Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

La tosferina y la vacuna que la previene

Información para padres

En inglés: Whooping Cough (Pertussis)

La mejor manera de protegerse contra la tosferina es con la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina (también llamada vacuna DTaP). Los médicos recomiendan que todos los niños reciban la vacuna.

¿Por qué debería mi hijo recibir la vacuna DTaP?

La vacuna DTaP:

  • Ayuda a proteger a su hijo de la tosferina (whooping cough), una enfermedad potencialmente grave (y también lo protege contra la difteria y el tétanos).
  • Evita que su hijo tenga ataques violentos de tos debido a la tosferina.
  • Evita que su hijo falte a la escuela o a la guardería infantil (y evita que usted falte al trabajo para cuidar a su hijo enfermo).

¿Es segura la vacuna DTaP?

Sí. La vacuna DTaP es muy segura. Pero las vacunas, al igual que cualquier otro medicamento, pueden tener efectos secundarios. La mayoría de los niños que reciben la DTaP no tiene ningún efecto secundario.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

La mayoría de los niños no presenta ningún efecto secundario a causa de la vacuna. Cuando estos ocurren, por lo general, son leves, como enrojecimiento, inflamación y dolor causados por la inyección, fiebre y vómitos. Estos suceden en cerca de 1 de cada 4 niños que reciben la vacuna.

Los efectos secundarios más graves son poco comunes, pero pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre de más de 105 grados Fahrenheit (40.5 grados Celsius)
  • Llanto sin parar durante 3 horas o más
  • Convulsiones (sacudidas o espasmos musculares, o tener la mirada perdida)

Los CDC recomiendan que todas las personas a partir de los 11 años, incluidas las mujeres embarazadas, reciban la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina. Esta vacuna para los niños mayores y los adultos se llama Tdap.

¿Qué es la tosferina?

La tosferina—o pertussis—es una infección respiratoria muy grave (en los pulmones y las vías respiratorias) causada por la bacteria pertussis. Esta bacteria causa una tos violenta que no se puede parar. La tosferina es más dañina en los bebés pequeños y puede ser mortal.

¿Cuáles son los síntomas de la tosferina?

La tosferina comienza con los siguientes síntomas:

  • Moqueo o congestión nasal.
  • Estornudos.
  • Tos leve.
  • Interrupción de la respiración en los bebés (apnea).

Después de 1 o 2 semanas, comienza la tos que puede ser aguda. Los bebés y los niños pueden comenzar a presentar estos problemas más graves:

  • Toser muy fuerte, una y otra vez.
  • Tener dificultad para tomar aire después de un ataque de tos. Puede que hagan un “silbido” al respirar. Puede que los bebés no tosan ni hagan este sonido; es posible que hagan arcadas y que traten de tomar aire.
  • Tener dificultad para respirar, comer, beber o dormir debido a los ataques de tos que ocurren con más frecuencia durante la noche.
  • Ponerse azul al toser debido a la falta de oxígeno.
  • Vomitar después de un ataque de tos.

Los ataques de tos pueden durar hasta 10 semanas y, a veces, reaparecen la próxima vez que el niño tiene una enfermedad respiratoria.

¿Es grave?

La tosferina es más peligrosa en los bebés y niños pequeños. De hecho, los bebés menores de 1 año con tosferina pueden:

  • Tener que ser atendidos en un hospital.
  • Presentar neumonía (una infección pulmonar grave).
  • Tener convulsiones (sacudidas o espasmos musculares, o tener la mirada perdida).
  • Sufrir daño cerebral.

La tosferina puede incluso ser mortal. Desde el 2000 hasta el 2014, se reportaron 277 muertes causadas por la tosferina en los Estados Unidos. Casi todas esas muertes (241 de las 277) ocurrieron en bebés menores de 3 meses, que son muy jóvenes para recíbir la vacuna contra la tosferina y obtener su protección.

¿Cómo se propaga la tosferina?

La tosferina se propaga fácilmente a través del aire cuando una persona que tiene esta enfermedad respira, tose o estornuda. Casi todas las personas que no sean inmunes a la tosferina contraerán la enfermedad si se exponen a esta. Una persona puede propagar la enfermedad desde que esta comienza (cuando tiene síntomas similares a los de la influenza) y durante al menos 2 semanas después de que empieza la tos.

Su bebé puede contraer la tosferina de los adultos, abuelos o hermanos mayores que no saben que tienen la enfermedad. Las mujeres que acaban de dar a luz y que tienen tosferina pueden transmitírsela a sus recién nacidos.

¿Todavía les da tosferina a las personas en los Estados Unidos?

Sí. En el 2012, más de 30 000 personas se enfermaron de tosferina.

Antes de que la vacuna DTaP se administrara habitualmente a los bebés, cerca de 8000 personas en los Estados Unidos morían cada año a causa de esta enfermedad. En la actualidad, gracias a la vacuna DTaP, esta cifra ha disminuido a menos a 10 a 20.

Sin embargo, los casos de tosferina han ido aumentando durante los últimos años y pueden ocurrir brotes de esta enfermedad. No sabemos exactamente por qué la cifra de casos está aumentando, pero creemos que es una combinación de diferentes razones incluidas las siguientes:

  • Los médicos y el personal de enfermería están más atentos a la tosferina y la reconocen con más frecuencia.
  • Las pruebas de detección de la enfermedad han mejorado.
  • La protección que proporcionan las vacunas contra la tosferina no es de larga duración.
  • Es posible que esté circulando una mayor cantidad de la bacteria que causa esta enfermedad.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la vacuna DTaP para mi hijo?

Para obtener más información acerca de la vacuna DTaP, hable con el médico de su hijo, llame al 1-800-CDC-INFO o visite Vacunas e inmunización.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Academia Americana de Médicos de Familia y la Academia Americana de Pediatría recomiendan enfáticamente que todos los niños reciban sus vacunas de acuerdo con el calendario de vacunación recomendado.

 

Información para los padres
Enfermedades y las vacunas que las previenen

 

Inicio de la página

External Web Site Policy Esta imagen indica que usted está saliendo del sitio web CDC.gov Para más información, lea la política de los CDC Exit Notification and Disclaimer (información en inglés).

Imágenes protegidas por derechos de autor: Las imágenes protegidas por derechos de autor que aparecen en este sitio web se utilizaron con el permiso del titular de los derechos y no son del dominio público. Los CDC han otorgado la licencia para utilizar estas imágenes en los materiales que aparecen en este sitio web, por lo cual, dichos materiales podrán ser usados en la forma en que aparecen en este sitio web sin permiso adicional. Para cualquier otro uso de imágenes protegidas por derechos de autor deberá solicitarse la autorización del titular de los derechos.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
    Comuníquese con CDC-INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z