Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Diagnóstico y tratamiento

En esta página

English: Diagnosis & Treatment

Diagnóstico

La tos ferina (Pertussis o tos convulsiva) puede diagnosticarse si existe la posibilidad de que la persona ha estado expuesta a esta enfermedad y realizando los siguientes estudios:

Image showing the proper technique for obtaining a nasopharyngeal specimen for isolation of Bordetella pertussis.

Figure 1: Técnica correcta para obtener muestras nasofaríngeas para el aislamiento de la Bordetella pertussis

Imagen: Manual de vigilancia de las enfermedades prevenibles a través de la vacunación, 4.a edición, 2008.

Tratamiento

Por lo general, la tos ferina se trata con antibióticos y es muy importante que se administren lo más pronto posible. Si el tratamiento comienza pronto, antes de que aparezcan los accesos de tos, es probable que la infección no sea tan fuerte. El tratamiento también puede ayudar a evitar la propagación de la enfermedad a los contactos cercanos (que han estado cerca de la persona infectada por mucho tiempo) y es necesario para detener la propagación de la tos ferina. Si el tratamiento comienza a aplicarse tres semanas después de haber aparecido la enfermedad, es probable que ya no sea eficaz ya que las bacterias han salido del cuerpo de la persona infectada, aunque todavía presente síntomas. Esto se debe a que las bacterias ya han afectado al organismo de la persona.

Existen varios antibióticos para el tratamiento de la tos ferina. Si a usted o a su hijo se les ha diagnosticado la tos ferina, su médico le explicará cómo tratar la infección. Más información sobre el tratamiento antimicrobiano para la tos ferina recomendado por los CDC. (20 páginas) (en inglés)

Si su hijo recibe tratamiento contra la tos ferina en casa

No le dé medicamentos para la tos a menos que hayan sido recetados por su médico. La medicina para la tos probablemente no ayudará y con frecuenciano se recomienda para niños menores de 4 años de edad (en inglés).

Controle la tos ferina y reduzca el riesgo de propagación a otros de la siguiente manera:

  • Administrando los antibióticos exactamente según las instrucciones de su médico.
  • Manteniendo la casa libre de agentes irritantes que pudieran desencadenar accesos de tos, tales como humo, polvo y vapores de sustancias químicas, en cuanto sea posible.
  • Usando un humificador de vapor frío limpio para ayudar a aflojar las secreciones y a calmar la tos.
  • Lavándose bien las manos.
  • Tomando bastante líquido, como agua, jugos y sopas, y comiendo frutas para evitar la deshidratación (falta de líquidos). Reportando de inmediato cualquier signo de deshidratación a su médico. Estos signos pueden ser boca seca y pegajosa, somnolencia o cansancio, sed, disminución de las ganas de orinar o menos pañales mojados, pocas o ninguna lágrima al llorar, debilidad muscular, dolor de cabeza, mareo y sensación de aturdimiento.
  • Comiendo alimentos en porciones pequeñas y en forma frecuente para prevenir el vómito.

Si su hijo recibe tratamiento para la tos ferina en un hospital

Puede que el niño necesite ayuda para mantener las vías respiratorias despejadas, lo cual podría requerir de succión de las secreciones respiratorias. Se monitoreará la respiración y administrará oxígeno, de se necesario. Podrían administrarse líquidos por vía intravenosa si el niño muestra signos de deshidratación o tiene dificultad para comer. Deben tomarse precauciones tales como lavarse las manos adecuadamente y mantener las superficies limpias.

Ir Arriba