Usted puede controlar el asma

Niña usando un inhalador

¡Usted puede controlar el asma! Al controlar el asma, usted puede respirar mejor, ser tan activo como lo desee, dormir bien, evitar ir al hospital, y librarse de la tos y las sibilancias (silbidos de pecho). Obtenga información sobre cómo controlar el asma en el sitio web de los CDC sobre esta enfermedad.*

El asma es una de las enfermedades crónicas de por vida más comunes. Una de cada 13 personas en los Estados Unidos (más de 25 millones) tiene asma, una enfermedad que afecta los pulmones y provoca episodios repetidos de sibilancias, sensación de falta de aire, presión en el pecho y tos.

Aunque el asma no se puede curar, se puede controlar con eficacia para reducir y prevenir los ataques, también conocidos como episodios de asma. El manejo eficaz del asma incluye saber reconocer los signos de advertencia de un ataque, evitar las cosas que puedan desencadenar uno y seguir las recomendaciones de su proveedor de atención médica.

Grupo de parejas mayores jugando al tenis

Las muertes por asma han disminuido con el tiempo.

Desde 1999, el Programa Nacional de Control del Asma de los CDC* ha trabajado para ayudar a millones de personas con asma en los Estados Unidos a que logren controlar esta enfermedad. Al celebrar su aniversario número veinte, las metas del programa incluyen reducir la cantidad de muertes, hospitalizaciones, visitas a salas de emergencias, y días de trabajo o escuela perdidos, así como las limitaciones en las actividades debido al asma.

Las muertes por asma han disminuido con el tiempo y han variado según las características demográficas.* La tasa de mortalidad por asma disminuyó desde 15 por cada millón en el 2001 hasta 10 por cada millón en el 2016. Las muertes causadas por el asma son raras y se piensa que son en gran parte prevenibles, en especial cuando se trata de niños y adultos jóvenes.

En la mayoría de los casos, no sabemos qué causa el asma y no sabemos cómo curarla. Ciertos factores pueden hacer que una persona tenga más probabilidades de tener asma que otra. Por ejemplo, si un miembro de su familia tiene asma, usted tiene más probabilidades de tenerla. Los chequeos físicos periódicos que incluyen pruebas de funcionamiento de los pulmones y de detección de alergias pueden ayudar a su proveedor de atención médica a realizar el diagnóstico correcto. Luego, usted y él pueden crear un plan para manejar su asma y así saber qué hacer de acuerdo con los síntomas que tenga.

Usar los medicamentos que le recetaron según las indicaciones y evitar los desencadenantes comunes que causan los síntomas de asma, como el humo (incluido el humo del tabaco de segunda y tercera mano), las mascotas, los ácaros del polvo y el polen, lo ayudarán a controlar el asma.

Asegúrese de estar al día con las vacunas que ayudan a proteger su salud. Las infecciones respiratorias como la influenza (gripe) pueden ser muy graves para usted, aunque su asma sea leve o los síntomas estén bien controlados con medicamentos. La influenza puede desencadenar ataques de asma y empeorar sus síntomas, y es más probable que le provoque otras infecciones, como la neumonía. Aplicarse las vacunas recomendadas lo ayudará a mantenerse sano.

Recuerde: ¡usted puede controlar el asma!

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.