Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Comunicado de prensa

Embargado hasta la 1:00 p. m. hora del este, martes 4 de febrero de 2014

Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC

(404) 639-3286

Estudio de los CDC muestra que las muertes de niños que iban en automóviles disminuyeron un 43 por ciento desde el 2002 hasta el 2011

Los niños hispanos y los de raza negra que perdieron la vida en choques tenían menos probabilidades de ir en un asiento de seguridad con el arnés abrochado o de tener puesto el cinturón de seguridad

Las muertes por choques de autos han disminuido, pero todavía son una causa principal de muerte en los niños

Las muertes por choques de autos han disminuido, pero todavía son una causa principal de muerte en los niños.
Ver infografía completa

Las muertes de niños menores de 13 años, que iban en automóviles, disminuyeron un 43 % entre el 2002 y el 2011. Sin embargo, más de 9000 niños murieron en choques durante ese periodo, según el nuevo informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las investigaciones han mostrado que usar asientos de seguridad, asientos elevados y cinturones de seguridad adecuados a la edad y tamaño del niño es la mejor manera de reducir lesiones y salvar vidas en un choque. Aun así, el informe halló que casi la mitad de los niños hispanos (46 %) y los de raza negra (45 %) que perdieron la vida en choques no iban en asientos de seguridad o no llevaban puesto el cinturón de seguridad, en comparación con el 26 % de los niños de raza blanca (2009-2010).

"Ningún niño debería morir en un choque automovilístico por no ir en un asiento de seguridad o no tener el cinturón puesto de manera adecuada. Sin embargo, lamentablemente, eso pasa cientos de veces al año en los Estados Unidos", dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. "Muchas de estas tragedias se pueden prevenir si los padres usan el asiento de seguridad o el cinturón de seguridad adecuado a la edad y tamaño del niño, cada vez que este va en un automóvil", agregó.

Los CDC examinaron datos del Sistema de Análisis y Notificación de Muertes, recolectados entre el 2002 y el 2011 por la Administración Nacional de Seguridad Vial, para determinar la cantidad y la tasa de muertes de ocupantes de automóviles, y el porcentaje de muertes entre los niños menores de 13 años que no iban en un asiento de seguridad o con el cinturón puesto.

El informe Signos Vitales también encontró lo siguiente:

  • Uno de cada tres niños que perdieron la vida en choques en el 2011 no iba en un asiento de seguridad con el arnés abrochado adecuadamente o no tenía puesto el cinturón de seguridad.
  • Solo 2 de cada 100 niños viven en estados que exigen el uso de un asiento de seguridad o un asiento elevado (booster seat) para menores de 9 años.

Las leyes sobre asientos de seguridad hacen que más niños usen el asiento adecuado o el cinturón de seguridad cuando van en auto. Un estudio reciente de Eichelberger y otros autores mostró que en los cinco estados que aumentaron la edad requerida para usar asientos de seguridad o asientos elevados a 7 u 8 años, su uso se triplicó, y las muertes y lesiones graves disminuyeron un 17%.

"Los padres y los que cuidan a los niños tienen un papel importante en mantener seguros a los niños en el auto", declaró el director interino del Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones de los CDC, Daniel M. Sosin, M.D., M.P.H., F.A.C.P. "Los niños a menudo imitan a sus padres, así que es importante que los padres sean un modelo de comportamiento seguro y se pongan el cinturón de seguridad cada vez que vayan en auto. Los padres también deben asegurarse de que los niños siempre vayan en un asiento de seguridad o un asiento elevado adecuado para su edad y tamaño o con el cinturón de seguridad puesto", afirmó.

Para mantener seguros a los niños en el auto, los padres y los que los cuidan pueden:
 

  • Hacer que usen los asientos de seguridad, los asientos elevados y los cinturones de seguridad en el asiento de atrás en cada viaje, por corto que sea.
    • Asiento de seguridad mirando hacia atrás desde el nacimiento hasta los 2 años
      Ponga al niño en un asiento de seguridad mirando hacia atrás y con el arnés abrochado adecuadamente hasta que cumpla 2 años o cuando alcance el peso o la estatura máxima para ese asiento.
    • Asiento de seguridad mirando hacia adelante desde los 2 hasta por lo menos los 5 años
      Cuando el niño ya no pueda ir en su asiento mirando hacia atrás deberá usar un asiento de seguridad que mire hacia adelante —con el arnés abrochado de manera adecuada— hasta por lo menos los 5 años o cuando alcance el peso o la estatura máxima para ese asiento.
    • Asiento elevado desde los 5 años hasta que el cinturón de seguridad del auto se ajuste bien
      Cuando el niño ya no quepa en su asiento de seguridad mirando hacia adelante deberá usar un asiento elevado (booster seat) hasta que el cinturón del auto se le ajuste bien. La estatura recomendada para que el cinturón de seguridad del auto se ajuste bien es 57 pulgadas.
    • Cinturón de seguridad cuando se ajuste bien sin necesidad de un asiento elevado
      El niño ya no necesita usar un asiento elevado cuando el cinturón de seguridad del auto se le ajusta bien, es decir, cuando el cinturón de cadera o regazo queda en la parte superior de los muslos (no sobre el estómago) y el cinturón de hombro cruza el pecho (no el cuello).
  • Instalar y usar los asientos de seguridad y los asientos elevados según el manual o pedirle ayuda a un técnico certificado en seguridad para los niños en automóviles.
  • Hacer que todos los niños menores de 13 años vayan en el asiento de atrás en un asiento de seguridad o con el cinturón puesto de manera adecuada.
Los estados y las comunidades pueden:
  • Tomar medidas eficaces para aumentar el uso de los asientos de seguridad, los asientos elevados y los cinturones de seguridad, y para disminuir las muertes de niños en automóviles. Las siguientes son algunas opciones que se ha comprobado que son eficaces:
    • Leyes que exigen el uso de asientos de seguridad o asientos elevados hasta los 8 años o hasta que los niños midan 57 pulgadas, la estatura recomendada para que el cinturón del auto se ajuste bien.
    • Programas que regalan asientos de seguridad y asientos elevados, y que incluyen clases para padres y cuidadores de niños.
  • Aumentar la cantidad de técnicos certificados en seguridad para los niños en automóviles.
  • Asociarse con investigadores para crear y evaluar programas que aborden las diferencias raciales o étnicas en el uso del asiento o cinturón de seguridad por parte de niños.

El Centro de Lesiones de los CDC trabaja para proteger la seguridad de todas las personas que transitan por las carreteras, todos los días. Para obtener más información, visite www.cdc.gov/motorvehiclesafety. Puede encontrar información adicional en www.safercar.gov.

Signos Vitales es un informe de los CDC que se publica el primer martes de cada mes como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC (Morbidity and Mortality Weekly Report, o MMWR). Esta publicación ofrece los datos e información más recientes sobre indicadores de salud clave. Entre estos se encuentran la prevención del cáncer, la obesidad, el consumo de tabaco, la seguridad de los pasajeros en autos, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia, la seguridad de los alimentos y la hepatitis viral.

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

Los CDC trabajan de día y de noche para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud con el fin de mejorar la seguridad de la nación. Ya sean amenazas crónicas o agudas, causadas por el hombre o resultado de un desastre natural, un error humano o un ataque deliberado, globales o nacionales, los CDC son la agencia nacional de protección de la salud en los EE. UU.

Arriba