Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Preguntas y respuestas para proveedores de atención médica pediátrica: Los bebés y la infección por el virus del Zika

Resumen

Los CDC han actualizado sus directrices provisionales para los proveedores de atención médica en los Estados Unidos que atiendan a bebés y niños con posible infección congénita o perinatal por el virus del Zika. Estas directrices incluyen recomendaciones para la evaluación y el manejo de bebés y niños con posible infección por el virus del Zika, así como para la realización de pruebas en ellos. Estas directrices provisionales se actualizarán a medida que se disponga de más información.

Enlace para: Directrices provisionales actualizadas para proveedores de atención médica que atiendan a bebés y niños con posible infección por el virus del Zika – Estados Unidos, febrero de 2016 (en inglés)

¿Qué ha cambiado en estas directrices actualizadas?

Las directrices actualizadas contienen la nueva recomendación de proporcionar atención de rutina a los bebés sin hallazgos anormales en ecografías prenatales o posnatales, con un examen físico normal, y a cuyas madres no se les hayan hecho previamente pruebas para detectar la infección por el virus del Zika. Estas directrices actualizadas también contienen nuevas recomendaciones para la atención de bebés y niños con posible enfermedad aguda por el virus del Zika.

¿Por qué están los CDC actualizando las directrices clínicas?

Los CDC continúan evaluando toda la evidencia disponible y siguen actualizando las recomendaciones a medida que se cuenta con nueva información. Los CDC actualizaron sus directrices con la información obtenida gracias a su estrecha colaboración con médicos, organizaciones profesionales, departamentos de salud estatales y locales, y muchas otras partes interesadas.

¿Cuándo un bebé o niño está en riesgo de contraer la infección por el virus del Zika?

Un bebé o niño que ha viajado a un área con trasmisión actual del virus del Zika, o que ha vivido en ella, está en riesgo de contraer la infección por el virus del Zika. Además, un bebé cuya madre haya sido infectada por el virus del Zika durante el embarazo está en riesgo de contraer la infección por el virus del Zika in utero. Los bebés también se pueden infectar perinatalmente si la madre viajó a un área con transmisión del virus del Zika, o vivió en ella, dentro de 2 semanas antes del parto.

Transmisión del virus del Zika en bebés y niños

¿Cómo se transmite el virus del Zika?

El virus del Zika se transmite a los seres humanos principalmente a través de la picadura de un mosquito infectado de la especie Aedes. Los mosquitos Aedes pican en forma agresiva durante el día y se alimentan tanto dentro como fuera de las casas. También pueden picar por la noche. El virus del Zika puede ser transmitido de madre a feto durante el embarazo o alrededor del momento del parto. No se sabe con qué frecuencia ocurre la transmisión perinatal del virus del Zika. Además, se ha reportado la transmisión del virus a través del contacto sexual. Las transfusiones de sangre y los trasplantes de órganos o tejidos presentan riesgos teóricos de transmisión del virus del Zika.

¿Cuál es la diferencia entre la transmisión congénita del virus del Zika y la transmisión perinatal?

La transmisión congénita o intrauterina del virus del Zika ocurre cuando una mujer se infecta con el virus del Zika durante el embarazo, pero antes del parto, y el virus pasa al feto. La transmisión perinatal del virus del Zika ocurre cuando una mujer se infecta con el virus del Zika dentro de 2 semanas antes del parto y el virus pasa al bebé en el momento o alrededor del parto. Cuando un bebé contrae la enfermedad por el virus del Zika perinatalmente, el bebé podría presentar síntomas como erupción maculopapular, conjuntivitis, artralgia y fiebre.

Si la madre tuvo infección por el virus del Zika durante el embarazo o actualmente tiene esa infección, ¿debería amamantar a su bebé?

