Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

La biografía de Rose

Rose creció en un pequeño pueblo de Texas y nunca planeó dejar a sus parientes o la vida al aire libre que allí tenía. Ella disfruta ir de pesca, hacer senderismo y trabajar al aire libre. Comenzó a fumar cuando tenía 13 años y le robaba cigarrillos a su padre. Antes de que pasara mucho tiempo, estaba gastándose el dinero para el almuerzo de la escuela en cigarrillos. Poco a poco se estableció una adicción de dos cajetillas diarias. Era una adicción que casi la hizo perder un pie y que luego le causó cáncer de pulmón a los 58 años.

El dolor y la debilidad en las piernas hicieron que Rose fuera al médico en un comienzo, cuando sus síntomas habían empeorado tanto que apenas podía caminar. El tabaquismo había hecho que los vasos sanguíneos en las piernas de Rose se llenaran de placa, una afección llamada arteriopatía periférica. "Mi médico dijo que solamente quedaba un agujero del tamaño de un alfiler para que pasara sangre hacia mi pie y que podría perderlo si no me operaban", cuenta Rose. Pero antes de que pudieran operarle el pie, una radiografía de tórax mostró que tenía cáncer de pulmón... y la atención se enfocó en salvarle la vida.

Los médicos le extirparon parte de un pulmón, pero varios problemas mantuvieron a Rose en el hospital durante un mes con un tubo en el pecho. "Todo el tiempo que lo tuve allí fue doloroso", dice Rose y agrega: "Solo rezas para que hoy sea el día en que te lo saquen. Y los últimos 3 o 4 días lloré, literalmente". Al final, le sacaron el tubo que tenía en el pecho, pero esto le causó un dolor agudo. "¡Dolió más cuando lo sacaron que cuando lo tenía puesto!", asegura.

La familia y los amigos de Rose la cuidaron mientras pasó por muchos tratamientos de quimioterapia y radioterapia, y luego cuando la tuvieron que operar otra vez después de que el cáncer se extendiera a su cerebro. "Somos muy unidos", dice. Rose tuvo que irse a vivir con uno de sus hijos, en una ciudad grande, para estar cerca de los médicos... lejos de la vida que amaba en su pequeño pueblo.

"Me arrepiento de haber empezado a fumar en primer lugar", afirma Rose. "Todos los días tenía que levantarme con un cigarrillo y acostarme con un cigarrillo. Es sencillamente adictivo", asegura.

La amenaza de perder el pie hizo que Rose dejara de fumar, incluso antes de que supiera que tenía cáncer de pulmón. Y dice que no fue tan difícil como pensaba, aun después de haber fumado durante muchos años. "Una vez que decidí hacerlo, no tuve problemas", dice Rose.

Después de dejar de fumar, su tos desapareció. Se sintió mejor, pudo respirar mejor y pudo caminar más lejos sin que le faltara el aire. Los alimentos sabían mejor e incluso olían mejor. "Me encanta poder oler las tortillas que se hornean y los frijoles frescos que se cuecen en la cocina", afirma. Y aunque nunca le operaron la pierna, dejar de fumar evitó que la obstrucción en los vasos sanguíneos empeorara y esto ayudó a Rose a recuperar algo de la circulación sanguínea hacia el pie. El dolor en la pierna desapareció.

En la actualidad, Rose se mantiene en estrecho contacto con sus oncólogos y trata de pasar todo el tiempo posible con sus familiares y amigos, en especial con sus tres nietos. "Ellos lo son todo para mí", dice Rose. La menor de sus nietos, llamada Tomorro Rose, nació alrededor de la fecha en la que Rose comenzó su lucha contra el cáncer de pulmón.

Ella espera que su historia haga que otras personas dejen de fumar antes de que se enfermen. "Los cigarrillos hacen daño. Matan", afirma Rose. "Haz todo lo posible por dejar de fumar. Y si no fumas, no comiences. No vale la pena", agrega.

Rose
Rose

Rose, 59, Texas; le diagnosticaron cáncer de pulmón que se extendió al cerebro.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.


¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades,
    Oficina de Tabaquismo y Salud
    4770 Buford Highway
    MS F-79
    Atlanta, Georgia 30341-3717
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    Línea TTY: (888) 232-6348
  • tobaccomediacampaign
    @cdc.gov
  • Esta página fue revisada el 30 de junio del 2014
  • Esta página fue modificada el 30 de junio del 2014
  • Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services - Order #20140427
  • Fuente del contenido: Oficina de Tabaquismo y Salud, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z