puedan tener para ayudar con cambios para los estudiantes con esta enfermedad. Pasar tiempo con otras personas también es una parte importante del bienestar y la recuperación. Anime a los amigos y familiares a que pasen tiempo con su hijo si él se siente lo suficientemente bien para recibir visitas.

Lo invitamos a que comparta las preguntas que tenga enviándolas a CDC-INFO (en inglés).

Para información sobre recursos para los pacientes, visite Recursos de la Asociación de Mielitis Transversa (en inglés).

La mayoría de las personas presentará debilidad repentina del brazo o la pierna y pérdida del tono muscular y los reflejos. Además de esto, algunas personas presentarán:

  • debilidad o flacidez en la cara,
  • dificultad para mover los ojos,
  • caída de los párpados, o
  • dificultad para tragar o para hablar.

El adormecimiento u hormigueo es raro en las personas con mielitis flácida aguda, aunque algunas presentan dolor en los brazos y las piernas. Es posible que algunas personas con mielitis flácida aguda no puedan pasar la orina (orinar). El síntoma más grave de esta afección es la insuficiencia respiratoria que puede ocurrir cuando los músculos involucrados en la respiración se debilitan. Esto puede requerir con urgencia respiración asistida (una máquina para respirar). En casos muy raros, es posible que el proceso del cuerpo que desencadena la mielitis flácida aguda también pueda desencadenar otras complicaciones neurológicas graves que pueden llevar a la muerte.

Si usted o su hijo presenta alguno de estos síntomas, debe buscar atención médica de inmediato. Su médico podría recolectar información acerca de los síntomas y enviarla a los departamentos de salud (en inglés). La razón es que los CDC les están pidiendo a los médicos que estén atentos si ven pacientes con síntomas de mielitis flácida aguda para que podamos aprender más acerca de esta afección.

Diagnóstico

La mielitis flácida aguda se diagnostica mediante el examen del sistema nervioso de un paciente junto con el análisis de imágenes de su médula espinal. Un médico puede examinar el sistema nervioso de un paciente y las partes del cuerpo donde presenta debilidad, mal tono muscular y reducción de los reflejos. El médico también puede hacer un examen de imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) para ver el cerebro y la médula espinal del paciente, hacer pruebas de laboratorio del líquido cefalorraquídeo (el líquido alrededor del cerebro y la médula espinal), y puede examinar la conducción nerviosa (el impulso enviado a lo largo de una fibra nerviosa) y la respuesta. Es importante que las pruebas se hagan tan pronto como sea posible luego de que el paciente presente los síntomas.

La mielitis flácida aguda puede ser difícil de diagnosticar debido a que comparte muchos de los mismos síntomas de otras enfermedades neurológicas, como la mielitis transversa y el síndrome de Guillain-Barré. Pero con la ayuda de pruebas y exámenes, los médicos pueden distinguir entre la mielitis flácida aguda y otras afecciones neurológicas.

Sepa más acerca del tipo de información que ayuda a determinar si un paciente tiene mielitis flácida aguda o no (en inglés).

Causas posibles de la mielitis flácida aguda

Se sabe que ciertos virus causan la AFM, los cuales incluyen los enterovirus, como el virus de la poliomielitis y el enterovirus A71 (EV-A71), y el virus del Nilo Occidental. Desde el 2014, la mayoría de los pacientes con AFM (más del 90 %) había tenido una enfermedad respiratoria leve o fiebre, indicativas de una infección viral, antes de presentar la AFM. Los análisis de todas las muestras de heces de los pacientes con AFM que recibimos dieron resultados negativos para el virus de la poliomielitis. En la mayoría de los pacientes, la AFM comenzó entre agosto y octubre, y se presentó un aumento de los casos cada dos años desde el 2014. Hay muchos virus que circulan con frecuencia en esa misma época del año, como los enterovirus, y esos virus se asociarán temporalmente a la AFM.

Hemos detectado el virus Coxsackie A16, el enterovirus A71 (EV-A71) y el enterovirus D68 (EV-D68) en el líquido cefalorraquídeo de cuatro de los 537 casos confirmados de AFM desde el 2014, lo cual apunta a la causa de esta afección en esos casos. En todos los otros pacientes, no se ha detectado ningún patógeno (microbio) en el líquido cefalorraquídeo para confirmar una causa. Cuando se encuentra un patógeno (microbio) en el líquido cefalorraquídeo, es una buena evidencia de que fue el causante de la enfermedad. Sin embargo, a pesar de las pruebas exhaustivas que se les hace a los pacientes con AFM, con frecuencia no se encuentran patógenos en el líquido cefalorraquídeo. Quizás esto ocurra porque el patógeno ha sido eliminado por el cuerpo o está oculto en los tejidos, lo cual dificulta su detección. Otra posibilidad es que el patógeno provoque una respuesta inmunitaria en el cuerpo que produzca un daño en la médula espinal. Estamos buscando qué desencadena la AFM en algunos niños que han tenido fiebre o una enfermedad respiratoria, en comparación con la mayoría de los niños que no contraen esta afección.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico para la mielitis flácida aguda, pero un médico especialista en el tratamiento de enfermedades cerebrales y de la médula espinal (neurólogo) puede recomendar ciertas intervenciones caso por caso. Por ejemplo, el neurólogo puede recomendar fisioterapia o terapia ocupacional para ayudar con la debilidad de los brazos o piernas causada por la mielitis flácida agua. Los CDC están trabajando en estrecha colaboración con expertos nacionales para comprender mejor cómo tratar la AFM y actualizar las consideraciones para el abordaje clínico. También estamos trabajando para saber los resultados a largo plazo (prognosis) de las personas que tengan AFM.

Prevención

Como no sabemos la causa de la mayoría de los casos de AFM, o que desencadena esta afección, no hay medidas específicas que puedan tomarse para prevenirla.

No obstante, el virus de la poliomielitis, los enterovirus no poliomielíticos, como el EV-A71, y el virus del Nilo Occidental, pueden causar AFM.

  • Usted puede protegerse y proteger a sus hijos contra el virus de la poliomielitis vacunándose. La vacuna contra la poliomielitis contiene virus inactivados (no vivos), y protege contra los virus poliomielíticos. Esta vacuna no protege contra otros virus que podrían causar la AFM.
  • Usted puede protegerse contra las picaduras de mosquitos, los cuales pueden portar el virus del Nilo Occidental, al usar repelente de mosquitos, permanecer en interiores al amanecer y al atardecer (cuando más pican), y eliminar el agua estancada o acumulada que haya cerca de su casa (donde se pueden reproducir los mosquitos).
  • Usted puede protegerse a sí mismo y a los demás de los enterovirus al lavarse las manos a menudo con agua y jabón, evitar el contacto cercano con personas que estén enfermas, y limpiar y desinfectar superficies que se tocan con frecuencia, como los juguetes.

Para obtener más información sobre lo que los CDC están haciendo, visite nuestra página Investigación sobre la mielitis flácida aguda.

TOP