Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Estrategias clave para que las escuelas prevengan la obesidad

El impacto de la obesidad infantil

Una maestra con sus alumnos

La obesidad es un problema de salud grave en EE. UU. que afecta a adultos y niños de todas las razas, etnias y niveles de ingresos. La obesidad infantil está relacionada con numerosos problemas físicos y de salud mental.

Entre los niños de 6 y 11 años, la prevalencia de la obesidad pasó a ser más que el doble en las últimas tres décadas, incrementándose de un 6.5% en 1980 a un 17.0% en 2006. La tasa entre adolescentes de 12 a 19 años pasó a ser más que el triple durante el mismo período, incrementándose de un 5.0% a un 17.6%. La obesidad infantil tiene efectos en la salud inmediatos y a largo plazo:

  • Las personas jóvenes obesas tienen mayor riesgo de padecer problemas óseos y de las articulaciones y apnea del sueño.
  • Los niños y adolescentes obesos pueden tener problemas sociales y psicológicos, tales como estigmatización y baja autoestima.
  • Los niños y jóvenes obesos tienen más probabilidad que los de peso normal de tener sobrepeso o ser obesos cuando son adultos.
  • Seis de diez jóvenes tienen al menos un factor de riesgo adicional de padecer enfermedades cardíacas, tales como colesterol alto o hipertensión.

Estudiantes en un aulaEs fundamental tener buenos hábitos alimenticios y realizar actividad física para mantener un peso saludable. Lamentablemente, menos del 25% de los adolescentes comen suficientes frutas y vegetales y sólo un tercio de los adolescentes realizan los 60 minutos recomendados de actividad física diaria.

El rol de las escuelas para prevenir la obesidad infantil

Revertir la epidemia de obesidad requiere de un esfuerzo a largo plazo y bien coordinado para que llegue a las personas jóvenes a los lugares donde viven, aprenden y juegan. Las escuelas son socios clave en este esfuerzo:

  • Más del 95% de los jóvenes de EE. UU. asisten a una escuela.
  • Los estudiantes tienen la oportunidad de comer una porción más grande que la que se necesita a diario y estar físicamente activos cuando asisten a la escuela.
  • Las escuelas son el lugar ideal para enseñarles a los jóvenes cómo adoptar y mantener un estilo de vida saludable y activo.
  • Investigaciones muestran que los programas escolares bien organizados y bien implementados pueden promover de manera efectiva la actividad física y la alimentación saludable.
  • Investigaciones recientes muestran la conexión que existe entre la actividad física, la buena alimentación, la educación física y los programas de nutrición y el rendimiento académico.

Una niña con una manzanaSi trabajan con otras organizaciones públicas, de voluntariado y del sector privado, las escuelas pueden ayudar a cambiar el ambiente social y físico de un niño y brindar información, herramientas y estrategias prácticas para ayudar a los estudiantes a adoptar estilos de vida saludables.

Para ayudar a las escuelas en estos esfuerzos, los CDC revisan evidencia científica para determinar qué normas y prácticas escolares son más propensas a mejorar los comportamientos de salud claves entre los jóvenes, incluyendo la actividad física y la alimentación saludable. En base a estas revisiones, los CDC identificaron 10 estrategias para ayudar a las escuelas a prevenir la obesidad a través de la promoción de la actividad física y la alimentación saludable. Los CDC y sus socios desarrollaron además herramientas fáciles de usar para ayudar a las escuelas a implementar cada una de estas estrategias de manera efectiva.

10 estrategias clave

Construya una base fuerte

  • Fomente la actividad física y la alimentación a través de programas escolares de salud coordinados.
  • Designe un coordinador escolar de salud y mantenga activo un consejo de salud escolar.
  • Evalúe las normas y programas de salud escolar y desarrolle un plan de mejoras.
  • Fortalezca las normas escolares de alimentación y actividad física.

Prepárese

  • Implemente un programa de promoción de la salud de alta calidad para el personal escolar.
  • Implemente un curso de alta calidad sobre educación para la salud.
  • Implemente un curso de alta calidad sobre educación física.
  • Incremente las posibilidad de que los estudiantes hagan actividad física.
  • Implemente programas de calidad alimenticia escolar.
  • Asegúrese de que los estudiantes tengan elecciones saludables de comidas y bebidas fuera del programa alimenticio escolar.

 

Más información (en inglés y español)

Marque la diferencia en su escuela

Las escuelas y la prevención de la obesidad

Descargar un Podcast

Recursos adicionales (en inglés)

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC-INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z