Se ha identificado el ARN del virus del Zika en la leche materna, pero los intentos por hacer un cultivo del virus no han sido exitosos. No se ha reportado evidencia que asocie la infección por el virus del Zika a la lactancia materna. La evidencia actual sugiere que los beneficios de la lactancia materna superan los riesgos teóricos de transmisión de la infección por el virus del Zika a través de la leche materna. Los CDC alientan a las madres con infección por el virus del Zika y a las madres que vivan en áreas con transmisión actual del virus del Zika a que amamanten a sus bebés.

Pruebas de detección del virus del Zika para bebés y niños

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección del virus del Zika a un bebé con posible infección congénita?

Para los bebés con posible infección congénita por el virus del Zika —que nacieron de madres que viajaron a un área afectada por este virus o que vivieron en ella—, las pruebas se deben hacer con base en (1) si el bebé tiene microcefalia o calcificaciones intracraneales detectadas en ecografías prenatales o posnatales y (2) los resultados de las pruebas de detección del virus del Zika hechas a la madre. Debido a que la información sobre los efectos de la infección congénita por el virus del Zika es limitada, los proveedores de atención médica deben usar su criterio clínico en la evaluación de recién nacidos con anormalidades aparte de la microcefalia o las calcificaciones intracraneales, y que hayan nacido de madres que hayan viajado a un área con transmisión activa del virus del Zika o que hayan vivido en ella durante el embarazo. En este caso, los proveedores de atención médica deben considerar hacerles pruebas a las madres antes que a los bebés. Los proveedores de atención médica deben notificar a su departamento de salud local, estatal o territorial para que se hagan las pruebas.

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección de enfermedad aguda por el virus del Zika a un bebé o niño?

Se debe suponer una enfermedad aguda por el virus del Zika en un bebé o niño <18 años que 1) haya viajado a un área con transmisión actual del virus del Zika o que haya vivido en ella en las últimas 2 semanas y 2) que tenga ≥2 de las siguientes manifestaciones: fiebre, sarpullido, conjuntivitis o artralgia. Debido a que la transmisión del virus del Zika de la madre al bebé durante el parto es posible, también se debe suponer una enfermedad aguda por el virus del Zika en un bebé durante sus primeras 2 semanas de vida 1) cuya madre haya viajado a un área afectada o vivido en ella dentro de 2 semanas antes del parto y 2) que tenga ≥2 de las siguientes manifestaciones: fiebre, sarpullido, conjuntivitis o artralgia. Los proveedores de atención médica deben notificar a su departamento de salud local, estatal o territorial para que se hagan las pruebas. Como enfermedad arboviral, la enfermedad por el virus del Zika es una afección de notificación obligatoria a nivel nacional.

La artralgia es un síntoma conocido de la enfermedad por el virus del Zika. ¿Cómo se podría manifestar la artralgia en los niños pequeños?

La artralgia puede ser difícil de detectar en los bebés y niños pequeños, y puede manifestarse en irritabilidad, caminar cojeando (en los niños ambulatorios), dificultad para mover una extremidad o negarse a mover una extremidad, dolor al tacto, o dolor con movimiento activo o pasivo de la articulación afectada.

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección del virus del Zika a un bebé con microcefalia o calcificaciones intracraneales?

A los bebés con microcefalia o calcificaciones intracraneales, y cuyas madres tengan antecedentes de viaje a áreas con transmisión actual del virus del Zika o que vivan en ellas, se recomienda hacerles pruebas para detectar el virus del Zika dentro de las 48 horas después del nacimiento si fuera posible. Los proveedores de atención médica deben trabajar con su departamento de salud local, estatal o territorial para hacer las pruebas.

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección del virus del Zika a un bebé con posible infección congénita, pero sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales?

A los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales, se recomienda hacerles pruebas de detección del virus del Zika bajo las siguientes circunstancias: (1) si la madre tuvo un resultado positivo (p. ej., en la prueba de RT-PCR, IgM) para el virus del Zika, o (2) si la madre tuvo resultados no concluyentes en la prueba de detección del virus del Zika. No se recomienda hacerles pruebas a los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales y cuyas madres hayan tenido un resultado negativo para el virus del Zika o no se hayan hecho pruebas para detectarlo. El bebé debe recibir atención de rutina.

