Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal
abril del 2009
DHHS (NIOSH) publicación N.º 2009-128
Portada para la publicación 2009-128

Perspectiva general de la seguridad y la salud de los trabajadores de la industria hípica

Contenido

Problemas con respecto a la seguridad

El Jockeys’ Guild of America reportó que desde 1950 hasta mediados de la década de 1980, más de 100 jinetes murieron [DeBenedette 1987] y la atención en torno a las lesiones en la industria hípica se ha centrado principalmente en los jinetes [Waller et al. 2000; Turner 2000; Press et al. 1993]. No obstante, otros empleados de esta industria están expuestos a muchos de los mismos riesgos que enfrentan los jinetes. Turner [2000] indica que muchas de las lesiones ocurren durante el precalentamiento matutino, en el que es más probable que participen los entrenadores o los jinetes de ejercicio.

Un análisis de las lesiones de los jinetes con licencia realizado por Waller et al. [2000] identificó 6,546 lesiones (606 lesiones/1,000 jinetes al año) y tres muertes entre 1993 y 1996. Este estudio también determinó que el 44% eran lesiones debidas a las caídas de los jinetes del caballo, las cuales provocaban la mayoría de las lesiones en la cabeza, el cuello y la cara (19%). Una encuesta completada por 706 jinetes profesionales obtuvo información sobre la cifra y el tipo de lesiones que tuvieron durante sus carreras [Press et al. 1993]. Estos jinetes reportaron un total de 1,757 lesiones, siendo las fracturas el tipo de lesión más común.

La seguridad en la industria hípica es un tema complejo. Existen peligros evidentes por montar caballos de carrera, pero hay otros riesgos que pueden estar asociados a las pistas. Además, los riesgos están asociados a menudo las actividades con caballos afuera de la pista.

El equipo de protección personal en esta industria ha pasado por cambios considerables en los últimos años. Los estándares asociados a los cascos y chalecos protectores ahora se están regulando en varios estados. También se han implementado controles técnicos en la industria, como cajones de salida con almohadillas, nuevas barandas de seguridad a lo largo de la pista para amortiguar el impacto en caso de que un jinete salga arrojado hacia ellas y nuevas superficies en las pistas para hacerlas más seguras y de mayor consistencia.

Waller [2000] indicó que los cajones de salida son uno de los sitios más comunes donde ocurren las lesiones. Los cajones de salida un área de contención pequeña, donde el jinete se encuentra a la espera montando al caballo, por lo que representa una oportunidad de que el caballo lo aplaste contra una superficie rígida.

Las nuevas superficies de las pistas, en especial las sintéticas, han ganado popularidad en los últimos años y se han instalado en algunos de los principales hipódromos del país. Aunque las distintas marcas de las pistas sintéticas varían en su composición, todas contienen una combinación de fibras sintéticas mezcladas con arena. Estas superficies sintéticas están diseñadas para tener un efecto amortiguador que reduzca el riesgo de lesiones en los caballos y para mantener una superficie de carrera más consistente. No obstante, las inhalación de las sustancias de las fibras sintéticas de estas superficies puede representar un riesgo para los trabajadores de la industria. Aunque las superficies sintéticas prometen reducir las lesiones catastróficas en caballos y jinetes, no se cuenta con evaluaciones cuantitativas o datos de publicaciones revisadas por expertos externos que sustenten estas afirmaciones.

Otra área en donde se han realizado mejoras fue en las riendas de seguridad. Cuando las riendas se sueltan durante una carrera, las lesiones por la pérdida del control del caballo pueden ser por lo general muy graves. La implementación de riendas de seguridad, que son un tipo de riendas reforzadas con un cable de alambre, una correa de nylon u otro recurso que se ate, es una solución sencilla para las riendas rotas y la posterior pérdida de control del caballo. Algunos hipódromos ya han comenzado a usarlas.

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z