Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Hoja informativa nacional sobre la diabetes

Regresar a Contenido

Información general


¿Qué es diabetes?

La diabetes mellitus es un grupo de enfermedades que se caracterizan por niveles altos de glucosa en la sangre como resultado de una producción deficiente de insulina, una acción inadecuada de la insulina o ambas cosas. La diabetes puede provocar graves complicaciones y la muerte prematura, pero las personas con diabetes pueden tomar algunas medidas para controlar la enfermedad y disminuir el riesgo de complicaciones.

Tipos de diabetes

La diabetes tipo 1 era conocida anteriormente como diabetes mellitus insulinodependiente (IDDM, por sus siglas en inglés) o diabetes juvenil. La diabetes tipo 1 aparece cuando el sistema inmunológico del organismo destruye las células pancreáticas beta, las únicas células en el cuerpo que producen la hormona insulina que regula el nivel de glucosa en la sangre. Este tipo de diabetes por lo general afecta a niños y jóvenes, pero la enfermedad puede aparecer a cualquier edad. La diabetes tipo 1 representa alrededor de un 5% de todos los casos de diabetes diagnosticados. Los factores de riesgo de la diabetes tipo 1 pueden ser genéticos, ambientales y del sistema inmunológico.

La diabetes tipo 2 era conocida anteriormente como diabetes mellitus no insulinodependiente (NIDDM, por sus siglas en inglés) o diabetes de los adultos. La diabetes tipo 2 representa entre un 90% y un 95% de todos los casos de diabetes diagnosticados. Por lo general comienza como una resistencia a la insulina, un trastorno en el que las células no usan la insulina adecuadamente. Al aumentar la necesidad de insulina, el páncreas pierde paulatinamente su capacidad de producir insulina. A la diabetes tipo 2 se le relaciona con la edad avanzada, obesidad, antecedentes familiares de diabetes, antecedentes de diabetes gestacional, tolerancia disminuida a la glucosa, falta de actividad física y raza u origen étnico. Los afroamericanos, los hispanos o latinos, los indios americanos, algunos estadounidenses de origen asiático, los nativos de Hawaii o de las islas del Pacífico están en una situación de riesgo elevado de contraer diabetes tipo 2. Es cada vez más común el diagnóstico de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes.

La diabetes gestacional es un tipo de rechazo a la glucosa que se diagnostica a algunas mujeres durante el embarazo. La diabetes gestacional ocurre con mayor frecuencia entre las afroamericanas, las hispanas o latinas y las indias americanas. También es más común entre las mujeres obesas y las mujeres con antecedentes de diabetes en la familia. Durante el embarazo, la diabetes gestacional debe ser tratada para normalizar los niveles de glucosa en la sangre de la madre y evitar complicaciones para el bebé. Después del embarazo, entre el 5% y el 10% de las mujeres con diabetes gestacional contraen la diabetes tipo 2. Las mujeres que tuvieron diabetes gestacional, tienen entre un 35 y un 60 por ciento de posibilidades de contraer diabetes en los siguientes 10 a 20 años.

Existen otras formas específicas de diabetes que son el resultado de síndromes genéticos específicos (como la diabetes que aparece cuando los jóvenes llegan a la madurez), cirugías, medicamentos, desnutrición, infecciones y otras enfermedades. Estos tipos de diabetes representan entre un 1% y un 5% de todos los casos diagnosticados de la enfermedad.

Inicio de la página


Tratamiento de la diabetes

  • Para sobrevivir, las personas con diabetes tipo 1 deben recibir insulina por medio de inyecciones o de una bomba.
  • Muchas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar su glucosa en la sangre al seguir una dieta estricta y un programa de ejercicios, al tomar medicinas por vía oral y mediante la pérdida de peso.
  • Muchas personas con diabetes también necesitan tomar medicinas para controlar el colesterol y la presión arterial.
  • La educación para que las personas puedan controlar por sí mismas la diabetes es una parte importante del cuidado médico.
  • Entre los adultos a quienes se les diagnostica diabetes, el 12% toma ambas, insulina y medicinas por vía oral, el 19% toma insulina solamente, el 53% toma medicinas por vía oral solamente y el 15% no toma ni insulina ni medicinas por vía oral.

Treatment with insulin or oral medications—United States, 1999-2001

Imagen de gráfico circular.  Puede econtrar información más detallada haciendo clic en la imagen o en el siguiente enlace.

Fuente: Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud (National Health Interview Survey)

Información adicional sobre esta gráfica.

Inicio de la página


Prediabetes: Alteración de la tolerancia a la glucosa (Impaired glucose tolerance o IGT) y glucemia basal alterada (Impaired fasting glucose o IFG)

