Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal
Share
Compartir

¡Cuidado con ese bocado! Cómo proteger a aquellos en riesgo de intoxicaciones alimentarias por listeria


Las enfermedades transmitidas por los alimentos —a veces llamadas intoxicaciones alimentarias— afectan a todos, aunque a algunas personas más que a otras. Un nuevo informe de Vital Signs sobre las enfermedades transmitidas por los alimentos examina uno de los microbios más mortales que se transmiten a través de los alimentos contaminados —la listeria— y a quienes ataca con más fuerza.

Nuestro informe de Vital Signs apunta otra vez a un problema persistente: algunas veces, los alimentos pueden causar enfermedades. Sería sabio de nuestra parte hacerle caso a su recordatorio: que se necesitan más esfuerzos para proteger a las personas y disminuir las enfermedades transmitidas por los alimentos en los Estados Unidos.

"No sabía nada sobre la listeria".

Paul F. Schwarz,
un defensor de la seguridad de los alimentos cuyo padre, Paul A. Schwartz, murió a causa de una infección por listeria.
(Lea su historia a continuación).

Rara, pero mortal

Si bien la listeria en sí es común en el ambiente, en raras ocasiones causa infecciones en las personas (llamadas listeriosis). Cerca de 1,600 personas al año se enferman a causa de la listeria en los Estados Unidos. Aunque la infección es poco común, en el 2011, una nueva fuente —los melones cantalupo contaminados con listeria— causó uno de los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos que más vidas ha cobrado en los Estados Unidos.

¿Quién está en riesgo... y por qué?

La listeria, la tercera causa principal de muerte por intoxicación alimentaria, ataca a mujeres embarazadas y sus bebés, personas con sistemas inmunitarios debilitados y aquellos mayores de 65 años. Estos grupos muy afectados representan al menos el 90 % de las infecciones por listeria que se reportan.

Mujeres embarazadas, fetos y recién nacidos

La listeria se puede transmitir de la mujer embarazada a su feto o al recién nacido. Puede causar abortos espontáneos y muertes fetales, y en un recién nacido puede provocar infección del torrente sanguíneo, meningitis o muerte. Para las mujeres embarazadas, el riesgo es diez veces mayor que el de la población en general. Para las mujeres embarazadas hispanas, el riesgo es 24 veces mayor. Un mayor consumo de queso blando, como el queso fresco, puede explicar las tasas más altas entre los hispanos.

La historia de Stephanie y Michael
Stephanie y Michael
Stephanie y su bebé, Michael.
Fotografía de STOP organization.

Stephanie se esforzó por cuidarse y por cuidar al bebé que llevaba en su vientre. Como especialista en la realización de ecografías en embarazos de alto riesgo, Stephanie sabía más que la mayoría de las personas acerca de lo que podría salir mal durante un embarazo. Ella conocía los riesgos de la listeria después de haber visto personalmente sus dañinos efectos mientras trabajaba en el hospital.

Desafortunadamente, Stephanie tuvo listeriosis, una infección causada por comer alimentos contaminados con listeria. Su bello hijo, Michael, nació con muerte cerebral y sin poder respirar por sí mismo, y murió dos días después. Fue otra víctima de la intoxicación alimentaria por listeria. (Lea la historia completa de Stephanie*).

Personas con el sistema inmunitario debilitado

La listeria se puede propagar a través del torrente sanguíneo y causar meningitis, y a menudo provoca la muerte. Un sistema inmunitario debilitado aumenta el riesgo de contraer una infección por listeria. Muchas enfermedades pueden debilitar el sistema inmunitario, incluidos diferentes tipos de cáncer, el VIH/sida, y enfermedades renales y hepáticas. Además, muchos medicamentos pueden debilitar el sistema inmunitario como los esteroides, la quimioterapia contra el cáncer y los fármacos para tratar la artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunitarias. Las infecciones por listeria ocurren con más frecuencia en este grupo de personas que en aquellas que tienen sistemas inmunitarios fuertes.

