Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Historias de fumadores: Cinco razones para dejar de fumar para siempre

Spanish feature placeholder imageConozca a cinco personas de la vida real en los nuevos e impactantes anuncios de los CDC. Ellas quieren ser "su razón" para que deje de fumar para siempre.

Nadie que empieza a fumar en la adolescencia piensa que podría sufrir graves consecuencias para la salud, sino hasta que sea mucho mayor. Pero muchos fumadores enfrentan graves consecuencias mucho antes, lo que los hace perderse importantes momentos de la vida y afecta profundamente a sus cónyuges, hijos, familiares y amigos. Eso es exactamente lo que les pasó a los cinco protagonistas de los anuncios de la campaña de los CDC Consejos de exfumadores (Consejos) del 2016. Ellos comparten sus historias muy personales en nuevos e impactantes anuncios que se difundirán en todos los Estados Unidos a partir del 25 de enero. Los anuncios urgen a los fumadores a que dejen de fumar y a que llamen al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669) o al 1-855-DÉJELO-YA (1-855-335-3569) si desean ayuda gratuita.

Siga leyendo para saber cómo el tabaquismo afectó a estas personas y la manera en que cada una de ellas se benefició al dejar de fumar.

Brian

Brian, 60 años, Texas; tuvo su primer ataque cardiaco a los 35 años.

El tabaquismo y las enfermedades cardiacas

Las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares están entre las principales causas de muerte y discapacidad en los Estados Unidos. Muchas personas tienen alto riesgo de sufrir estas afecciones y no lo saben. La buena noticia es que muchos factores de riesgo de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir o controlar.

Para cuando tenía 11 años, Brian fumaba medio paquete de cigarrillos al día. Entró a la Fuerza Aérea a los 19 años porque quería recorrer el mundo; seguir una carrera militar era importante para él. A los 35, mientras estaba destinado en Inglaterra, tuvo intensos dolores en el pecho y se desmayó. Estaba sufriendo un ataque cardiaco. Con los años, los problemas cardiacos de Brian empeoraron y mucho de su tiempo lo pasó en hospitales. Se perdió muchos eventos importantes con su familia. Su enfermedad fue especialmente difícil para su esposa y sus hijos. Cada vez que Brian se sometía a una operación, se despedían de él porque nunca sabían si iba a sobrevivir. Ahora Brian pasa todo el tiempo que puede con sus seres queridos y está agradecido por finalmente haber dejado de fumar para siempre. “Cada día es un regalo pasar tiempo con mi esposa y mis nietos”, dijo Brian.

El tabaquismo y la epoc

Becky

Becky, 54 años, Ohio; se le diagnosticó epoc a los 45.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) es un grupo de enfermedades —enfisema, bronquitis crónica y, a veces, asma— que bloquean el flujo de aire y causan problemas respiratorios. Por lo general, la epoc es causada por fumar. La gravedad de los síntomas depende de cuán dañados estén los pulmones. Si usted fuma y lo sigue haciendo, el daño empeorará más rápido que si deja de fumar. La mejor manera de prevenir la epoc es nunca comenzar a fumar y si usted fuma, dejar de hacerlo.

Becky comenzó a fumar cigarrillos en la escuela secundaria superior. Como muchas niñas de su edad, pensó que fumar la ayudaría a ser aceptada por los demás. A los 45 años, a Becky —que para entonces era una abogada muy ocupada— le diagnosticaron epoc. Su médico le dijo varias veces que dejara de fumar. Una tarde, mientras estaba en el trabajo, Becky no podía respirar. Trató de no entrar en pánico, pero se dio cuenta de que necesitaba ayuda médica de inmediato. Becky recuerda haber despertado en la unidad de cuidados intensivos. Hoy Becky necesita oxígeno continuamente para ayudarla a respirar, pero está feliz de finalmente haber podido dejar de fumar y está agradecida de poder ayudar a educar a los demás acerca de los peligros de fumar cigarrillos. “Cada vez que me daban ganas de fumar, me decía ‘escojo no fumar hoy’”, dijo Becky.

Usar dos o más productos de tabaco

Cuando los fumadores disminuyen la cantidad de cigarrillos regulares que fuman al agregar otro producto de tabaco, podría parecer que están tomando medidas para mejorar su salud. El uso de dos tipos de productos de tabaco se llama "doble uso". No es una manera eficaz de proteger por completo la salud, independientemente de que el otro producto sea un cigarrillo electrónico, tabaco sin humo u otro producto de tabaco. Dejar de fumar completamente es muy importante para proteger la salud. Fumar aunque sea unos pocos cigarrillos al día es peligroso.

Kristy

Kristy, 35; trató de usar cigarrillos electrónicos para dejar de fumar cigarrillos regulares y terminó usando ambos.

Incluso las personas que fuman "poco" o los fumadores "sociales" pueden tener graves problemas de salud debido al tabaquismo.

