Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

El citomegalovirus (CMV) y el embarazo

Persona lavándose las manosEl citomegalovirus o CMV, por sus siglas en inglés, es un virus común que infecta a personas de todas las edades. Una vez que el CMV entra en el cuerpo de una persona, permanecerá allí de por vida. La mayoría de las infecciones por CMV son “silenciosas”, lo que significa que la mayoría de las personas que están infectadas por CMV no presentan ni signos ni síntomas. Sin embargo, el citomegalovirus puede causar enfermedades en los bebés en gestación.

El CMV se propaga a través de:

  • El contacto de persona a persona (como al besar, tener contacto sexual y al tocarse los ojos o la parte interior de la nariz o la boca después de haber tocado orina o saliva).
  • La leche materna de una mujer infectada que esté amamantando.
  • Las mujeres embarazadas infectadas pueden pasar el virus a sus bebés en gestación.
  • Transfusiones de sangre y de órganos.


El contacto con la saliva u orina de niños pequeños es una causa principal de la infección por el citomegalovirus en las mujeres embarazadas.

Prevención

No hay medidas que puedan eliminar todos los riesgos de infectarse por el CMV, sin embargo, hay maneras de reducir la propagación de la enfermedad:

  • Lávese frecuentemente las manos con agua y jabón, especialmente después de cambiar pañales. Lávese bien durante 15 a 20 segundos. Se puede encontrar más información sobre el lavado de las manos en el sitio web de los CDC Once of Prevention (en inglés).
  • No bese a los niños menores de 5 o 6 años de edad en la boca ni en las mejillas. En su lugar, béselos en la cabeza o deles un abrazo afectuoso.
  • No comparta la comida, las bebidas o los utensilios (cucharas o tenedores) con niños pequeños.

Si está embarazada y trabaja en una guardería, para reducir su riesgo de contraer el CMV trabaje con niños de más de 2 ½ años de edad, especialmente si nunca ha sido infectada por este virus o no está segura de haberlo sido.

Síntomas

La mayoría de los niños y adultos infectados por el CMV no presentan síntomas y ni siquiera saben que han sido infectados. Otros pueden tener una forma leve de la enfermedad. Algunos de los síntomas son fiebre, dolor de garganta, fatiga y glándulas inflamadas. Estos síntomas son similares a los de otras enfermedades, por lo que la mayoría de las personas no saben que están infectadas por el citomegalovirus.

La mayoría de los bebés que nacen con CMV (en otras palabras "citomegalovirus congénito") nunca presentan síntomas ni discapacidades. En caso de que tengan síntomas, algunos desaparecerán aunque otros serán permanentes.

Ejemplos de síntomas o discapacidades causados por el citomegalovirus congénito (esto significa que el bebé tenía el virus al nacer):

Síntomas temporales

Síntomas o discapacidades permanentes

Problemas del hígado
Problemas del bazo
Ictericia (piel y ojos amarillentos)
Parches de manchas moradas en la piel
Problemas de los pulmones
Tamaño pequeño al nacer
Convulsiones

Perdida de la audición
Pérdida de la visión
Discapacidad mental
Cabeza pequeña
Falta de coordinación
Convulsiones
Muerte

Tratamiento

En la actualidad, no se recomienda ningún tratamiento contra la infección por CMV en mujeres embarazadas saludables. Las vacunas para prevenir la infección por el CMV todavía se encuentran en la etapa de investigación y creación.

Ir Arriba