La historia de Michael

Michael Hauser
Michael Hauser
Fotografía de Marler Clark Law Firm

Michael Hauser se estaba recuperando de un tratamiento contra el cáncer y estaba ocupado haciendo planes para unas vacaciones, y explorando áreas para cazar, cuando se enfermó de listeriosis después de comer melón cantalupo en agosto del 2011. Mientras estaba hospitalizado, a Michael le dio meningitis por listeria. Sufrió varias convulsiones y estuvo en coma durante 8 semanas.

Se le hicieron varias operaciones, pasó un mes en un establecimiento de cuidados intensivos prolongados y dos meses en un hospital de rehabilitación neurológica. Finalmente, después de pasar cinco meses hospitalizado, Michael volvió a su casa el 7 de febrero del 2012, tetrapléjico. Michael murió 3 semanas más tarde, el día de su cumpleaños: el 21 de febrero del 2012. (Lea la historia completa de Michael*).

Adultos mayores de 65 años

La listeria se puede propagar a través del torrente sanguíneo y causar meningitis, y a menudo provoca la muerte. Para los mayores de 65 años, el riesgo es cuatro veces mayor que el de la población en general.

La historia de Paul

Paul A. Schwartz
Paul A. Schwartz
Fotografía de Pew Health.

Paul A. Schwarz, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 92 años, que recibió 2 medallas Corazón Púrpura, era activo y tenía buena salud cuando contrajo una infección por listeria después de comer melón cantalupo en septiembre del 2011.

Paul murió el 18 de diciembre del 2011 dejando atrás a su esposa Rosellen —con quien estuvo casado 68 años—, cinco hijos, nueve nietos y diez bisnietos. (Escuche la historia completa de Paul*).

Cómo proteger a aquellos en riesgo

Hemos hecho algunos avances contra la listeria. Sin embargo, podemos hacer más para proteger a las personas que tienen un alto riesgo de intoxicación alimentaria y hacer que los alimentos sean más seguros para todos. El informe de Vital Signs enumera medidas que podemos tomar para combatir este problema.

¿Qué puede hacer usted?

Las personas que tienen alto riesgo y las que cocinan para ellas pueden:

  • Saber qué alimentos son riesgosos y no comerlos.
  • No consumir leche cruda (sin pasteurizar) ni los quesos blandos que se hacen con ella.
    • Tenga en cuenta que los quesos blandos que se hacen con leche pasteurizada, como el queso fresco, probablemente contaminados durante el proceso de producción, han causado infecciones por listeria.
  • Calentar los fiambres (carnes frías) y las salchichas a altas temperaturas antes de comerlos.
  • Guardar las sobras en la nevera dentro de 2 horas después de su preparación y en recipientes poco profundos con tapa, y consumirlas antes de que pasen 3 a 4 días.
  • Ser cuidadosos para evitar la contaminación cruzada en la nevera o en otros lugares de la cocina.
  • Usar un termómetro para asegurarse de que la temperatura de su nevera sea de 40 °F o menor y que el congelador esté a 0 °F o menos.

Para más información acerca de la listeria, visite el sitio web de los CDC sobre la listeria.

Para más información acerca de cómo prevenir la intoxicación alimentaria, visite www.foodsafety.gov*.

Los CDC desean agradecer a las familias de Stephanie, Michael Hauser y Paul A. Schwarz; al grupo Marler Clark*; a Pew Charitable Trusts*, y a la organización STOP* por ayudar a concientizar al público acerca de la seguridad de los alimentos y aquellos afectados por la listeria y otras enfermedades transmitidas por los alimentos.

Más información

Envíe una tarjeta electrónica

  • ¡Cuidado con ese bocado! A algunas personas les sienta muy mal
    tarjeta electronica

 

Escuche el podcast de Vital Signs sobre intoxicaciones alimentarias

*Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Los CDC trabajan a toda hora para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud, con el fin de mejorar la seguridad de la nación. Los CDC, una agencia federal de los EE. UU., utilizan la ciencia y la prevención para facilitar la toma de decisiones saludables. Los CDC buscan ayudar a que las personas tengan una vida más larga, productiva y saludable.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC-INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z