Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Día Mundial del SIDA 2015

Madre e hija en Kenia

Ahora es el momento de actuar

El 1 de diciembre es el Día Mundial del SIDA, una oportunidad para que las personas trabajen activamente y colaboren con sus socios alrededor del mundo para aumentar la concientización sobre el VIH y para que nos ayuden a acercarnos a la meta de tener una generación sin SIDA. El lema de este año, "Ahora es el momento de actuar", nos llama a actuar con urgencia para implementar las estrategias más recientes de prevención del VIH, de gran impacto y basadas en la evidencia.

Nuestra respuesta global

Una cantidad estimada de 36.9 millones de personas tienen VIH/SIDA a nivel mundial. Como agencia de salud pública y de prevención de enfermedades, que se basa en la ciencia, los CDC* proporcionan apoyo que ayuda a más de 60 países* a fortalecer sus programas nacionales contra el VIH/SIDA y a crear sistemas de salud pública sostenibles. Los CDC hacen estas actividades a través del Plan de Emergencia del Presidente para la Lucha contra el SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés)*, el mayor compromiso que haya asumido una nación para combatir una sola enfermedad.

Los recientes avances científicos apuntan ahora hacia el logro de una generación sin SIDA*, una meta impulsada por el presidente Obama en su discurso sobre el Estado de la Unión en el 2013. Los CDC, a través del PEPFAR, trabajan para lograr esa motivadora meta mediante avances científicos comprobados, inversiones inteligentes y una responsabilidad compartida con países socios.

Los esfuerzos globales permitieron que aproximadamente 13.5 millones de personas en países de bajos y medianos ingresos recibieran tratamiento antirretroviral (TAR) para la infección por el VIH en el 2014, lo que representa un aumento desde el 2013. A nivel mundial, más de 15 millones de personas reciben TAR.

Las nuevas infecciones por el VIH han disminuido un 35 % desde el año 2000; el 66 % de las 2 millones de nuevas infecciones por el VIH se produce en países del África subsahariana, donde las mujeres representan más de la mitad de la cantidad total de personas que tienen el VIH.

Las actividades de los CDC a nivel mundial, relacionadas con el VIH y el SIDA, se basan en la ciencia y son fundamentales para salvar vidas y prevenir nuevas infecciones. Las principales actividades* se centran en lo siguiente:

Una nina
  • Proporcionar intervenciones de prevención en combinación*, de comprobada eficacia, como la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo, el tratamiento antirretroviral y la circuncisión masculina médica voluntaria.
  • Llegar a los niños huérfanos y vulnerables, así como a otras poblaciones desatendidas y difíciles de alcanzar.
  • Crear y fortalecer sistemas de salud que incluyan recursos humanos sostenibles para la salud (p. ej., trabajadores de la salud) y sistemas de laboratorio precisos y confiables.

Los innovadores programas de los CDC están ayudando a los países a recolectar y a usar información más detallada para dirigir los servicios de tratamiento del VIH a donde más se necesitan, y para reducir el costo de proporcionar los servicios. Estas actividades también apoyan una mayor responsabilidad y transparencia en el uso de fondos del gobierno de los EE. UU. Los CDC trabajan con socios clave, como el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria —del cual los Estados Unidos son el mayor contribuyente— para garantizar programas complementarios con el fin de lograr que las inversiones tengan el máximo efecto.

Los CDC han ayudado a salvar millones de vidas a través del PEPFAR. En todo el mundo, las muertes relacionadas con el SIDA han disminuido un 42 % desde que alcanzaran su máximo en el 2004. Las mayores expectativas de vida de las personas en sus años más productivos han ayudado a formar familias más seguras y han fortalecido a naciones frágiles devastadas por la epidemia del VIH. Las nuevas infecciones pediátricas por el VIH han disminuido un 58 % desde el 2000. A nivel mundial, 220 000 niños adquirieron la infección por el VIH el 2014, una cifra menor a los 520 000 que hubo en el 2000. Este significativo logro se debe principalmente a los programas basados en la evidencia para prevenir la transmisión de madre a hijo. Aun así, millones de personas en todo el mundo esperan tener acceso a medicamentos antirretrovirales que salvan vidas.

Los Estados Unidos asumieron el firme compromiso de trabajar con gobiernos socios y otras partes interesadas para cambiar el curso del VIH/SIDA. La meta de lograr una generación sin SIDA a nivel mundial es una responsabilidad compartida en la que los países socios tienen el rol principal.

Nuestra respuesta nacional

Alrededor de 1.2 millones de personas tienen el VIH en los Estados Unidos, y 1 de cada 8 no lo sabe. La cifra de nuevos diagnósticos del VIH se ha mantenido relativamente estable en los últimos años.

Hay más herramientas que nunca para prevenir el VIH, incluida la profilaxis prexposición (PrEP, por sus siglas en inglés) para las personas que tienen un riesgo muy alto de contraer ese virus. Tomar el medicamento de la PrEP todos los días puede reducir el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en más de un 90 %. En las personas que se inyectan drogas, la PrEP puede reducir el riesgo en más de un 70 %. La más reciente edición de Signos Vitales, publicada el 24 de noviembre del 2015, proporciona más información sobre las poblaciones que podrían beneficiarse de la PrEP. Según el informe, muchas personas en los Estados Unidos, especialmente muchos hombres homosexuales y bisexuales y usuarios de drogas inyectables, están en alto riesgo de contraer el VIH y podrían beneficiarse de la PrEP.

Este año, la Casa Blanca actualizó la Estrategia Nacional contra el VIH/SIDA* hasta el 2020. En el Día Mundial del SIDA, publicará un plan de acción federal para implementar esa estrategia. Los CDC apoyan la visión de la estrategia de una nación donde las nuevas infecciones por el VIH sean raras. En los Estados Unidos, los esfuerzos de los CDC para prevenir el VIH están dirigidos a las poblaciones con mayor riesgo e incluyen lo siguiente:

  • Proporcionar fondos y asistencia técnica a departamentos de salud.
  • Realizar vigilancia e investigaciones conductuales.
  • Elaborar directrices para el tratamiento y la vigilancia del VIH, y los procedimientos de laboratorio.
  • Evaluar programas.
  • Hacer campañas de comunicación y de alcance a la comunidad a través de la iniciativa Actúa contra el SIDA, que incluye la campaña Detengamos Juntos el VIH, la cual combate el estigma y busca garantizar que todas las personas en los Estados Unidos se informen sobre el VIH. Detengamos Juntos el VIH incluye muchas historias personales sobre lo que significa tener ese virus.
  • Proporcionar capacitación en prevención y tratamiento del VIH.

Además, los CDC, junto con otras agencias y organizaciones, convocarán a la Conferencia Nacional sobre la Prevención del VIH, del 2015*, del 6 al 9 de diciembre del 2015. Esta conferencia facilitará la colaboración entre los científicos, proveedores de atención médica, trabajadores comunitarios y otras personas que trabajan para detener la propagación del VIH en los Estados Unidos.

Los CDC siguen trabajando con sus muchos socios para proporcionar las mejores herramientas de prevención y tratamiento disponibles a las comunidades que más las necesitan, en nuestro país y alrededor del mundo. En este Día Mundial del SIDA, nos complace unirnos a nuestros socios para tomar medidas conjuntas para prevenir la propagación del VIH.

Arriba