Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La biografía de Brett

Brett vive en Nuevo México y desearía desesperadamente tener una mejor historia para explicar por qué perdió la mayoría de sus dientes antes de los 42 años. La verdad es que fumar cigarrillos tuvo mucho que ver en que Brett perdiera su sonrisa natural. Su mamá era dentista, así que Brett recibió una buena atención dental cuando era niño y de adulto iba al dentista con regularidad. Sin embargo, Brett fumaba casi una cajetilla diaria desde la escuela secundaria superior.

Cuando tenía alrededor de 35 años, Brett ya tenía la enfermedad de las encías —un riesgo para todos los fumadores—. Debido a su enfermedad, los tejidos y huesos que sostenían los dientes de Brett se estaban descomponiendo. En cada visita, su dentista le preguntaba: "¿Todavía fumas?".

Cuando tenía cerca de 40 años, Brett empezó a perder los dientes. Dos años más tarde, se enteró de que le tenían que sacar otras 16 piezas dentales, incluidos todos los dientes frontales, de arriba y abajo. Después de la operación, mientras su boca y sus encías todavía estaban recuperándose, Brett siguió fumando. "Ahí estaba yo, parado afuera, fumando un cigarrillo. Todavía era completamente adicto y me negaba a aceptarlo, incluso después de haber perdido un montón de dientes", dice.

Le llevó un tiempo aprender a hablar correctamente con una dentadura postiza parcial... y eso que hablar era el negocio de Brett como locutor de radio. "Es casi como si tuvieras una bola de chicle en la boca, excepto que es dura. Y de plástico. Y no debería estar ahí", dice Brett.

Ahora Brett lleva 4 años sin fumar. Luego de varios intentos, finalmente logró dejar el hábito con la ayuda de parches de nicotina. Ahora sabe que no puede fumar ni siquiera una pitada porque podría recaer. "La vida es muchísimo mejor sin fumar", dice Brett. "Ya no estás pensando constantemente en el próximo cigarrillo", afirma.

Brett empezó a fumar cuando tenía 16 años para impresionar a una muchacha que trabajaba de mesera en un restaurante que estaba abierto hasta tarde en la noche. Siguió fumando por casi 30 años. "Todavía me acuerdo de cuando fumaba, ¡pero no del nombre de la mesera!", declara.

Desde su operación, ha sido difícil para Brett aceptar su apariencia, con solo 12 dientes naturales que le quedan. Brett se pone su dentadura postiza a primera hora de la mañana y se la saca en la oscuridad, justo antes de irse a la cama. No quiere que su esposa vea los espacios vacíos en su boca donde antes tenía dientes.

Brett espera que al compartir su historia convenza a los fumadores para que dejen el hábito lo antes posible. "Mi llamada de atención fue perder la mayoría de mis dientes", asegura.


Brett

Brett, 49, Nuevo México; fumó y perdió la mayoría de sus dientes debido a la enfermedad de las encías.

Más historias

Más historias reales sobre la enfermedad de las encías y caída de los dientes:

Más historias reales

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
  • Esta página fue revisada el: 30 de junio de 2014
  • Esta página fue modificada el: 30 de junio de 2014
  • Fuente del contenido:
Arriba