Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Signos y síntomas

English: Signs & Symptoms

La tos ferina (Pertussis o tos convulsiva) puede enfermar gravemente a bebés, niños y adultos. Esta afección suele comenzar con síntomas parecidos a los del resfriado que podrían estar acompañados de tos leve o fiebre. Después de 1 o 2 semanas, puede aparecer una fuerte tos. A diferencia del resfriado común, la tos ferina puede producir una serie de accesos de tos durante varias semanas.

En los bebés, la tos puede ser mínima o incluso estar del todo ausente. En los bebés puede que se presente un síntoma conocido como "apnea", es decir, una pausa en la respiración normal del niño. La tos ferina es particularmente peligrosa en los bebés. Más de la mitad de los bebés menores de 1 año que contraen tos ferina deben ser hospitalizados. Más información acerca de las complicaciones de la tos ferina.

La tos ferina puede causar accesos de tos intensos, rápidos y repetidos, que hacen que los pulmones se queden sin aire, al punto que la persona afectada debe hacer un esfuerzo mayor para respirar, lo cual produce un fuerte silbido. Esta tos extrema puede causar vómito y mucho cansancio. Por lo general, en los adolescentes y adultos no se presenta el silbido y la infección es más leve, especialmente en aquellas personas que han sido vacunadas.

Los primeros síntomas pueden durar de 1 a 2 semanas y suelen incluir:

  • Secreción nasal o moqueo
  • Fiebre baja (generalmente mínima durante toda la enfermedad
  • Tos leve ocasional
  • Apnea - pausa en la respiración (en los bebés)

Evolución de la tos ferina

Ver imagen ampliada


Escuche cómo puede sonar la tos


Boy coughing

Escuche la tos (en inglés)
Es importante saber que no toda persona con tos ferina tose o emite un silbido al respirar

Debido a que en sus primeras etapas, la tos ferina no se diferencia mucho del resfriado común, a menudo no se sospecha ni diagnostica su presencia hasta no aparecer síntomas más intensos. Es en esta etapa, hasta dos semanas después de aparecer la tos, cuando las personas infectadas son más contagiosas. Los antibióticos pueden disminuir el período durante el cual una persona es contagiosa.

A medida que progresa la enfermedad, aparecen los síntomas tradicionales de la tos ferina, los cuales incluyen:

  • Paroxismos (accesos) de tos rápida seguidos de un fuerte silbido al respirar.
  • Vómito
  • Agotamiento (mucho cansancio) después de los accesos de tos

Los accesos de tos pueden durar hasta 10 semanas o más. En China, la tos ferina es conocida como "la tos de los 100 días".

A pesar de que con frecuencia uno queda exhausto después de un acceso de tos, por lo general, no se siente tan mal entre los accesos. Los accesos de tos suelen presentarse con más frecuencia durante la noche y se hacen más comunes y más fuertes a medida que la enfermedad progresa. En los niños, adolescentes y adultos que han sido vacunados la enfermedad puede ser más leve (menos fuerte) y a menudo no se presenta ningún silbido.

La recuperación de la tos ferina puede ser lenta. La tos se hace menos fuerte y menos frecuente. Sin embargo, pueden presentarse nuevamente los accesos de tos conjuntamente con otras infecciones respiratorias por muchos meses después de haber aparecido la tos ferina.

 Inicio de la página
Ir Arriba