¿Cómo se debe evaluar al bebé nacido de una mujer que haya viajado a un área con transmisión del virus del Zika o que haya vivido en ella si a la madre no se le hicieron pruebas para detectar la infección por el virus del Zika durante el embarazo?

En los bebés nacidos de madres que posiblemente estuvieron expuestas al virus del Zika, se deben revisar los resultados de las ecografías prenatales y de las pruebas de detección materna del virus del Zika hechas previamente, y se le debe hacer un examen físico completo al recién nacido, que incluya la medición exacta de la circunferencia de la cabeza (occipitofrontal), la longitud y el peso. Los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales, cuyas madres tengan resultados negativos en las pruebas de detección del virus del Zika o no se les hayan hecho estas pruebas, deben recibir atención de rutina. Debido a que la información sobre los efectos de la infección congénita por el virus del Zika es limitada, los proveedores de atención médica deben usar su criterio clínico en la evaluación de recién nacidos con anormalidades aparte de la microcefalia o las calcificaciones intracraneales, y que hayan nacido de madres que hayan viajado a un área con transmisión activa del virus del Zika o que hayan vivido en ella durante el embarazo. En este caso, los proveedores de atención médica deben considerar hacerles pruebas a las madres antes que a los bebés.

¿Cómo se les diagnostica una posible infección congénita por el virus del Zika a los bebés?

La infección por el virus del Zika se puede diagnosticar al hacer una prueba de transcripción reversa de reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR, por sus siglas en inglés) o a través de la detección de IgM específica del virus del Zika y anticuerpos neutralizantes. No se ha establecido qué prueba es más confiable para hacer un diagnóstico de infección congénita en recién nacidos. Por lo tanto, se deben hacer tanto las pruebas de RT-PCR como de IgM. También puede que sea necesario hacer la prueba de neutralización por reducción en placas (PRNT, por sus siglas en inglés) para medir los anticuerpos neutralizantes específicos al virus a fin de diferenciar el virus del Zika de infecciones por otros flavivirus o de vacunas contra otros flavivirus. Se puede hacer una evaluación histopatológica de la placenta y del cordón umbilical, así como una tinción inmunohistoquímica en tejido fijado y una prueba de RT-PCR para detectar el virus del Zika en tejido fijado o congelado.

¿Cómo se confirma una posible infección aguda por el virus del Zika en bebés y niños?

La infección por el virus del Zika se puede confirmar al hacer una prueba de transcripción reversa de reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR, por sus siglas en inglés) en suero dentro de los 7 días después de la aparición de los síntomas. También se pueden usar pruebas serológicas para detectar IgM específica del virus del Zika y anticuerpos neutralizantes 4 o más días después de la aparición de los síntomas. La evaluación de bebés y niños para detectar una infección aguda por el virus del Zika debe incluir la realización de pruebas en suero y podría incluir pruebas en líquido cefalorraquídeo (LCR) para detectar el ARN del virus del Zika, si se obtuvieron muestras como parte de la atención de rutina. No se recomienda tomar una muestra de LCR con el solo fin de hacer pruebas de RT-PCR para detectar el virus del Zika.

Si se indica hacerle una prueba de detección del virus del Zika a un bebé o niño, ¿cómo se ordena la prueba?

No hay pruebas comercialmente disponibles para detectar el virus del Zika. Las pruebas del virus del Zika se realizan en el Laboratorio de Diagnóstico de Arbovirus de los CDC y en algunos departamentos de salud estatales o territoriales. Los proveedores de atención médica deben contactar a su departamento de salud local, estatal o territorial para facilitar la realización de la prueba. Consulte la página web "Pruebas de diagnóstico" (Diagnostic Testing) para obtener información sobre cómo conseguir que se haga una prueba de detección del virus del Zika (http://www.cdc.gov/zika/hc-providers/diagnostic.html).

