Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Las muertes y las enfermedades relacionadas con el calor son prevenibles, sin embargo, anualmente muchas personas sucumben al calor extremo. Una meta importante de este sitio es proporcionar recursos fácilmente accesibles a los miembros del público, de los departamentos de salud local y de otras organizaciones, asistiendo con los esfuerzos de divulgación que se estén llevando a cabo para las personas más vulnerables a los eventos de calor extremo.

Manténgase fresco.

Mantenga su temperatura corporal a una temperatura baja para evitar enfermedades asociadas al calor.
  • Permanezca en edificios con aire acondicionado tanto como sea posible.
  • Busque un refugio con aire acondicionado.
  • No dependa de un ventilador como fuente principal para refrescarse.
  • Evite la exposición directa al sol.
  • Use ropa ligera, de color claro.
  • Dúchese o báñese con agua fresca.
  • Esté pendiente de las personas que tienen más riesgo, visitándolas o llamándolas 2 veces al día.
Manténgase hidratado.

Usted se puede deshidratar durante las épocas de calor extremo, ya que su cuerpo pierde líquido a través del sudor.
  • Beba más agua de lo normal.
  • No espere a tener sed para beber más líquidos.
  • Beba de dos a cuatro vasos de agua por hora cuando trabaje o haga ejercicio al aire libre.
  • Evite las bebidas alcohólicas o con mucho azúcar.
  • Recuerde a los demás que beban suficiente agua.
Manténgase informado.

Manténgase informado sobre el clima local para que pueda planear actividades seguras si hace calor afuera.
  • Consulte las noticias locales para enterarse de alertas de calor extremo y consejos de seguridad.
  • Conozca los síntomas de enfermedades por calor.

Información para Grupos Específicos

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order # 216301

Arriba