  • La prediabetes es un término que se usa para diferenciar a quienes tienen un mayor riesgo de contraer la diabetes. Las personas con prediabetes tienen glucemia basal alterada (IFG) o alteración de la tolerancia a la glucosa (IGT). Algunas personas tienen tanto IFG como IGT.
  • La IFG es una enfermedad en la que el nivel de azúcar en la sangre en ayunas está elevado (100 a 125 miligramos por decalitro o mg/dL) después de no comer durante la noche, pero no está lo suficientemente alto como para ser clasificado como diabetes.
  • La IGT es una enfermedad en la que el nivel de azúcar en la sangre está elevado (140 a 199 miligramos por decalitro o mg/dL 2 horas después de haberse realizado una prueba oral de tolerancia a la glucosa), pero no está lo suficientemente alto como para ser clasificado como diabetes.
  • En una porción representativa de adultos de 40 a 74 años de edad en Estados Unidos cuyos análisis fueron realizados entre 1988 y 1994, el 33.8% tenía IFG, el 15.4% tenía IGT y el 40.1% tenía prediabetes (IGT o IFG o ambos). Si se aplicaran estos porcentajes a la población de Estados Unidos en 2000, unos 35 millones de adultos de 40 a 74 años tendrían IFG, 16 millones tendrían IGT y 41 millones tendrían prediabetes.
  • Quienes tienen prediabetes pueden evitar la diabetes. Los estudios parecen indicar que las personas con prediabetes pueden evitar o retrasar la diabetes mediante la pérdida de peso y una mayor actividad física y volver a tener niveles normales de glucosa en la sangre.
  • Las personas con prediabetes tienen un mayor riesgo de contraer otras complicaciones de salud como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Inicio de la página


Prevención o retraso de la diabetes

Los estudios de investigación descubrieron que los cambios en el estilo de vida pueden prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2 en los adultos de alto riesgo. Estos estudios incluyeron a personas con IGT y otras características típicas de quienes tienen un alto riesgo de contraer la diabetes. Los cambios en el estilo de vida incluyen una dieta y una actividad física de intensidad moderada (como caminar por 2 horas y media cada semana). En el Programa de Prevención de la Diabetes (un extenso estudio de prevención para personas en alto riesgo de diabetes) se redujo la aparición de la diabetes en un 58% en 3 años.

Los estudios también han demostrado que las medicinas han tenido éxito en la prevención de la diabetes en algunos grupos de la población. En el Programa de Prevención de la Diabetes, las personas que recibieron un tratamiento con la medicina metformin redujeron su riesgo de contraer la diabetes en un 31% en 3 años. El tratamiento con metformin fue más eficaz entre las personas más jóvenes y más pesadas (quienes tenían entre 25 y 40 años de edad y entre 22 y 36 kilos de sobrepeso) y menos eficaz entre las personas de mayor edad y quienes no estaban tan pesadas. En forma similar, en el ensayo llamado STOP-NIDDM, el tratamiento de personas con IGT con la medicina acarbose redujo el riesgo de contraer la diabetes en un 25% en un período de 3 años. Se están realizando otros estudios sobre medicamentos. Además de prevenir que la IGT se convierta en diabetes, los cambios tanto en estilo de vida como los medicamentos han demostrado también que pueden incrementar la probabilidad de regresar la IGT a una tolerancia normal de glucosa.

No se conocen métodos para prevenir la diabetes tipo 1. Se están llevando a cabo o están por realizarse varios ensayos clínicos.

Inicio de la página


Prevención de las complicaciones de diabetes

La diabetes puede afectar muchas partes del cuerpo y puede provocar graves complicaciones como ceguera, daño al hígado y amputaciones de las extremidades inferiores. Si trabajan junto con sus proveedores de cuidados de salud, las personas con diabetes pueden reducir las posibilidades de que ocurran estas y otras complicaciones causadas por la diabetes mediante el control oportuno de los niveles de glucosa en la sangre, de la presión sanguínea y de los lípidos en la sangre, y mediante otros métodos de cuidado preventivo.

Control de la glucosa

  • Los estudios de investigación en EE.UU. y en el extranjero han descubierto que un mejor control de la glicemia ayuda a las personas que tienen diabetes tipo 1 ó tipo 2. En general, por cada punto porcentual de reducción en los resultados de las pruebas de sangre A1C (p.ej. del 8.0% al 7.0%), se reduce en un 40% el riesgo de tener complicaciones diabéticas microvasculares (enfermedades de los ojos, riñones y nervios).

Control de la presión sanguínea

  • El control de la presión sanguínea puede reducir las enfermedades cardiovasculares (enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares) aproximadamente en un 33% a un 50% y puede reducir las enfermedades microvasculares (de los ojos, riñones y nervios) en un 33%.
  • En general, por cada reducción de 10 milímetros de mercurio (mm Hg) en la presión sanguínea sistólica, el riesgo de cualquier complicación relacionada con la diabetes se reduce en un 12%.

Control de lípidos en la sangre

  • Un mejor control del colesterol o de los lípidos en la sangre (p.ej. HDL, LDL y triglicéridos) puede reducir las complicaciones cardiovasculares entre un 20% y un 50%.

Cuidados preventivos para los ojos, los riñones y los pies

  • El tratamiento y la detección de la enfermedad diabética de los ojos con terapia láser pueden reducir las posibilidades de una pérdida severa de la vista entre un 50% y un 60%.
  • Los programas completos de cuidado de los pies pueden reducir las tasas de amputación entre un 45% y un 85%.
  • La detección y el tratamiento tempranos de la enfermedad renal diabética mediante la disminución de la presión sanguínea pueden reducir la pérdida de las funciones renales entre un 30% y un 70%. El tratamiento con Inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés) y Bloqueadores de los Receptores de Angiotensina (ARBs, por sus siglas en inglés) es más efectivo para limitar la disminución de las funciones del riñón que otros medicamentos que reducen la presión arterial.

Inicio de la página

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
  • Comuníquese con CDC–INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z