Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación alte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Un vistazo a la epilepsia

Concentrémonos en la epilepsia

Mejoremos la vida de las personas que tienen una de las afecciones neurológicas más frecuentes en nuestro país

Epilepsia: ampliamente reconocida, pero poco comprendida

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una afección neurológica crónica caracterizada por convulsiones recurrentes. Una convulsión se presenta cuando una actividad eléctrica anormal en el cerebro ocasiona un cambio involuntario en el movimiento o funcionamiento corporal, la sensación, el sentido o el comportamiento. Las convulsiones pueden variar desde una interrupción momentánea de los sentidos a cortos periodos de inconsciencia o desde ausencias epilépticas hasta ataques convulsivos. Algunas personas solo presentan un tipo de convulsiones. Otras tienen más de un tipo. El término epilepsia se usa en forma intercambiable con el término trastorno convulsivo. La epilepsia es una afección crónica y no puede trasmitirse entre las personas.

¿Qué causa la epilepsia?

La epilepsia puede ser causada por muchas afecciones diferentes en el cerebro de la persona. Algunos ejemplos de estas afecciones son accidentes cerebrovasculares, trauma craneal, complicaciones durante el nacimiento, infecciones (como meningitis, encefalitis, cisticercosis o abscesos cerebrales), así como ciertos trastornos genéticos. Con frecuencia, no se encuentra una causa específica.

¿Por qué la epilepsia constituye un problema de salud pública?

La epilepsia afecta a un número estimado de 2.5 millones de personas en los Estados Unidos y anualmente representa unos $15,500 millones en costos directos (médicos) e indirectos (disminución o pérdida de ingresos y productividad). Más de un tercio de las personas con epilepsia siguen presentando convulsiones aunque sigan un tratamiento.

Anualmente, se diagnostican en los Estados Unidos cerca de 200,000 nuevos casos de epilepsia. Los niños menores de 2 años de edad y adultos mayores de 65 años de edad tienen más posibilidades de ser afectados por esta enfermedad. Además, las personas de bajo estado socioeconómico, las que viven en áreas urbanas y los miembros de algunas minorías tienen un riesgo más alto de epilepsia.

El retraso en identificar las convulsiones y el tratamiento inadecuado, que puede deberse a la falta de atención médica especializada, aumentan el riesgo de la persona de tener convulsiones posteriores, daño cerebral, discapacidades y de morir por lesiones sufridas durante una convulsión. La epilepsia es una afección ampliamente reconocida, pero poco comprendida por el público, incluso por personas que conocen a alguien con este trastorno.

La falta de conocimientos sobre las causas de la epilepsia se ha asociado a actitudes y creencias negativas. La falta de compresión de la epilepsia es la causa principal del estigma que tiene esta enfermedad en el trabajo y la escuela.

Indicadores de calidad de vida relacionados con la salud en adultos con o sin antecedentes de epilepsia*, por condición de epilepsia y actividad convulsiva - 13 estados, Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS), 2005

Text Description Below

[Una descripción del texto de este gráfico está también disponible]

*Epilepsia autorreportada según la respuesta a la pregunta. ¿Alguna vez un médico le ha dicho que usted tiene epilepsia o un trastorno convulsivo? Los participantes se clasificaron como personas con epilepsia activa si respondieron "Sí" cuando les preguntaron si alguna vez un médico les había dicho que tenían epilepsia o un trastorno convulsivo y además también respondieron que en ese momento estaban tomando medicamentos para la epilepsia o habían tenido una o más convulsiones en los 3 meses anteriores, o respondieron si a estas dos últimas opciones. Fuente: CDC. Vigilancia de la epilepsia en adultos - 19 estados, Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento. Resúmenes de vigilancia. 8 de agosto, 2008. MMWR 2008;57 (No.SS-6)]

¿Qué se puede hacer para mejorar la vida de las personas con epilepsia?

En el 2003, la segunda Conferencia Nacional de Salud Pública y Epilepsia, Living Well With Epilepsy II, congregó a expertos en este campo, al igual que a personas con epilepsia y sus familias. Los participantes trataron temas sobre la necesidad de la identificación, el diagnóstico y el tratamiento tempranos de la epilepsia; avances en la epidemiología y vigilancia; mejor autocontrol de la epilepsia en el paciente y una mejor calidad de vida.