  • Fumar tan solo cinco cigarrillos al día duplica su riesgo de morir de enfermedad cardiaca.
  • Es posible que disminuir la cantidad de cigarrillos que fuma no lo proteja por sí solo de una muerte prematura. Y las personas que fuman cigarrillos mueren en promedio 10 años antes que los no fumadores.

A los 33 años, Kristy, una fumadora empedernida y madre de tres niños, trató de usar cigarrillos electrónicos para dejar de fumar cigarrillos regulares. Quería deshacerse de su fuerte tos de fumadora y de la dificultad para respirar. Aunque pudo disminuir la cantidad de cigarrillos regulares que fumaba, nunca pudo dejar de fumar completamente. Kristy siguió usando ambos productos de tabaco y su tos no mejoró. Con el tiempo, dejó de usar cigarrillos electrónicos y volvió a fumar solamente cigarrillos regulares. Poco tiempo después, tuvo un colapso pulmonar y se le diagnosticó epoc en etapa temprana, que se sabe que es causada por fumar cigarrillos regulares. Ahí fue cuando dejó de fumarlos para siempre.

Hoy, a Kristy le encanta ser exfumadora. "Cuando fumaba, no tenía energía. ¡Afectaba toda mi vida!", afirmó. "¡Ahora realmente puedo respirar y jugar con mis hijos!".

El tabaquismo y la salud mental

Rebecca

Rebecca, 57 años, Florida; se le diagnosticó depresión a los 33.

Una de las afecciones que se destacan en la campaña Consejos del 2016 es la depresión. Los estudios muestran que el tabaquismo es mucho más común entre los adultos con afecciones mentales, como depresión o ansiedad, que en la población general. De hecho, al menos 3 de cada 10 cigarrillos consumidos por adultos en los Estados Unidos son fumados por personas con afecciones mentales. Los investigadores todavía no saben por qué los fumadores tienen más probabilidades que los no fumadores de tener depresión, ansiedad u otras afecciones mentales. Sin importar la causa, fumar no es un tratamiento para la depresión o la ansiedad. Recibir ayuda para la depresión y ansiedad, así como dejar de fumar, son la mejor forma de sentirse mejor. Recientes investigaciones han mostrado que los adultos que tienen afecciones mentales y que fuman —como otros fumadores— quieren dejar de fumar, pueden hacerlo y se benefician de tratamientos para la cesación del tabaquismo de comprobada eficacia.

Rebecca comenzó a fumar cuando era adolescente. A los 33, le diagnosticaron depresión. Como muchos fumadores que sufren de depresión, Rebecca pensaba que fumar podía ayudarla a lidiar con sus sentimientos. Pero se volvió un círculo vicioso. Quería dejar de fumar, pero no lo lograba. Esto la deprimía más y volvía a fumar. Después de perder dientes debido a la enfermedad de las encías, que es un riesgo para todos los fumadores, Rebecca supo que tenía que dejar de fumar para siempre. "La realidad me dio un golpe en la cara", dijo Rebecca. El nacimiento de su nieto fue el punto decisivo para ella y dejó de fumar de una vez por todas. Ahora se siente mejor, tanto mental como físicamente. Rebecca está orgullosa de su logro. “Se trata de asumir el control de tu vida y de saber lo que quieres hacer en la vida”, afirmó.

El tabaquismo y la supervivencia al cáncer

Rico

Rico, 48 años, California; exfumador desde el 2011.

Rico empezó a fumar a los 14 años. Idolatraba a su padre —un fumador— y recuerda que cuando era un adolescente en su país natal, las Filipinas, le encendía los cigarrillos. Rico siguió fumando de adulto y aunque intentó dejar de fumar muchas veces, reconoce que su adicción lo hizo difícil. A los 42 años, le diagnosticaron cáncer. De repente, era lo único que importaba. Rico se dio cuenta de que tenía que tomar medidas de inmediato y dejar de fumar para siempre. Los estudios sugieren que dejar de fumar puede mejorar la respuesta del paciente al tratamiento contra el cáncer, y Rico sabía que tenía que asumir el control de su salud y dejar de fumar. Dejó de fumar para siempre porque quería aprovechar todas las oportunidades para sobrevivir al cáncer para poder estar presente cuando su familia lo necesitara y ver crecer a sus hijos que entonces eran adolescentes. Recibió tratamiento para el cáncer y es un sobreviviente desde el 2011. Se siente agradecido de haber podido ver a su hija graduarse de la universidad. "Dejé de fumar para poder ser más que un recuerdo para mi hija", dijo.

Recursos para dejar de fumar

Las personas que dejan de fumar pueden reducir significativamente su riesgo de enfermedad o muerte prematura. Mientras más joven sea al dejar de fumar, mayores probabilidades tendrá de evitar problemas de salud; pero dejar de fumar a cualquier edad beneficiará su salud. Los siguientes recursos pueden ayudarlo a dejar de fumar:

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Arriba