Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La biografía de Jamason

Jamason tiene 18 años y sufre de asma. Él realmente nunca había entendido los peligros del humo de segunda mano hasta que le desencadenó un ataque de asma que según nos cuenta, casi los mata. "No lograba que el aire llegara a mis pulmones, tenía mucho miedo. ¡No podía respirar!", dice Jamason. Jamason nunca ha fumado cigarrillos. Aun cuando sus amigos trataban de convencerlo de que fumara cigarrillos, él les respondía "No es bueno fumar”.

De bebé se le diagnosticó asma que parecía controlable, hasta que llegó a la adolescencia. Su mamá Sherri, que es enfermera, comenzó a notar que cuando Jamason andaba con sus amigos que fumaban, él luego tenía sibilancias y dificultad para respirar.

Su peor ataque ocurrió cuando tenía 16 años. Estaba en un restaurante de comida rápida donde trabajaba. Estaba barriendo cerca de unos compañeros de trabajo que estaban fumando. "Sentía opresión en el pecho", dijo Jamason. "Trataba de respirar, de que llegara aire a mis pulmones. No lo podía aguantar”. Llamó a su mamá desesperado para que lo ayudara. Cuando lo encontró tenía mucha dificultad para respirar. Sherri recuerda muy bien ese día. "Cuando llegué, estaba jadeando, me dijo que no podía respirar. Tenía mucho miedo", dijo ella. "Hice todo lo que pude para salvar a mi hijo porque sé que los ataques de asma pueden ser mortales". Llevó a Jamason al hospital, donde estuvo internado 4 días. "Cuando el humo de segunda mano desencadena tu asma, no sabes qué tan grave será el ataque de asma", dice Sherri.

Esos días en el hospital, aproximadamente cada 2 o 4 horas le hacían tratamientos para que pudiera respirar. Ya respiraba bien otra vez, estaba aliviado pero tenía miedo de irse del hospital. "Quería irme a casa", dijo Jamason, "pero por otro lado no quería porque sabía que nadie fumaba dentro del hospital y afuera, en la vida real, las personas fuman. Tenía miedo, no quería pasar por eso otra vez".

A Jamason le preocupa que en cualquier momento y en cualquier lugar, el humo del cigarrillo de alguien le desencadene otro ataque de asma. Es un miedo constante. Hoy a Jamason no le da pena pedirles a las personas que no fumen cerca de él y les cuenta sobre los peligros del humo de segunda mano. "El humo de segunda mano puede desencadenar ataques de asma graves en las personas de todas las edades, dice él. Para Jamason, es cuestión de vida o muerte. Nos cuenta que tuvo que separarse de un amigo que no dejaba de fumar cerca de él. "Le dije que no podíamos seguir siendo amigos".

Después de la escuela secundaria, Jamason tiene planeado ir a la universidad. Se puso muy contento cuando se enteró de que no se permite fumar en el campus. "Qué bueno, no sabía eso. Podré ir a la universidad sin tener que preocuparme de tener un ataque de asma causado por el humo de otras personas. ¡Eso es muy llamativo!"


Jamason

Jamason, 18 años, Kentucky; a los 16 comenzó a tener ataques de asma provocados por el humo de segunda mano.

Infórmese

Más historias

Más historias reales sobre el humo de segunda mano y el asma:

Ellie

Jessica

Nathan

Más historias reales

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
  • Esta página fue revisada el: 06 de marzo de 2015
  • Esta página fue modificada el: 06 de marzo de 2015
  • Fuente del contenido:
Arriba