Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Abril es el Mes de Concientización sobre las ETS

Grupo de adultos jóvenesTome tres medidas simples para proteger su salud: Hablar. Hacer la prueba. Tratar.

Al comenzar este Mes de Concientización sobre las ETS, los CDC hacen un llamado a las personas y a los proveedores de atención médica a tomar tres medidas simples: Hablar. Hacer la prueba. Tratar. Recuerde estas tres medidas importantes para la salud, sepa en qué consisten y cómo aplicarlas, y ¡póngalas en práctica todo el año!

La historia verdadera sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Son demasiadas las personas que quieren evitar el tema directamente, pero los datos de salud pública nos muestran que hay una epidemia oculta de ETS. De hecho, los CDC estiman que 20 millones de infecciones nuevas de ETS ocurren cada año en los Estados Unidos y que le cuestan al sistema de atención médica cerca de 16 000 millones de dólares en costos médicos directos. Además, en la actualidad el total de infecciones de transmisión sexual en hombres y mujeres en el país supera los 110 millones.

¿Por qué nos importa?

Por primera vez en casi una década, aumentaron las tasas de tres de las ETS más comunes (clamidia, gonorrea y sífilis) al mismo tiempo. Estas infecciones pueden amenazar la salud y el bienestar de manera inmediata y a largo plazo. Las ETS que no reciben tratamiento pueden causar complicaciones reproductivas, como infertilidad (no poder quedar embarazada) y embarazos ectópicos (embarazos que se producen fuera del útero). También pueden aumentar el riesgo de las personas de contraer y transmitir el VIH.

Los jóvenes de 15 a 24 años, y los homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres siguen siendo quienes están en mayor riesgo de infección. ¿Por qué? Es complicado, pero sabemos que los comportamientos de riesgo de cada persona no son la única razón. Los factores ambientales, sociales y culturales, entre los que se incluyen un alto nivel de ETS en estas poblaciones y la dificultad de acceso a la atención médica de alta calidad, contribuyen a una carga de ETS más alta.

La buena noticia es que ¡las ETS se pueden prevenir!

Hay medidas que todos pueden tomar para evitar las consecuencias negativas para la salud y reducir la carga general de las ETS.

Veamos detenidamente cómo puede hacer para Hablar. Hacer la prueba. Tratar. para proteger su salud sexual:

HABLAR. Hable abiertamente con su(s) pareja(s) y con su proveedor de atención médica sobre el sexo y las ETS.

  • Hable con su pareja antes de tener relaciones sexuales. ¿No está seguro de cómo hacerlo? Tenemos un recurso para ayudarlo a comenzar. Si va a tener relaciones sexuales, hable de las muchas opciones para la prevención* que hay disponibles y que incluyen el uso de condones.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre sus antecedentes sexuales, y pregúntele qué pruebas para la detección de ETS son adecuadas para usted.

HACER LA PRUEBA. Hágase la prueba. Muchas ETS no producen síntomas, así que la única forma de saber con seguridad si tiene una infección es con una prueba. Vea las pruebas que los CDC recomiendan,* y averigüe dónde se puede hacer la prueba.

TRATAR. Si las pruebas de ETS le dan resultados positivos, trabaje con su médico para recibir el tratamiento correcto.

Algunas ETS se pueden curar con el medicamento adecuado, pero las que no se pueden curar se pueden tratar. Para garantizar que el tratamiento sea exitoso asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Tomar todos los medicamentos que su médico le recete, y no compartirlos con nadie.
  • No tener relaciones sexuales hasta que tanto usted como su(s) pareja(s) hayan completado el tratamiento.

Los proveedores de atención médica también pueden ayudar. Proteger la salud de sus pacientes es tan fácil como Hablar. Hacer la prueba. Tratar.

HABLAR. Brindar la mejor atención médica posible significa hablar con sus pacientes sobre la salud sexual y prácticas sexuales seguras.

HACER LA PRUEBA. Haga pruebas a sus pacientes según las recomendaciones de los CDC. Sabemos que está ocupado, por eso creamos un cuadro sinóptico* con las recomendaciones de los CDC para las pruebas de detección de ETS.

Las mujeres embarazadas también pueden contraer ETS. Proteja a la madre y al bebé al hacerles a todas las mujeres embarazadas las pruebas de sífilis, VIH, clamidia y hepatitis B, y también la de gonorrea a las mujeres en riesgo de contraerla, desde el principio del embarazo. Lea la hoja informativa sobre las ETS durante el embarazo de los CDC, para ver rápidamente a quién le debe hacer la prueba y cuándo.

TRATAR. Siga las Pautas de los CDC para el tratamiento de las ETS* para asegurarse de que sus pacientes reciban atención médica y tratamiento eficaces. Tenga estas pautas a mano al descargar nuestra aplicación gratuita para dispositivos Apple y Android desde esta página.*

También debe saber el papel que usted desempeña con relación a los siguientes temas sobre tratamiento:

  • Tratamiento expedito para la pareja o EPT (por sus siglas en inglés), para las parejas de los pacientes que no están dispuestos o no pueden acceder a la atención médica. Hay más información disponible en nuestro sitio web.* También puede ponerse en contacto con su departamento de salud* local o estatal para obtener más información sobre las ETS en su área.
  • La gonorrea resistente a los fármacos* está haciendo que esta infección común sea cada vez más difícil de tratar. Mantenga nuestra última opción de tratamiento al usar solamente la recomendación de terapia dual* de los CDC.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Arriba