Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Tétanos: Asegúrese de que su familia esté protegida

piesAsegúrese de que su familia esté al día con la vacuna contra el tétanos para protegerse contra esta grave infección, también conocida como “trismo”. Las bacterias que causan el tétanos pueden estar en cualquier parte del ambiente.

El verano, por lo general, implica asados en familia, días largos jugando afuera y, desafortunadamente, cortes y raspaduras que con frecuencia forman parte de las actividades al aire libre. Comúnmente en el suelo hay bacterias, incluidas las que causan el tétanos, y pueden ingresar al cuerpo por cualquiera de estos cortes en la piel. Asegúrese de que su familia esté protegida al estar al día con la vacuna contra el tétanos.

Protección de las vacunas contra el tétanos

Hay varias vacunas que protegen contra el tétanos.

Vacunas contra el tétanos

DTaP: vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina acelular, para niños menores de 7 años de edad.

Tdap: vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina acelular, para niños mayores y adultos.

Td: vacuna contra el tétanos y la difteria, para niños mayores y adultos.

Vea las declaraciones de información sobre las vacunas (VIS, por sus siglas en inglés).*

La vacuna DTaP (difteria, tétanos y tosferina) es muy eficaz para prevenir el tétanos en niños pequeños. Se recomienda aplicar las dosis de la vacuna DTaP a los bebés a los 2, 4 y 6 meses de edad y de nuevo entre los 15 y los 18 meses de edad. Se recomienda el refuerzo de la vacuna DTaP en los niños de entre 4 y 6 años de edad.

Debido a que la inmunidad contra el tétanos se reduce con el paso del tiempo, los niños mayores necesitan recibir la vacuna Tdap. Este refuerzo contiene una dosis completa de la vacuna contra el tétanos y dosis más bajas de la vacuna contra la difteria y la vacuna contra la tosferina (pertussis). La vacuna Tdap se recomienda en todos los niños y jóvenes de 11 a 18 años, preferiblemente entre los 11 o 12 años de edad.

Después de recibir la vacuna Tdap en la adolescencia o preadolescencia, los adultos necesitan un refuerzo con la Td (tétanos y difteria) cada 10 años para mantenerse protegidos. Para los adultos que no hayan recibido la vacuna Tdap en la adolescencia o preadolescencia, lo más conveniente es que se vacunen con Tdap en lugar de la dosis regular de refuerzo con la Td. La dosis de la Tdap se puede administrar antes de los 10 años indicados, por lo que es recomendable que consulten con el médico para saber qué es lo mejor según su situación particular.

Las vacunas contra el tétanos son seguras, pero se pueden presentar efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves, lo que significa que no afectan las actividades diarias. Vea las declaraciones de información sobre las vacunas* de cada vacuna para informarse más acerca de los efectos secundarios más comunes.

Manténgase al día con la vacunación de su familia

una familia

Asegúrese de que su familia esté al día con la vacuna contra el tétanos.

Para asegurarse de que todos los integrantes de la familia estén protegidos contra el tétanos, haga lo siguiente:

La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas, pero es conveniente que verifique con su compañía de seguros antes de ir al médico. Si no tiene seguro médico o si la cobertura no incluye las vacunas, es probable que su hijo sea elegible para recibir las vacunas por medio del Programa de Vacunas para Niños.*

¿Qué es el tétanos?

El tétanos es una infección causada por bacterias. Cuando las bacterias invaden el cuerpo producen una toxina o veneno que hace que los músculos se contraigan o acalambren dolorosamente. La infección del tétanos afecta principalmente el cuello, el pecho y el abdomen. El tétanos también se conoce como “trismo”, porque a menudo causa contracciones en los músculos del cuello y la mandíbula lo cual hace que sea difícil abrir la boca o tragar. El tétanos también puede causar problemas respiratorios, espasmos musculares graves y convulsiones. La intensidad de los espasmos puede ser tan fuerte que tiene la capacidad de romper los huesos y hacer que de la persona deba pasar varias semanas hospitalizada en cuidados intensivos. La recuperación total puede demorar meses. Si no se trata, el tétanos puede ser mortal.

¿Cómo se propaga el tétanos?

El tétanos se diferencia de otras enfermedades prevenibles con vacunas por el hecho de que no se transmite de persona a persona. En general, las bacterias del tétanos se encuentran en el suelo, el polvo y los fertilizantes, y entran al cuerpo a través de grietas en la piel, usualmente cortes o heridas por punción.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Arriba