Los participantes de la conferencia también solicitaron:

  • Mejor acceso a atención médica especializada y sistemas de cuidados integrales, al igual que mejor detección y tratamiento tempranos.
  • Criterios establecidos para determinar la calidad de la atención médica de la epilepsia.
  • Mejor comprensión del diagnóstico y tratamiento de las consecuencias de la epilepsia, especialmente en las áreas de salud mental y cognoscitiva.
  • Métodos y sistemas para vigilar las tendencias relacionadas con temas críticos, como la carga de la enfermedad, riesgos de mortalidad e incidencia y prevalencia en poblaciones diversas.
  • Educación del público para mejorar la capacidad de las personas de reconocer las convulsiones y dar primeros auxilios.
  • Sistemas y modelos de atención médica que fomenten el empoderamiento y la independencia de las personas con epilepsia y apoyen los esfuerzos de las personas con epilepsia para mejorar el control de las convulsiones y crear una buena calidad de vida.
  • Enfoques de investigación y comunicación para combatir el estigma asociado a la epilepsia, que mejoren la concientización de la comunidad y la calidad de vida y atención médica de las personas con epilepsia.

Liderazgo nacional de los CDC

Durante los últimos 15 años, el Programa sobre Epilepsia de los CDC ha ido aumentando progresivamente su capacidad para abordar temas de salud pública relacionados con la epilepsia. El programa trabaja para proteger la salud de las personas que tienen epilepsia, mejorar su calidad de vida y disminuir el estigma asociado a este trastorno. Para alcanzar estas metas, el programa ha formado asociaciones locales y nacionales con el fin de aumentar la concientización del público y divulgar mensajes educativos a poblaciones específicas. El Programa de Epilepsia apoya actividades en varias áreas clave, que incluyen comunicación y educación, investigación y autocontrol de la epilepsia por parte del paciente.

Comunicación y educación

Los CDC tienen una asociación prolongada con la Fundación Nacional de Epilepsia para realizar campañas de educación y concientización del público de muchas facetas. Estas campañas están diseñadas para aumentar la concientización acerca de las personas con epilepsia y su aceptación, así como para contrarrestar el estigma social asociado a este trastorno mediante programas de educación y en la comunidad.

Las campañas anteriores se han concentrado en grupos de la población subatendidos, como los afroamericanos, las mujeres y los jóvenes. La campaña del 2008–2009 amplió su enfoque hacia las comunidades afroamericanas e hispanas. Las actividades de la campaña incluyen:

Brindar a los afroamericanos información de salud• a través de Internet y en documentos impresos como parte de la campaña de concientización Know the Difference.

Actualizar el currículo utilizado para capacitar a los intérpretes médicos y establecer una asociación con el Consejo Hispano para garantizar su amplia distribución.

En el 2000, los CDC crearon el paquete de recursos No Label Required para adolescentes con epilepsia, con el fin de ayudarlos a tomar decisiones basadas en información adecuada acerca de los temas de más preocupación en su vida. Con base en el éxito que tuvo este paquete de recursos, los CDC trabajaron con la Fundación de Epilepsia con el fin de crear y evaluar un paquete de recursos para padres que ha sido galardonado, llamado You Are Not Alone:Toolkit for Parents of Teens with Epilepsy. Este paquete de recursos, diseñado para empoderar y dar apoyo a los padres mientras les dan ánimo a los adolescentes para que tengan un autocontrol de la enfermedad, está disponible en http://www.cdc.gov/epilepsy. Ambos paquetes han sido distribuidos a través de canales tradicionales y menos convencionales, como en los campos de verano y las escuelas, los sitios web, como parte de campañas educativas y a través de los afiliados de la Fundación de Epilepsia.

Investigación epidemiológica y sobre prevención

Los CDC están apoyando estudios epidemiológicos para definir la incidencia y prevalencia de la epilepsia en varias comunidades y poblaciones de los Estados Unidos. Estos estudios también se están utilizando para identificar: (1) los factores de riesgo y la gravedad de la epilepsia en las comunidades minoritarias, (2) las disparidades en salud y los factores contribuyentes en las personas con epilepsia y (3) la medición de los procesos y resultados que puedan servir para definir la atención médica óptima.

