Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Proteja a los bebés contra la tosferina (pertussis)

Foto de un bebé recién nacidoLa tos ferina es muy contagiosa y puede enfermar gravemente a las personas, en especial a los bebés que son muy pequeños para haber recibido todas las vacunas. Proteja a los bebés contra la tosferina vacunándose y asegurándose de que su hijo reciba sus vacunas.

La tos ferina es muy contagiosa y muy grave en los bebés. Las personas con tosferina generalmente transmiten la enfermedad al toser o estornudar cerca de otras personas, que a su vez inhalan la bacteria de la tosferina. Muchos bebés que contraen tosferina contraen la infección de sus padres, hermanos mayores u otras personas que los cuidan, quienes a veces ni siquiera saben que tienen la enfermedad.

Alrededor de la mitad de los bebés menores de 1 año que contraen la tosferina necesitan tratamiento en el hospital. Aproximadamente 1 de cada 4 bebés hospitalizados con tosferina contrae neumonía (infección de los pulmones) y unos 2 de cada 3 tendrán problemas para respirar. La tosferina puede ser mortal para 1 o 2 bebés de cada 100 que son hospitalizados.

Una familia: mamá embarazada, papá y niño pequeño

Debido a que los bebés se pueden enfermar gravemente y a que pueden contraer la tosferina de cualquier persona a su alrededor, necesitan protección. Hay tres formas claves en que usted puede protegerlos con las vacunas:

  • Si está embarazada, vacúnese en el tercer trimestre.
  • Asegúrese de que los familiares y quienes cuiden al bebé estén vacunados.
  • Asegúrese de que su bebé reciba todas las dosis de la vacuna contra la tosferina de acuerdo con el calendario de vacunación recomendado por los CDC.

Las mujeres embarazadas necesitan la vacuna contra la tosferina

Hable con su médico acerca de recibir la dosis de la vacuna contra la tosferina, llamada Tdap, para su protección y la de su bebé. Los CDC recomiendan que usted reciba la Tdap entre las semanas 27 y 36 de cada embarazo*. Después de que reciba la vacuna, su organismo creará anticuerpos protectores (proteínas producidas por el cuerpo para luchar contra las enfermedades) y le pasará algunos de ellos a su bebé antes del nacimiento. Estos anticuerpos le proporcionan a su bebé alguna protección a corto plazo contra la tosferina temprano en su vida. Estos anticuerpos también pueden proteger a su bebé de algunas de las complicaciones más graves que se presentan con la tosferina, como la neumonía (infección de los pulmones) y la encefalopatía (enfermedad del cerebro). Además de la tosferina, la vacuna Tdap brinda una protección combinada contra el tétanos y la difteria.

Todas las personas que estén cerca de su bebé necesitan la vacuna contra la tosferina

Toda persona que tenga contacto cercano con su bebé, desde los hermanos mayores y primos, hasta los abuelos y quienes lo cuiden, deben estar al día con las vacunas contra la tos ferina. Se recomienda solo una dosis de la Tdap para la mayoría de las personas mayores de 11 años. En la actualidad, los CDC solo recomiendan más de una dosis de esta vacuna para las mujeres embarazadas (cada vez que tengan un embarazo).

Gráfica: Proteja a los bebés contra la tosferina. Sepa cómo hacerlo.

Vea la infografia sobre la tosferina de los CDC.

El momento ideal para recibir la vacuna Tdap es a los 11 o 12 años. Los adolescentes que no la recibieron en la preadolescencia deben recibir una dosis la siguiente vez que vayan al médico. Los CDC recomiendan que todos los adultos de 19 años en adelante que no hayan recibido la Tdap en la preadolescencia o adolescencia deben recibir una dosis de esa vacuna.

Usted puede recibir la Tdap independientemente de cuándo haya recibido su última vacuna contra el tétanos (Td). Es especialmente importante que los familiares y las personas que cuidan de recién nacidos se vacunen con la Tdap al menos dos semanas antes de entrar en contacto cercano con el bebé. Estas dos semanas son importantes porque le dan a su organismo tiempo suficiente de desarrollar inmunidad (anticuerpos) contra la tosferina.

Mantenga a su bebé al día con la vacuna contra la tosferina

Vacunarse contra la tosferina durante el embarazo le proporciona a su bebé algo de protección a corto plazo, pero a medida que crece necesita su propia vacuna para protegerlo. En los Estados Unidos la vacuna contra la tosferina recomendada para niños se llama DTaP. Esta es una vacuna segura y eficaz que protege a los niños contra tres enfermedades: la difteria, el tétanos y la tosferina. Para obtener la mejor proteccion contra la tosferina, los niños necesitan cinco dosis de la DTaP, una en cada una de las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años

Conozca los signos de la tosferina

En un comienzo la enfermedad se manifiesta como el resfriado común, con congestión nasal o moqueo, estornudos y tal vez tos o fiebre leves. Pero después de 1 o 2 semanas, puede comenzar la tos intensa.

A diferencia del resfriado común, la tosferina puede producir una serie de accesos de tos que duran varias semanas. Puede causar accesos de tos intensos, rápidos y repetidos, hasta que los pulmones se quedan sin aire y la persona tiene que hacer un esfuerzo mayor para respirar, lo cual produce un fuerte silbido*. En los bebés, la tos puede ser mínima o incluso estar del todo ausente. En lugar de la tos podrían tener interrupciones en la respiración (apnea) potencialmente mortales.

Las vacunas contra la tosferina son muy eficaces para proteger a los bebés, pero su eficacia no es del 100%*. La protección de la vacuna contra la tosferina también disminuye al pasar el tiempo. Si la tosferina está circulando en la comunidad, existe la posibilidad de que una persona que haya recibido todas las vacunas contraiga esta enfermedad altamente contagiosa. Si usted se vacuna y contrae la tosferina, tendrá menos accesos de tos, una enfermedad más corta y será menos probable que sufra complicaciones.

Si a usted o a su hijo les da un resfriado acompañado de tos intensa o prolongada, podría ser tosferina. La mejor manera de saberlo es consultando a su médico.

Más información

Más información (en inglés y en español)

Ir Arriba