¿Cuándo se considera que un bebé o niño tiene evidencia de infección por el virus del Zika detectada en un laboratorio?

La evidencia de la infección por el virus del Zika en un bebé o niño detectada en un laboratorio incluiría, en cualquier muestra clínica, virus del Zika detectable en cultivo, ARN del virus del Zika (por RT-PCR) o antígeno, o una muestra clínica positiva para IgM del virus del Zika con valores de anticuerpos neutralizantes confirmatorios que sean ≥4 veces más altos que los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue. Los resultados de las pruebas de detección del virus del Zika se considerarían no concluyentes si los valores de anticuerpos del virus del Zika fueran <4 veces más altos que los valores de anticuerpos del virus del dengue.

¿Cuáles son los desafíos que tiene la interpretación de los resultados de las pruebas del virus del Zika en un bebé o niño?

Las pruebas para detectar el virus del Zika en los bebés y niños tienen varios desafíos. Las pruebas RT-PCR pueden no detectar el ARN del virus del Zika en un bebé o niño que haya tenido la infección por este virus in utero si el periodo de viremia ha pasado. Las pruebas serológicas para detectar el virus del Zika pueden dar resultados falsos positivos debido a anticuerpos con reactividad cruzada contra flavivirus relacionados (p. ej., virus del dengue y de la fiebre amarilla). Puede hacerse una prueba de neutralización por reducción en placas (PRNT, por sus siglas en inglés) para medir los anticuerpos neutralizantes específicos al virus del Zika, pero los anticuerpos neutralizantes podrían aún dar resultados con reactividad cruzada en bebés debido a los anticuerpos que la madre le haya pasado al bebé. Es importante trabajar estrechamente con el departamento de salud local, estatal o territorial para garantizar que se ordene la prueba adecuada y que sus resultados se interpreten de manera correcta.

Prevención del virus del Zika en bebés y niños

¿Qué medidas preventivas se deben tomar para evitar la infección por el virus del Zika en bebés y niños?

Todas las personas en áreas con transmisión actual del virus del Zika deben tomar medidas para evitar las picaduras de mosquitos a fin de prevenir la infección por este virus, así como otras enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue y el chikunguña. La prevención de las picaduras de mosquitos incluye usar aire acondicionado o mallas o telas metálicas en las ventanas y puertas cuando se esté dentro de la casa, usar mangas largas y pantalones largos, ropa y equipos tratados con permetrina, y usar repelentes de insectos. Cuando se usan de acuerdo con las instrucciones que aparecen en la etiqueta del producto, la mayoría de los repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) se pueden usar para proteger a los niños de ≥2 meses de edad contra las picaduras de mosquitos. No se deben usar productos que contengan aceite de eucalipto de limón en niños menores de 3 años. Se pueden usar mosquiteros para cubrir a los bebés cuando estén en el portabebé, el cochecito o la cuna, para protegerlos de las picaduras de mosquitos.

¿Se pueden usar repelentes de insectos en niños de 2 meses o mayores?

Sí. Cuando se usan de acuerdo con las instrucciones que aparecen en la etiqueta del producto, la mayoría de los repelentes de insectos registrados en la EPA se pueden usar en niños de 2 meses de edad o mayores. No se deben usar productos que contengan aceite de eucalipto de limón en niños menores de 3 años. No se debe permitir que los niños manipulen o rocíen el repelente. Las personas que los cuidan deben aplicarse el repelente en sus propias manos primero y luego ponérselo a los niños. También deben evitar aplicarles repelente en la piel cortada o irritada y en las manos de los niños porque los niños se pasan las manos por los ojos y la boca con frecuencia. Aparte de las medidas mencionadas arriba, la EPA no recomienda ninguna otra precaución con respecto al uso de repelentes registrados en niños.

Hay más información sobre el uso y la seguridad de los repelentes de insectos en http://www.cdc.gov/westnile/faq/repellent.html.