Desde 1998, algunos departamentos de salud estatales han usado encuestas del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS) para calcular la prevalencia de epilepsia autorreportada y estudiar las relaciones entre los factores de riesgo del comportamiento asociados, la comorbidad de las enfermedades crónicas y la calidad de vida relacionada con la salud. Diecinueve estados han recolectado datos sobre la prevalencia de epilepsia en adultos que reportan antecedentes de esta enfermedad, y entre estos, 13 estados han recogido información más detallada sobre tratamiento actual, síntomas, acceso a la atención médica y limitaciones en la calidad de vida relacionadas con la salud (consultar las tablas en las páginas 2 y 4).

En el Distrito de Columbia y varios estados, los CDC apoyan estudios basados en la población sobre la incidencia y la prevalencia de la epilepsia y evalúan las relaciones entre las variables demográficas, el estado socioeconómico, el uso de servicios de atención médica y los resultados en los distintos grupos de la población. Los investigadores también han utilizado datos de los reclamos de seguro de Medicare para estimar los patrones de prevalencia y tratamiento en adultos de más edad.

Autocontrol de la epilepsia y salud mental

Desde el 2007, los CDC han apoyado la red Managing Epilepsy Well o MEW de cuatro universidades que están abordando la brecha de conocimientos y los programas relacionados con el autocontrol de la epilepsia. En el 2008, se determinó la eficacia de WebEase ( Web Epilepsy Awareness, Support, and Education), un programa de autocontrol de la enfermedad por Internet dirigido a adultos con epilepsia. En el 2009, la red MEW evaluó intervenciones en hogares para el tratamiento de la depresión en personas con epilepsia. Los CDC también continúan colaborando con la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias y el Carter Center para identificar actividades con el fin de combatir el estigma asociado a los trastornos crónicos.

Orientación futura

Los CDC continuarán colaborando con la Fundación de Epilepsia para ampliar los programas de educación y concientización que se enfocan en diferentes grupos, como las minorías raciales y étnicas, los estudiantes y el personal escolar de escuelas de enseñanza media y secundaria, los padres de adolescentes con epilepsia, los desempleados o subempleados, los adultos mayores y la policía y el personal de respuesta a emergencias. También se crearán estrategias para abordar las necesidades de los veteranos de las fuerzas armadas que han sufrido lesiones traumáticas cerebrales que han ocasionado epilepsia.

En el 2010, la red MEW ampliará sus actividades de investigación, evaluación y divulgación y brindará oportunidades para que las personas con epilepsia participen en las actividades de la red. El Programa de Epilepsia de los CDC continuará utilizando los datos de vigilancia estatal para estudiar la prevalencia de la epilepsia autorreportada en poblaciones específicas y seguirá realizando investigaciones para entender mejor la epidemiología de la epilepsia.

Text Description Below

[Una descripción del texto de este gráfico está también disponible]

Algunos de estos estudios de investigación se concentrarán en las subpoblaciones de riesgo más alto, específicamente de adultos mayores y niños. Se estudiará la incidencia de la epilepsia y las convulsiones y de su concurrencia con otras afecciones en los residentes de asilos de ancianos, así como la prevalencia de las discapacidades del desarrollo y de otro tipo en niños con epilepsia en poblaciones rurales.

Además, se publicarán los resultados del análisis de los datos relacionados con la epilepsia de la Encuesta de Entrevistas de Salud en California del 2003 y 2005. Estos resultados proporcionarán estimados basados en la población de la prevalencia de la epilepsia y de la carga de la grave tensión sicológica, las limitaciones de la calidad de vida y las necesidades de salud mental que no se han podido satisfacer en las personas adultas con epilepsia. Los resultados también describirán otras disparidades en salud de los adultos con epilepsia.
 
 
 
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA
    30329-4027 USA
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC–INFO
  • Última actualización de la página: 04 de noviembre del 2010
  • Última modificación de la página: 04 de noviembre del 2010
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO