Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Vacunas antimeningocócicas para preadolescentes y adolescentes

Un grupo de adolescentesHable con el médico de su hijo adolescente sobre la vacuna antimeningocócica para ayudar a proteger su salud. La enfermedad meningocócica es una enfermedad muy grave en la cual puede ocurrir la muerte en tan solo unas pocas horas.

La enfermedad meningocócica no es muy común en los Estados Unidos, pero los adolescentes y adultos jóvenes tienen mayor riesgo de contraerla. La buena noticia es que hay vacunas aprobadas para ayudar a prevenir los tipos de enfermedad meningocócica que son más comunes en los Estados Unidos (los serogrupos "B", "C" e "Y").

Vacunas antimeningocócicas recomendadas para preadolescentes y adolescentes

Todos los niños de 11 a 12 años deberían recibir una dosis única de la vacuna antimeningocócica conjugada cuatrivalente. Se recomienda una dosis de refuerzo a los 16 años para que los adolescentes sigan teniendo protección durante las edades en que tienen el mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica. Esta vacuna ayuda a proteger contra los serogrupos "A", "C", "W" e "Y", pero no contra el serogrupo "B". Si a su hijo adolescente le falta una dosis, pídale a su médico que se la pongan ahora.

Los adolescentes y adultos jóvenes (de 16 a 23 años) también pueden recibir una vacuna antimeningocócica del serogrupo B, preferiblemente entre los 16 y 18 años de edad. Se necesitan dos o tres dosis de la vacuna antimeningocócica del serogrupo B, dependiendo de la marca de la vacuna. Se debe usar la misma marca para todas las dosis. Hable con el médico de su hijo adolescente si le interesa que le pongan la vacuna antimeningocócica del serogrupo B.

Efectos secundarios y riesgos de la vacunación

Cerca de la mitad de las personas que reciben la vacuna antimeningocócica conjugada cuatrivalente tiene problemas leves luego de vacunarse, como enrojecimiento o dolor en el lugar en que se aplicó la inyección o fiebre baja. Un pequeño porcentaje de las personas que reciben la vacuna presenta fiebre baja. Estas reacciones por lo general desaparecen por sí solas dentro de 1 a 2 días, pero también es posible que se produzcan reacciones graves.

Términos útiles

  • Bacteriemia: Una infección del torrente sanguíneo.
  • Meningitis: Una infección del tejido que recubre el cerebro y la médula espinal.
  • Neisseria meningitidis: Las bacterias que causan la enfermedad meningocócica.
  • Cuatrivalente: Que protege contra 4 serogrupos; en el caso de la enfermedad meningocócica, esos serogrupos son "A", "C", "W" e "Y".
  • Septicemia: Una infección grave del torrente sanguíneo; intoxicación de la sangre.
  • Serogrupo: Un grupo de bacterias que están relacionadas estrechamente; existen cinco serogrupos de Neisseria meningitidis que causan la mayoría de los casos de enfermedad meningocócica en el mundo: "A", "B", "C", "W" e "Y".

Más de la mitad de las personas que reciben la vacuna antimeningocócica del serogrupo B presenta problemas leves:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se aplicó la vacuna
  • Cansancio (fatiga)
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular o articular
  • Fiebre o escalofríos
  • Náuseas o diarrea

Estas reacciones por lo general desaparecen por sí solas dentro de 3 a 7 días, pero también es posible que se produzcan reacciones graves.

En los preadolescentes y adolescentes también existe el riesgo de que se desmayen después de recibir estas vacunas o cualquier inyección.

La enfermedad meningocócica y sus síntomas

Enfermedad meningocócica se refiere a cualquier enfermedad causada por las bacterias Neisseria meningitidis. Las dos enfermedades más graves y comunes causadas por estas bacterias son las infecciones del tejido que recubre el cerebro y la médula espinal (meningitis), y las infecciones del torrente sanguíneo (bacteriemia o septicemia).

Los síntomas de la enfermedad meningocócica pueden incluir la aparición repentina de fiebre alta, dolor de cabeza o rigidez en el cuello. La enfermedad puede comenzar con síntomas similares a los de la influenza (gripe), y con frecuencia también causa náuseas, vómitos, mayor sensibilidad a la luz, sarpullido y confusión. Si cree que usted o su hijo tienen cualquiera de estos síntomas, llame al médico de inmediato.

Tratamiento y complicaciones

Una adolescente recibiendo una vacuna

La vacuna antimeningocócica conjugada se recomienda como vacuna rutinaria a los niños de 11 a 12 años. Se necesita una dosis de refuerzo a los 16 años.

El diagnóstico y tratamiento tempranos son muy importantes. La enfermedad meningocócica se puede tratar con antibióticos (medicamentos que matan a las bacterias en el cuerpo). Sin embargo, aun con tratamiento antibiótico, entre 10 y 15 de cada 100 personas que contraen la enfermedad meningocócica morirán. Aproximadamente entre 11 y 19 de cada 100 sobrevivientes tendrán discapacidades a largo plazo, como la pérdida de extremidades, sordera, problemas del sistema nervioso o daño cerebral.

La enfermedad meningocócica se transmite de persona a persona

Las bacterias que causan la enfermedad meningocócica se transmiten de una persona a otra a través de las secreciones respiratorias (como la saliva, al darse un beso o toser) durante el contacto cercano o prolongado, en especial entre las personas que comparten una habitación o viven en la misma casa. Afortunadamente, estas bacterias no son tan contagiosas como los microbios que causan el resfriado común o la influenza. Además, estas bacterias no se transmiten por contacto ocasional o por solo respirar el aire donde ha estado una persona con enfermedad meningocócica.

Las personas pueden ser "portadoras" de las bacterias que causan esta afección sin enfermarse. Ser portador significa que las bacterias viven en la nariz y la garganta de la persona, pero que no invaden su cuerpo ni hacen que se enferme. Por lo tanto, los portadores no presentan síntomas de la enfermedad meningocócica. Debido a que las bacterias son transmitidas con mayor frecuencia por personas que son portadoras, la mayoría de los casos de enfermedad meningocócica (97 o 98 de cada 100) parecen ser casos aislados y no son asociados a otros casos.

Los brotes de enfermedad meningocócica pueden producirse en comunidades, escuelas, universidades, prisiones y otras poblaciones. Muy pocos casos (2 o 3 de cada 100) ocurren como parte de un brote.

Arriba