¿Cómo se puede proteger a los bebés de menos de 2 meses de edad contra las picaduras de mosquitos?

Los repelentes de insectos no se deben usar en bebés de menos de 2 meses de edad. Debido a eso, se pueden usar mosquiteros para cubrir a los bebés cuando estén en el portabebé, el cochecito o la cuna, para protegerlos de las picaduras de mosquitos.

Evaluación del bebé con el virus del Zika y posibles resultados

¿Qué deben hacer los proveedores de atención médica para evaluar a los bebés con resultados positivos o no concluyentes en las pruebas de detección del virus del Zika?

A estos bebés se les debe hacer un examen físico completo que incluya la medición exacta de la circunferencia de la cabeza, la longitud y el peso, y el cálculo de la edad gestacional. Se recomienda hacerles una ecografía craneal a menos que ya se les haya hecho una como parte de las pruebas de detección prenatales en el tercer trimestre y que claramente no haya mostrado anormalidades en el cerebro. Se recomienda hacer una evaluación oftalmológica, así como una prueba auditiva al recién nacido. También se recomienda hacer una evaluación para detectar anormalidades neurológicas, características dismórficas, esplenomegalia, hepatomegalia y sarpullido u otras lesiones cutáneas. Se deben documentar las fotografías de cuerpo completo y de cualquier sarpullido, lesiones cutáneas o características dismórficas. Si se detecta una anormalidad, se recomienda hacer una consulta con el especialista adecuado.

¿Qué seguimiento adicional se recomienda para los niños con microcefalia, calcificaciones intracraneales o hallazgos neurológicos anormales?

Se recomienda consultar a un genetista clínico o especialista en dismorfología, a un neurólogo pediátrico y a un especialista en enfermedades infecciosas pediátricas. También se debe hacer un hemograma completo que incluya un conteo de plaquetas, y pruebas de enzimas y de funcionamiento del hígado. Además se recomienda hacer pruebas para detectar otras infecciones congénitas. Si se detectan otras anomalías congénitas a través del examen médico y de estudios por imágenes, se deben considerar causas genéticas y otras causas teratogénicas.

Si una madre tuvo la infección por el virus del Zika durante el embarazo, pero el recién nacido tiene resultados negativos en las pruebas para detectar ese virus, ¿qué se recomienda para el seguimiento adicional?

En ausencia de hallazgos anormales al examinar al recién nacido, este debe recibir atención pediátrica de rutina incluida la medición del crecimiento y desarrollo, y la evaluación y el seguimiento adecuados de cualquier hallazgo clínico que se haga. Si se hallan anormalidades al examinar al recién nacido, se deben hacer pruebas de diagnóstico de otras causas de las afecciones que tenga, incluidas pruebas para detectar otras infecciones virales congénitas, si así se indica.

¿Hay información acerca de resultados neurocognitivos en neonatos si fueron expuestos al virus del Zika durante el trabajo de parto y el parto, o después del nacimiento?

Se ha reportado la transmisión perinatal de la infección por el virus del Zika. Sin embargo, la información se limita a dos casos: uno de los bebés era asintomático y el otro tenía trombocitopenia y un sarpullido difuso. La evidencia de otros flavivirus, como el virus del Nilo Occidental y del dengue, indica que la transmisión ha dado como resultado hallazgos en el neonato que van desde ningún síntoma hasta enfermedad grave (que incluye fiebre, trombocitopenia y hemorragia). Actualmente se desconoce el espectro de características clínicas que podría observarse en bebés que contraigan el virus del Zika durante el periodo perinatal.

¿Cuál es el pronóstico para un recién nacido con infección congénita por el virus del Zika?

Se desconoce el pronóstico para los bebés con infección congénita por el virus del Zika.

¿Hay preocupaciones relacionadas con complicaciones a largo plazo en bebés mayores y niños infectados por el virus del Zika?

