Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Concientización sobre el cáncer de piel

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en los Estados Unidos. La mayoría de los casos del melanoma, el tercer tipo de cáncer de piel más mortal, son provocados por la exposición a la luz ultravioleta (UV). Protéjase la piel del sol y evite el bronceado en interiores para disminuir su riesgo del cáncer de piel.

Consejos sobre la seguridad del sol

  • Quédese en la sombra, en especial, durante las horas del medio día.
  • Proteja la piel expuesta con ropa.
  • Use un sombrero de ala ancha para cubrirse la cara, la cabeza, las orejas y el cuello.
  • Use lentes de sol que envuelvan el rostro y que en lo posible bloqueen el 100% de los rayos UVA y UVB.
  • Póngase filtro solar con un factor de protección solar (FPS) 15 o más alto y que contenga protección contra los rayos UVA y UVB.
  • Recuerde volver a aplicarse protector solar como mínimo cada dos horas y cada vez que vaya al agua, sude o se seque.

Datos breves sobre el cáncer de piel

  • Cuando uno se divierte al aire libre, es fácil que se olvide de lo importante que es protegerse del sol. Los rayos UV pueden causar daños en la piel desprotegida en tan solo quince minutos. Sin embargo, pueden pasar hasta doce horas para que se noten en su totalidad los efectos de la exposición al sol.
  • Aunque el día sea fresco y nublado, usted necesita protección solar. Son los rayos UV, no la temperatura, lo que causa el daño.
  • La piel bronceada es piel que ha sufrido daños. Cualquier cambio en la coloración de la piel después de haber estado al aire libre, ya sea por quemadura solar o bronceado, es una señal del daño causado por los rayos UV.
  • Cualquier persona puede contraer cáncer de piel, aunque algunos factores hacen que el riesgo sea mayor.
  • El bronceado en interiores conlleva exposición a los rayos UVA y UVB, los cuales dañan la piel y pueden ocasionar cáncer.
  • Un cambio en la piel es el síntoma más común de cáncer de piel. Estos cambios pueden ser una lesión nueva que le salió en la piel, una llaga que no cicatriza o un cambio en un lunar.
Ir Arriba