Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La biografía de Terrie

En la escuela secundaria superior, Terrie era una bella porrista que participaba en las competencias del circuito. Su papá era fumador y al tener cada vez más amigos que fumaban, Terrie pronto se encontró encendiendo su cigarrillo en ambientes sociales. "Era lo que estaba de moda", afirmó.

Llegó a fumar hasta dos paquetes por día y a los 25 años empezó a sentir los efectos adversos del tabaco con un dolor de garganta que parecía no irse nunca. En el 2001, a los 40 años, Terrie recibió un diagnóstico de cáncer bucal. Según recordó, "Tenía una llaga en la boca y tuve que someterme a todos esos tratamientos de radiación tan duros. Fue horrible".

Terrie siguió fumando durante todo el tratamiento de radiación. "No pensé que tuviera que dejar de fumar. La radiación estaba eliminando el cáncer, por lo que yo podría seguir fumando", dijo.

Más adelante ese mismo año, le diagnosticaron cáncer de garganta. Fue entonces que dejó de fumar para siempre. Los médicos le informaron que tendrían que extirparle la laringe. Desde entonces, hablaba con la ayuda de una laringe artificial que se le implantó en la garganta. "Esta es la única voz que conoce mi nieto", agregó. "Lamento no poder cantarle canciones de cuna. Cuando los niños me preguntan por qué hablo así, les digo que es porque yo fumaba cigarrillos. Nunca fumen".

Terrie tuvo la dicha de tener tres nietos en su vida.  Sin embargo, tenía una constante preocupación, "Mi temor ahora, es que no vaya a estar viva para ver a mis nietos cuando se gradúen o se casen".

Terrie trabajó incansablemente para educar a los jóvenes acerca de los peligros y las consecuencias del consumo de tabaco. Dedicó su tiempo y apoyó a varias organizaciones de salud y defensa de causas. "Estoy más ocupada ahora que antes de tener cáncer", expresó Terrie sobre su vida en los últimos años. Lamentablemente, el cáncer regresó varias veces desde su  primer diagnóstico. El 16 de septiembre del 2013, Terrie murió a los 53 años de cáncer asociado al tabaquismo.

A través de la campaña Consejos de ex fumadores, Terrie quería motivar a los adolescentes para que nunca empezaran a fumar. "Si no empiezas, nunca tendrás que preocuparte de dejar de fumar", afirmó. Ella pensaba que si lograba evitar que alguien fumara, aunque sea una sola persona, habría hecho algo grandioso.

En mayo del 2013, Terrie fue galardonada con el medallón de la Dirección General de Servicios de Salud de los EE. UU. Surgeon General's Medallion, uno de los honores más altos de salud pública, como reconocimiento por su trabajo para motivar a las personas a que dejaran de fumar o a que no comenzaran a hacerlo.

Hasta sus últimos días, Terrie siguió trabajando para mostrarles a las personas las verdaderas consecuencias del tabaquismo. "Yo creo que para mí y para literalmente millones de otros estadounidenses, Terrie sirvió de imagen de las 440 000 personas que mueren por el tabaquismo anualmente en los EE. UU.", dijo el director de los CDC Tom Frieden, MD, MPH.


Terrie

Terrie, Carolina del Norte; se le diagnosticó cáncer bucal y de garganta a los 40 años.

Infórmese

Más historias

Más historias reales sobre el tabaquismo y el cáncer:

Más historias reales

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
  • Esta página fue revisada el: 06 de marzo de 2015
  • Esta página fue modificada el: 06 de marzo de 2015
  • Fuente del contenido:
Arriba