La información acerca de los resultados a largo plazo en los bebés y niños con enfermedad aguda por el virus del Zika es limitada. Por consiguiente, hasta que haya más evidencia disponible para fundamentar las recomendaciones, se aconseja brindarles atención pediátrica de rutina a estos bebés y niños. La mayoría de los niños infectados por el virus del Zika son asintomáticos o tienen una enfermedad leve, similar a los hallazgos observados en adultos con infección por el virus del Zika.

¿Puede la infección por el virus del Zika causar el síndrome de Guillain-Barré o la muerte en bebés o niños?

En general, el riesgo de presentar el síndrome de Guillain-Barré por cualquier causa parece aumentar con la edad. Se han reportado casos del síndrome de Guillain-Barré luego de una infección por el virus del Zika, aunque no se ha establecido una relación causal. No está claro con qué frecuencia ha ocurrido el síndrome de Guillain-Barré después de una infección por el virus del Zika en los niños; un informe de Brasil hace referencia a 6 pacientes, de 2 a 57 años, con síndromes neurológicos (4 con síndrome de Guillain-Barré y 2 con encefalomielitis aguda diseminada) después de una infección por el virus del Zika confirmada en laboratorio; no hay más datos disponibles. Las muertes por la infección por el virus del Zika parecen ser muy raras en todas las edades.

¿Hay un tratamiento específico para la infección por el virus del Zika en los bebés y niños?

La evidencia indica que la enfermedad por el virus del Zika en los niños es, por lo general, leve, y que el tratamiento es de apoyo; esto incluye descanso y líquidos para prevenir la deshidratación. Los medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINE) no se deben usar hasta que se descarte el dengue como causa de la enfermedad y se deben evitar en los niños de <6 meses de edad. No se recomienda usar aspirina en enfermedades virales agudas debido al riesgo de que se presente el síndrome de Reye. La atención médica de los bebés con infección congénita por el virus del Zika se centra en el diagnóstico y manejo de las afecciones presentes, en vigilar el desarrollo del niño a lo largo del tiempo y en abordar los problemas a medida que surjan.

Infección por el virus del Zika y microcefalia

¿Cuál es el vínculo entre el virus del Zika en Brasil y la gran cantidad de bebés nacidos allí con microcefalia?

La infección por el virus del Zika se ha confirmado en varios bebés de Brasil con microcefalia. El periodo y el lugar geográfico de los reportes de bebés con microcefalia coinciden con el brote de la infección por el virus del Zika en Brasil. La prevalencia inicial de la microcefalia congénita es difícil de determinar debido a la poca notificación de casos y a la inconsistencia de los criterios clínicos usados para definir la microcefalia. Aunque las estimaciones poblacionales de microcefalia congénita en Brasil varían, la cantidad de bebés con microcefalia que actualmente se está reportando en ese país es mayor a lo que se esperaría.

Si una madre infectada por el virus del Zika cerca de la fecha del parto le pasa el virus a su bebé al momento de nacer, ¿puede el bebé tener microcefalia?

No sabemos si un recién nacido que contrae el virus del Zika al momento de nacer presentará microcefalia después del nacimiento. Los bebés pueden presentar microcefalia después del nacimiento si su cabeza crece lentamente o no se desarrolla después del nacimiento. No ha habido reportes de infección por el virus del Zika alrededor del momento del nacimiento que haya causado microcefalia en bebés.

¿Qué defectos de nacimiento se han reportado en bebés con infección congénita por el virus del Zika confirmada?

Las anormalidades cerebrales reportadas en bebés con infección congénita por el virus del Zika confirmada en laboratorio incluyen microcefalia y crecimiento cerebral alterado.

¿Qué defectos de nacimiento se han reportado en bebés con presunta infección congénita por el virus del Zika?

