Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Protéjase contra el virus respiratorio sincitial

Padre cargando a su bebéEl virus respiratorio sincitial (VRS) es común desde el otoño hasta la primavera. Por lo general, produce síntomas leves, parecidos a los de un resfrío. Sin embargo, el VRS puede ser grave, especialmente en bebés y adultos de edad avanzada. Ayude a proteger a su hijo y a los demás de este virus.

El virus respiratorio sincitial, o VRS, es un virus común que se propaga mediante la tos y los estornudos. También se puede contraer al tocar superficies que lo tengan y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. La mayoría de los niños contrae este virus antes de los 2 años. Los niños sanos, por lo general, presentan síntomas leves similares a los del resfrío y se recuperan en una a dos semanas sin necesidad de tratamiento. No obstante, el virus respiratorio sincitial puede causar infecciones graves de los pulmones, incluidas la bronquiolitis (una infección de las vías respiratorias pequeñas) y neumonía. Cada año en los Estados Unidos, entre 75 000 y 125 000 bebés menores de 1 año son hospitalizados debido a infecciones por el VRS.

Conozca los síntomas

Muchos síntomas iniciales del virus respiratorio sincitial son similares a los del resfrío común. Los bebés y niños pequeños pueden presentar::

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Moqueo
  • Tos
  • Sibilancias

Llame al médico si su hijo tiene dificultad para respirar, si no está tomando suficientes líquidos o si sus síntomas están empeorando.

Entre quienes tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave a causa del virus respiratorio sincitial están:

  • Los bebés prematuros.
  • Los niños menores de 2 años con enfermedad pulmonar crónica o ciertos problemas cardiacos.
  • Los adultos de 65 años en adelante.
  • Las personas con el sistema inmunitario debilitado, como las que tienen la infección por el VIH, las que han recibido trasplantes de órganos y ciertos tratamientos médicos como quimioterapia.

Ayude a prevenir la propagación del VRS

Usted puede ayudar a protegerse, proteger a su hijo y a los demás de la infección por el VRS si sigue algunos consejos de prevención:

  • Lávese frecuentemente las manos
    Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos, y ayude a los niños pequeños a que hagan lo mismo. Si no dispone de agua y jabón, use limpiadores para manos a base de alcohol. Lavarse las manos lo ayuda a protegerse contra los microbios.
  • No se lleve las manos a la cara
    Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca si no se ha lavado las manos. Los microbios se transmiten de este modo.
  • Evite el contacto cercano con las personas enfermas
    Evite el contacto cercano, como dar besos, abrazar o compartir el vaso o los cubiertos con las personas que tengan síntomas similares a los del resfrío.
  • Cúbrase la nariz y la boca cuando tosa o estornude
    Cúbrase con un pañuelo desechable la nariz y la boca cuando tosa o estornude y luego bote el pañuelo en la basura.
  • Limpie y desinfecte las superficies
    Limpie y desinfecte las superficies y los objetos que las personas toquen frecuentemente como juguetes y manijas de las puertas. Cuando las personas infectadas con el virus respiratorio sincitial tocan superficies y objetos, pueden dejar allí microbios. Además, cuando tosen o estornudan, las gotitas que expulsan y que contienen microbios pueden caer en las superficies y objetos.
  • Quédese en casa si está enfermo
    Si es posible, quédese en casa y no vaya al trabajo, a la escuela ni a lugares públicos cuando esté enfermo. Esto ayudará a evitar que otros se contagien de su enfermedad.

Si usted tiene síntomas similares a los del resfrío, debería tener cuidado extra y mantenerse alejado de las personas que tengan mayor riesgo de enfermarse de gravedad a causa del VRS. Sea esto posible o no, usted debería seguir cuidadosamente los consejos preventivos descritos anteriormente.

Con frecuencia los niños se transmiten los virus en la escuela o guardería. Limitar el tiempo que los niños con alto riesgo pasan en estos entornos durante la temporada del virus respiratorio sincitial, puede ayudar a protegerlos de la infección. Para obtener más información, vea Cómo prevenir la propagación de enfermedades en guarderías o escuelas.

No existe una vacuna para prevenir la infección por el VRS, pero hay un medicamento que puede proporcionar protección en algunos bebés. Este medicamento (llamado palivizumab) consiste en una serie de inyecciones mensuales. Por lo general, durante la temporada del virus respiratorio sincitial, los médicos aplican las inyecciones una vez al mes a los bebés y niños pequeños que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente por este virus. Si Ie preocupa el riesgo de su hijo de contraer el VRS, consulte con su pediatra acerca de estas inyecciones.

Proteja a su hijo del VRS. Lávese las manos con frecuencia. Cúbrase la nariz y la boca cuando tosa y estornude. Evite tocarse la cara si no se ha lavado las manos. Limpie y desinfecte las superficies. Evite el contacto cercano con las personas enfermas. Quédese en casa si está enfermo.

Ir Arriba