Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Problemas relacionados

niño con balón de fútbol

El síndrome del cromosoma X frágil (FXS, por sus siglas en inglés) suele ocurrir con otras afecciones. Algunas de ellas son ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastornos del espectro autista, depresión, dificultad para relacionarse las personas de su propia generación, discapacidades intelectuales y discapacidades del aprendizaje.

Ansiedad

Existen muchos tipos diferentes de trastornos de ansiedad con muchas causas y síntomas diferentes. Estos incluyen el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno de pánico, el trastorno de estrés postraumático, la ansiedad por separación y distintos tipos de fobias. La ansiedad de separación es la más común entre los niños pequeños. Esos niños pueden sentir mucha preocupación cuando se separan de sus padres.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tienen problemas para prestar atención y controlar las conductas impulsivas. Es posible que actúen sin pensar en cuáles serán los resultados y, en algunos casos, también son demasiado activos. Es normal que a los niños les cueste concentrarse y comportarse bien de vez en cuando. Sin embargo, en el caso de los niños con TDAH esas conductas continúan más allá de la niñez (de 0 a 5 años de edad). Los síntomas del TDAH pueden continuar y provocar dificultades en la escuela, el hogar o con los amigos.

Obtenga más información sobre el TDAH »

Trastornos del espectro autista (TEA)

Los trastornos del espectro autista son un grupo de discapacidades del desarrollo que pueden provocar problemas sociales, comunicacionales y conductuales significativos. Las personas con TEA manejan la información en el cerebro de manera diferente a las demás personas.

Los TEA son “trastornos de un espectro”. Es decir que los TEA afectan a cada persona de manera diferente y pueden ir de muy leves a graves. Las personas con TEA tienen algunos síntomas similares, como los problemas con la interacción social. Pero existen diferencias en el momento del inicio de los síntomas, su gravedad y la exacta naturaleza de los síntomas.

Obtenga más información sobre los TEA »

Depresión

Todas las personas se sienten preocupadas, ansiosas, tristes o estresadas de vez en cuando. No obstante, si esos sentimientos no desaparecen e interfieren con la vida diaria (por ejemplo, impiden que un niño vaya a la escuela o haga otras actividades o impiden que un adulto vaya a trabajar o haga actividades sociales), es posible que la persona tenga depresión. Tener el estado de ánimo deprimido o haber perdido el interés o el placer durante al menos unas semanas puede implicar que alguien tiene depresión. Los niños y los adolescentes con depresión pueden estar irritables en lugar de tristes. La depresión se puede tratar con psicoterapia y medicamentos.

Relaciones difíciles con las personas de su propia generación

El FXS puede tener muchos efectos en el desarrollo de un niño. Puede dificultar mucho las amistades infantiles, o relaciones con las personas de su propia generación. Esas relaciones contribuyen a la felicidad inmediata del niño y pueden ser muy importantes en su desarrollo a largo plazo.

Los niños con FXS pueden tener dificultades en sus relaciones con las personas de su propia generación, por ejemplo, porque estos[HM((1]  los rechazan o porque no tienen amigos cercanos. En algunos casos, los niños que tienen problemas con las personas de su propia generación también pueden tener un mayor riesgo de ansiedad, trastornos conductuales y del estado de ánimo, abuso de sustancias y delincuencia en la adolescencia.

Discapacidad intelectual

Las personas con discapacidad intelectual tienen un puntaje significativamente por debajo del promedio en una prueba de capacidad mental o inteligencia y tienen limitaciones en la capacidad de funcionar en áreas de la vida diaria, como comunicaciones, cuidado personal y desenvolverse en situaciones sociales y actividades escolares.

Los niños con discapacidad intelectual pueden aprender y, de hecho, aprenden habilidades nuevas, pero se desarrollan más lentamente que los niños con inteligencia y habilidades adaptativas normales. Existen diferentes grados de discapacidad intelectual, que van de leves a severos. El nivel de discapacidad intelectual de una persona puede definirse por su coeficiente intelectual (CI) o por los tipos y la cantidad de apoyo que necesita.

Discapacidades del aprendizaje

Existen muchos tipos de discapacidades del aprendizaje (también llamadas trastornos del aprendizaje). Pueden ir de leves a severas y afectan a cada persona de maneras diferentes. Las discapacidades del aprendizaje pueden afectar la capacidad de una persona de leer, escribir, escuchar, hablar, razonar, hacer operaciones matemáticas y prestar atención.

  • Esta página fue revisada el: 21 de marzo de 2016
  • Esta página fue modificada el: 21 de marzo de 2016
  • Fuente del contenido:
Arriba