Un informe sobre 35 bebés con microcefalia que nacieron durante un brote de infección por el virus del Zika en Brasil en el 2015 describe las siguientes anormalidades cerebrales: calcificaciones intracraneales, ventriculomegalia y trastornos de migración neuronal (lisencefalia y paquigiria). Otras anomalías incluyen contracturas congénitas y pie equino. En algunos bebés con posible infección por el virus del Zika se han encontrado calcificaciones intracraneales y se han hecho hallazgos anormales en los ojos. Una distinción importante es que ni estos bebés ni sus madres tuvieron infección por el virus del Zika confirmada por un laboratorio; sin embargo, el 75 % de las madres reportó síntomas que concordaban con el virus del Zika.

¿Cómo se diagnostica la microcefalia después del nacimiento?

La microcefalia se diagnostica cuando la cabeza del bebé es más pequeña de lo previsto en comparación con la de los bebés de la misma edad (o edad gestacional) y el mismo sexo. Con el propósito de evaluar a un bebé para detectar una posible infección congé­nita por el virus del Zika, la microcefalia se define como una circunferencia occipito­frontal por debajo del percentil 3 según las tablas de crecimiento estándar (p. ej., curvas de crecimiento de Fenton, Olsen, de los CDC o de la OMS) para el sexo, la edad y la edad gestacional al nacimiento. Para que se haga un diagnóstico de microcefalia, la circunferencia occipito­frontal debe ser desproporcionadamente pequeña en comparación con la longitud del bebé y no explicada por otras etiologías (p. ej., otros trastornos congénitos).

¿Cuál es la diferencia entre la circunferencia occipitofrontal y la circunferencia de la cabeza?

La circunferencia de la cabeza y la circunferencia occipitofrontal son lo mismo. Estos términos se pueden usar indistintamente.

¿Cuándo se debe medir la circunferencia occipitofrontal/circunferencia de la cabeza?

La forma que tenga la cabeza del bebé después del parto puede afectar la precisión con que se mida la circunferencia occipitofrontal/circunferencia de la cabeza, como una estimación del volumen del cerebro, debido a cómo se haya amoldado la cabeza al pasar por el canal del parto. El momento óptimo para medir la circunferencia de la cabeza es entre 24 y 36 horas después del nacimiento, cuando la cabeza haya recuperado su forma.

¿Cómo se debe medir la circunferencia occipitofrontal/circunferencia de la cabeza?

La circunferencia de la cabeza se debe medir usando una cinta métrica que no se pueda estirar. La cinta métrica se coloca firmemente alrededor de la parte de la cabeza que pueda tener la circunferencia más grande, 1 a 2 dedos de ancho por encima de las cejas en la frente, y en la parte más prominente de la parte de atrás de la cabeza. Idealmente, la medición se debe hacer 3 veces y la medida más grande se debe anotar y aproximar al 0.1 centímetro más cercano. Podría ser de ayuda que el padre o la madre, o un enfermero, sujetara los brazos del bebé. La circunferencia occipitofrontal se debe medir tres veces y se debe usar el valor más grande.

Image of three babies heads.  One normal, one with microcephaly, and one with severe microcephaly.

¿Cuáles son las posibles secuelas de la microcefalia?

En los bebés a los cuales se les diagnostica microcefalia, el tamaño de la cabeza se relaciona con el tamaño subyacente del cerebro. Sin embargo, estas medidas no predicen de manera constante las secuelas a largo plazo. Las secuelas neurológicas pueden incluir convulsiones, problemas visuales o auditivos y discapacidades del desarrollo. Los síntomas varían con el alcance de la alteración cerebral.

Hay información adicional sobre la microcefalia en (http://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/birthdefects/microcephaly.html).

¿Qué causa la microcefalia congénita?

Las causas de la microcefalia congénita pueden incluir afecciones genéticas como anormalidades cromosómicas o exposiciones maternas (p. ej., al alcohol, al mercurio o a la radiación) durante el embarazo. Las infecciones maternas que se han asociado a la microcefalia incluyen las infecciones por citomegalovirus (CMV), virus del herpes simple, virus de la rubéola, virus de la coriomeningitis linfocítica (LCMV, por sus siglas en inglés), Treponema pallidum (es decir, sífilis) y Toxoplasma gondii.

Arriba