Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal
junio de 2004
DHHS (NIOSH) publicación N.º 2004-152
bandera del soluciones en la obra

Atención buceadores: las inmersiones de adiestramiento presentan peligros graves para los bomberos

Resumen

Los bomberos que participan en inmersiones de adiestramiento están en riesgo de sufrir daños en los pulmones, enfermarse o ahogarse. NIOSH investigó los accidentes mortales que han sucedido durante estos ejercicios de adiestramiento y ha redactado recomendaciones para disminuir estos riesgos.


Descripción de los riesgos

Los bomberos pueden ser llamados a realizar acciones de buceo de seguridad pública, incluso búsquedas y rescate y misiones de recuperación. Los departamentos de bomberos que adiestran a los bomberos para operaciones submarinas deben de tener en cuenta que las inmersiones de adiestramiento pueden ser peligrosas. Entre los peligros de las inmersiones están enredarse en algo, quedarse sin aire, lesiones por sobre-expansión pulmonar, ataques de pánico y síndrome de descompresión.

Enredarse en cuerdas o plantas acuáticas es un riesgo extremadamente grave que puede impedir que los buceadores regresen a la superficie [Hendrick et al. 2000].

La sobre-expansión pulmonar sucede más comúnmente cuando los buceadores entran en pánico y realizan un ascenso rápido mientras sostienen la respiración. Ninguna sensación de incomodidad sirve de aviso para indicar que la sobre-expansión está a punto de suceder [NAUI 2000]. Es posible que los buceadores novicios sostengan la respiración cuando están aprendiendo a usar el equipo de buceo [PADI 1990]. La sobre-expansión pulmonar puede resultar en barotraumas pulmonares que causan daños serios a los pulmones, incluso el colapso [Bookspan 1995], aun al efectuar el ascenso desde profundidades relativamente someras y al hacer inmersiones relativamente cortas.

Los ataques de pánico al bucear pueden ser provocados por situaciones como enredarse en algo, quedarse sin aire o por motivos desconocidos. Los ataques de pánico se presentan tanto en los buceadores veteranos como en los novicios. Se debe dar atención adecuada a los ataques de pánico y ansiedad durante las sesiones de adiestramiento para buceadores. Más de la mitad de los buceadores experimentados encuestados dicen tener episodios de pánico mientras bucean [Morgan 1995].

El síndrome de descompresión, conocido internacionalmente como "the bends", se presenta después de pasar extensos períodos de tiempo en profundidades seguidos de un ascenso rápido, impidiendo de esta manera que el gas nitrógeno acumulado en los tejidos del buceador se disipe de la manera correcta. Los síntomas del síndrome de descompresión pueden abarcar desde erupciones en la piel, fatiga extrema, tos, y dolor en las articulaciones hasta parálisis y pérdida del conocimiento [NAUI 2000].


Estudios de casos

Caso 1

El 15 de julio de 1999, un bombero de 25 años que era también paramédico y buceador de rescate profesional pereció ahogado durante un ejercicio de adiestramiento de búsqueda circular en un lago [NIOSH 1999]. Con el propósito de servir de pivote (pivot diver), la víctima descendió y se mantuvo en un sitio fijo mientras extendía la longitud de una cuerda a otro buceador (pattern diver), quien nadaba siguiendo un patrón de búsqueda circular. Este buceador hacía círculos cada vez más grandes alrededor del primer buceador mientras sostenía la cuerda.

Aproximadamente 2 minutos después de entrar la víctima en el agua, emergió la bolsa en que llevaba la cuerda. Cuando el buceador que nadaba en círculos emergió, el jefe de buceadores le pidió que sacara a la víctima pero no tuvo éxito. El piloto de la embarcación envió un mensaje de socorro por radio. Se inició una búsqueda de rescate, se encontró a la víctima y se la trajo a la superficie. La víctima no tenía el regulador de aire en la boca, se encontraba cianótica y no respondía. La víctima fue transportada por helicóptero a un centro regional de traumas donde se le declaró muerto. Se declaró como causa de la muerte el ahogamiento.


Caso 2

El 13 de agosto de 2000, un bombero de 28 años de edad que era también buceador profesional perdió la vida durante un ejercicio de capacitación en operaciones de búsqueda y rescate en un lago [NIOSH 2000]. Durante el ejercicio, se utilizó un patrón de búsqueda circular desde una línea de boyas. El compañero de la víctima perdió la línea de búsqueda y quedó separado de la víctima. El compañero estaba equipado con un regulador convencional y no tenía comunicación electrónica con los otros buceadores.

Otro buceador vio que la víctima se encontraba angustiada, que gritaba desesperadamente, que se movía mucho y que le tumbó la careta a otro buceador. La víctima, que se encontraba enredada en la línea de boyas, fue arrastrada a la superficie por la línea de boyas. La víctima recibió asistencia médica y fue transportada luego por helicóptero a un centro de traumas cercano donde se le declaró muerto. Se declaró como causa de la muerte el barotrauma pulmonar.


