Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Se ha progresado en el consumo de frutas en los niños, pero no de verduras

Agosto 2014

Icono de un mortero67 %

La cantidad de frutas enteras que los niños comieron aumentó un 67 % del 2003 al 2010, pero siguió siendo baja.

Icono de un frasco de medicamentos1/3

La cantidad de jugo de frutas que los niños bebieron disminuyó en casi un tercio del 2003 al 2010.

Icono Mapa de los EE. UU.9 de cada 10

9 de cada 10 niños no comieron suficientes verduras entre el 2007 y el 2010.

La cantidad de frutas enteras* que los niños de 2 a 18 años comieron aumentó un 67 % desde el 2003 hasta el 2010 y remplazó al jugo de frutas como la principal fuente de frutas en su alimentación. Los expertos recomiendan que la mayor cantidad de frutas provenga de frutas enteras y no de jugos. La cantidad de verduras que los niños comieron no cambió desde el 2003 hasta el 2010. Más aún, entre el 2007 y el 2010, los niños no consumieron la cantidad recomendada de frutas y verduras.

Cerca de 60 millones de niños en los Estados Unidos van a la guardería infantil** o a la escuela, donde sus experiencias y familiarización con los alimentos pueden afectar su salud y las decisiones que tomen acerca de la comida durante toda su vida. Desde el 2010, nuevas iniciativas nacionales como la campaña ¡A moverse! y nuevos estándares nutricionales en las escuelas respaldan una alimentación saludable.

Las guarderías infantiles, las escuelas y los distritos escolares pueden apoyar estas iniciativas al hacer lo siguiente: 

  • Cumplir o superar los actuales estándares nutricionales federales para las comidas y los refrigerios. 
  • Servir frutas y verduras cada vez que se ofrezcan alimentos. 
  • Capacitar al personal para que hagan que las frutas y verduras sean más atractivas y accesibles. 
  • Ofrecer información sobre nutrición y oportunidades de aprendizaje prácticas, tales como sembrar, probar y preparar frutas y verduras.

*Esto incluye todos los tipos de fruta (fresca, congelada, enlatada y deshidratada), excepto el jugo.
**Esto incluye los centros de cuidado infantil, las casas particulares donde cuidan a niños, los programas Head Start, y los centros prescolares y de prekinder.

Problema

Los niños están comiendo más frutas, pero no lo suficiente.

  • 6 de cada 10 niños no comieron suficientes frutas entre el 2007 y el 2010.
  • A medida que los niños crecen, comen menos frutas.

La mayoría de los niños necesita comer más verduras.

  • 9 de cada 10 niños no comieron suficientes verduras entre el 2007 y el 2010.
  • Los niños deben comer una variedad de verduras de distintos colores y preparadas de manera saludable.
  • Cerca de 1/3 de las verduras que los niños comieron entre el 2009 y el 2010 eran papas, en su mayoría (63 %) papas fritas o papitas fritas de bolsa.

¿Qué cantidad de frutas y verduras necesitan diariamente los niños?

Estas cantidades son para los niños que hacen menos de 3 minutos al día de actividad física moderada, además de las actividades diarias normales. Los niños más activos podrían consumir más sin exceder las necesidades calóricas.

FUENTE: USDA, www.ChooseMyPlate.gov

Gráfico 2: Los niños de 2 a 18 años comieron más frutas, pero no más verduras desde el 2003 hasta el 2010. La tabla de la izquierda muestra que el consumo de frutas enteras aumentó con el tiempo, del 2003 al 2010 y que el consumo de jugo de frutas disminuyó durante el mismo periodo. El consumo total de frutas aumentó con el tiempo, del 2003 al 2010. La tabla de la derecha muestra que el consumo de verduras no aumentó en el mismo periodo.

FUENTE: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2003 al 2010
*Todos los tipos de fruta sin incluir los jugos

Ver infografía ampliada

 Ir arriba

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente:

  • Otorga fondos a estados y comunidades para que la alimentación sea más saludable en las guarderías infantiles y escuelas.
  • Ofrece recursos acerca de la alimentación saludable a través de programas como ChooseMyPlate.gov o MiPlato, ¡Podemos!, HealthierUS School Challenge y ¡A moverse!
  • Ayuda a familias de bajos ingresos a obtener más frutas y verduras a través de programas como el WIC Cash Value Voucher, el Programa Complementario de Asistencia Nutricional (SNAP), el Programa de Atención Alimentaria para Niños y Adultos (CACFP), el Programa de Frutas y Verduras Frescas y programas de comidas escolares como los Programas Nacionales de Almuerzos y Desayunos Escolares.

Los funcionarios estatales y locales pueden:

  • Incluir estándares de nutrición que cumplan o superen los del CACFP o los que se encuentran en Cómo Cuidar a los Niños (Caring for our Children) en los requisitos para otorgar licencias a guarderías infantiles y los Sistemas de Evaluación y Mejora de la Calidad (Quality Rating and Improvement Systems).
  • Proveer capacitación para el personal de guarderías infantiles y escuelas acerca de cómo comprar, preparar y servir frutas y verduras.
  • Ayudar a los encargados de las guarderías y a las escuelas a reducir los costos al comprar frutas y verduras, y crear iniciativas para que estos alimentos lleguen directamente de las granjas a las escuelas o a los centros prescolares.

Las guarderías infantiles, las escuelas y los distritos escolares pueden:

  • Cumplir con los actuales estándares nutricionales federales para las comidas y los refrigerios o superarlos.
  • Incluir frutas y verduras cada vez que se ofrezcan alimentos.
  • Capacitar al personal que prepara los alimentos para que hagan que las frutas y verduras sean más atractivas y accesibles.
  • Ofrecer información sobre nutrición y oportunidades de aprendizaje prácticas, tales como sembrar, probar y preparar frutas y verduras.

Los padres pueden:

  • Comer frutas y verduras con sus hijos.
  • Si sirven frutas o verduras congeladas o enlatadas, elegir las que tengan bajos niveles de sodio o las que no contengan sodio ni azúcar adicional.
  • Dar frutas y verduras como refrigerios en vez de opciones menos saludables.
  • Incluir a los niños cuando compren, siembren o preparen frutas y verduras.
  • Alentar a los niños a que coman una variedad de frutas y verduras, aunque esto signifique hacer varios intentos.
  • Aprender lo que equivale a una taza de frutas o verduras, por ejemplo:
    • 1 manzana pequeña; 8 fresas grandes.
    • minizanahorias (baby carrots);
    • 1 mazorca de maíz o elote grande.

 Ir arriba

La ciencia detrás del problema

  • Esta página fue revisada el: 05 de agosto de 2014
  • Esta página fue modificada el: 05 de agosto de 2014
  • Fuente del contenido:
    • Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM)
Arriba