Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Seguridad de las medicinas: quién corre peligro y qué puede hacer usted


Una de las cosas más importantes que pueden hacer los pacientes para protegerse a sí mismos y proteger a sus familias es aprender como tomar, cuidar y guardar adecuadamente sus medicinas.

¿Qué significan la seguridad de las medicinas y los efectos adversos de las medicinas?

una niña pequeña toma una medicina de mano de un adulto.

La seguridad de las medicinas abarca una serie de medidas que pueden tomar los pacientes para beneficiarse lo más que puedan de las medicinas, con el menor riesgo posible. Cuando alguien se ha visto afectado por una medicina, se dice que ha sufrido un efecto adverso.

¿Constituyen los efectos adversos un problema de gran magnitud?

Hay muchas maneras de medir el alcance de un problema relacionado con la seguridad de las medicinas. En un estudio realizado recientemente, los CDC abordaron el tema de los problemas serios que en el corto plazo pueden causar las medicinas que la gente toma fuera de los ambientes hospitalarios. Se calcula que en los Estados Unidos las salas de emergencia reciben más de 700,000 visitas al año a causa de los efectos adversos de las medicinas. Cerca de 120,000 de estos pacientes deben ser hospitalizados para someterlos a otros tratamientos. Este es un importante problema que tiene que ver con la seguridad del paciente, sin embargo, muchos de estos efectos adversos de las medicinas pueden prevenirse.

¿Quién está en peligro de sufrir efectos adversos a causa de las medicinas?

Cualquier persona que tome medicinas corre algún peligro de sufrir un efecto dañino. El alcance del peligro depende de la salud del paciente, las medicinas que toma y la forma en que las toma. Sin embargo, datos nacionales indican que hay ciertos riesgos y grupos de riesgo principales:

  • Niños pequeños los niños de menos de 5 años de edad son dos veces más propensos que los niños de más edad a que los lleven a una sala de emergencia por efectos adversos causados por las medicinas (cerca de 98,000 visitas de emergencia al año). En la mayoría de los casos se trata de niños pequeños que encuentran y toman medicinas por sí solos, sin la supervisión de un adulto.
  • Adultos de más edad: los adultos de 65 años de edad o más también son dos veces más propensos que otros adultos a visitar las salas de emergencia por efectos adversos causados por las medicinas (más de 177,000 visitas de emergencia al año). La probabilidad de que los adultos de más edad sean hospitalizados después de una visita de emergencia es casi siete veces más alta que entre otros adultos, pero la gran mayoría de estas hospitalizaciones se deben a unas cuantas medicinas que se sabe que deben manejarse con cuidado para evitar problemas. Entre las medicinas que requieren especial cuidado se encuentran los anticoagulantes de la sangre (p. ej. la warfarina en inglés), medicinas para la diabetes (p. ej., insulina en inglés), medicinas para las convulsiones (p. ej., la fenitoína en inglés) y medicinas para el corazón (p. ej. la digoxina en inglés).
  • Adultos de todas las edades: la mortalidad por sobredosis accidental de medicinas recetadas alcanza el nivel más alto entre los adultos de mediana edad (40-49 años). En el 2004, más de 7,500 personas en los Estados Unidos perdieron la vida a causa de una sobredosis accidental de analgésicos a base de opioides (o narcóticos) o medicinas para aliviar el dolor (como la metadona, la oxicodona y la hidrocodona en inglés), más que de la cocaína y la heroína
un hombre consulta con doctora

¿Qué pueden hacer los pacientes?

Todos los pacientes

  • Conozca sus medicinas. Haga una lista de los nombres de las medicinas que está tomando, las dosis que debe tomar y cuándo debe tomarlas. Incluya en la lista las medicinas de venta libre, las vitaminas, los suplementos y las hierbas. Lleve esta lista a todas sus consultas médicas.
  • Siga las instrucciones. Tome las medicinas siguiendo las instrucciones médicas al pie de la letra. No tome ninguna medicina que haya sido recetada para otra persona.
  • Haga preguntas. Si usted no conoce las respuestas a las siguientes preguntas, consulte a su médico o farmacéutico.
    • ¿Por qué estoy tomando esta medicina?
    • ¿A qué problemas comunes debo estar atento?
    • ¿Qué debo hacer si tengo alguno de estos problemas?
    • ¿Cuándo debo dejar de tomar esta medicina?
    • ¿Puedo tomar esta medicina junto con las otras medicinas que tengo en la lista?

Padres de niños pequeños

  • Almacene las medicina en forma segura. Guarde todas las medicinas en un sitio seguro, lejos del alcance de los niños. Deje las medicinas en sus envases originales y asegúrese de que estén bien cerrados. Nunca le diga a un niño que una medicina es un caramelo.
  • Evite dar medicinas innecesarias. Los antibióticos y las medicinas para la tos y el resfriado no curarán la mayoría de los resfriados, la influenza o gripe, la tos, el dolor de garganta ni las secreciones nasales. En ocasiones, estas medicinas pueden hacer más daño que bien.

Adultos y personas de mayor edad

  • Tome las medicinas para el dolor solamente según las instrucciones. Si está tomando analgésicos a base de opioides, infórmele al médico si también está tomando otras medicinas, pues algunas de ellas pueden causar efectos adversos, como una sobredosis, si se toman junto con los analgésicos.
  • Pregunte si necesita hacerse exámenes de sangre. Si está tomando alguna medicina que requiere que se haga unos exámenes especiales, tome las debidas precauciones y hágase exámenes de sangre con regularidad. Entre las medicinas que requieren especial cuidado se encuentran los anticoagulantes de la sangre (p. ej. la warfarina en inglés), medicinas para la diabetes (p. ej., insulina en inglés), medicinas para las convulsiones (p. ej., la fenitoína en inglés) y medicinas para el corazón (p. ej. la digoxina en inglés)

Más Información

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC-INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z