Controles

Para reducir al mínimo el riesgo cuando se participa en inmersiones de adiestramiento, NIOSH recomienda que los departamentos de bomberos y los bomberos tomen las siguientes precauciones:

Los departamentos de bomberos deben hacer lo siguiente:

  • Establecer, poner en práctica, y hacer cumplir procedimientos operativos estándares (SOPs, por sus siglas en inglés) relacionados con la capacitación de buceadores.
  • Asegurar que los buceadores mantengan comunicaciones positivas entre ellos y con el personal que permanece en la superficie.
  • Establecer una lista de verificación que se use antes de cada inmersión en cualquier situación de buceo, que incluya la capacitación de los buceadores, la función de los equipos y la experiencia de los buceadores, y que corresponda a la dificultad de la inmersión que desea realizar.
  • Asegurar de que los buceadores de respaldo estén capacitados para realizar operaciones de rescate de otros buceadores que puedan encontrarse en situaciones de peligro.
  • Asegurar que un buceador de apoyo experimentado y un buceador que esté listo en un noventa por ciento estén en condiciones de prestar ayuda.
  • Proporcionar cursos de repaso a los buceadores sobre los peligros y medidas de prevención de lesiones por sobre-expansión pulmonar, quedar enredado, descompresión y ataques de pánico.
  • Realizar los ejercicios de capacitación en un ambiente cerrado, como una piscina, antes de intentar hacerlo en aguas abiertas.
  • Obtener y actualizar anualmente evaluaciones de aptitud médica que sean adecuadas para buceadores.
  • Asegurar de que se inspeccionen los equipos periodicamente de acuerdo a un programa y que se repare el equipo defectuoso o se reemplace antes de que se lleve a cabo una inmersión.
  • Suministrar a los buceadores una fuente de aire alternativa de reserva como, por ejemplo, un tanque pony.
  • Asegurarse de que los instructores y buceadores cuenten con la certificación de una organización nacional reconocida para bucear, para realizar inmersiones de capacitación y operaciones de rescate.
  • Asegúrese de que una unidad médica esté en el sitio con oxígeno en caso de una emergencia.
  • Asegurarse de que las personas que coordinan la inmersión estén informadas sobre el índice de consumo de aire de cada buceador.


Los bomberos / buceadores deben hacer lo siguiente:

  • Seguir todos los procedimientos operativos estándares (SOPs).
  • Mantener contacto continuo, visual, verbal o físico con su compañero de buceo.
  • Inspeccionar el equipo antes de cada inmersión. Las inspecciones del equipo deben ser verificadas por el coordinador de la inmersión.
  • Asegurarse de que los grupos de búsqueda submarina operan individualmente para evitar enredos de cuerdas.
  • Monitorizar con regularidad el consumo de aire de estos grupos.
  • Tratar de realizar por lo menos 12 inmersiones al año a fin de mantener la destreza.


Reconocimientos

Los principales colaboradores de esta publicación fueron Jay L. Tarley, Edward L. Husting, and Steven L. Proudfoot, División de Investigaciones de Seguridad, NIOSH.


Referencias (en inglés)

Bookspan J [1995]. Diving physiology in plain English. Kensington, MD: Undersea and Hyperbaric Medical Society, Inc.

Hendrick W, Zaferes A, Nelson C [2000]. Public safety diving. Saddle Brook, NJ: Fire Engineering Books and Videos.

Morgan WP [1995]. Anxiety and panic in recreational scuba divers. Sports Med 20(6):398–421.

PADI [1990]. PADI open water diver manual. Santa Ana, CA: Professional Association of Diving Instructors.

NAUI [2000]. NAUI scuba diver manual. Tampa, FL: National Association of Underwater Instructors.

NIOSH [1999]. Fire fighter/paramedic drowns during an underwater SCUBA training drill—Missouri. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. 99F–29.

NIOSH [2000]. Fire fighter/SCUBA diver dies during training evolution—Indiana. Cincinnati, OH: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Institute for Occupational Safety and Health, DHHS (NIOSH) Publication No. F2000–38.

Additional resources regarding scuba diving include the following:

NFPA 1670—Standard on operations and training for technical rescue incidents.

NFPA 1006—Standard for rescue technician professional qualifications.


Para más información

La información que aparece en este documento se basa en investigaciones de casos mortales, en la literatura y en los análisis de expertos. En la dirección electrónica www.cdc.gov/niosh/fire/ se encuentra disponible más información sobre el Programa de Investigación y Prevención de Accidentes Mortales de Bomberos Fire Fighter Fatality Investigation and Prevention Program.

Comuníquese con la organización Divers Alert Network, o DAN, por sus siglas en inglés, al (919) 684–8111 en caso de una emergencia relacionada con buceo o para preguntas relacionadas con una lesión de buceo.

Este documento es del dominio público y puede ser copiado y reproducido libremente. NIOSH invita a todos los lectores de los documentos "Soluciones en la obra" a ponerlos a disposición de todos los empleadores y obreros interesados.

Como parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, NIOSH es una agencia federal encargada de realizar investigaciones y hacer recomendaciones a fin de prevenir enfermedades y lesiones relacionadas con el trabajo. Todas las soluciones que aparecen en "Soluciones en la obra" se basan en estudios de investigación que muestran cómo puede reducirse en gran medida la exposición de los trabajadores a agentes o actividades peligrosas.

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z