Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Información general

English: Overview

El citomegalovirus (CMV) es uno de los virus del herpes. Este grupo de virus abarca los virus del herpes simple, los virus de la varicela-zóster (que causan varicela y culebrilla) y los virus de Epstein-Barr (que causan mononucleosis infecciosa, también conocida en inglés como "mono"). La infección por CMV es una infección común que normalmente no hace daño. Una vez que el CMV se aloja en el cuerpo de una persona, se mantendrá ahí de por vida. De cada 100 adultos en los Estados Unidos, entre 50 y 80 estarán infectados por el CMV antes de cumplir los 40 años de edad.

La mayoría de los niños y adultos sanos que están infectados por el CMV no presentan síntomas y ni siquiera saben que han contraído la infección. Otras personas, cuando se infectan, pueden presentar signos y síntomas leves como los siguientes: fiebre, dolor de garganta, cansancio y glándulas inflamadas. Pero como estos son también síntomas de otras enfermedades, la mayoría de las personas no se dan cuenta de que tienen el CMV.

El CMV puede enfermar gravemente a las personas con sistemas inmunitarios debilitados. Lea la página sobre Personas con el sistema inmunitario debilitado .

Infección congénita por CMV

El citomegalovirus (CMV) puede enfermar gravemente a los bebés que contrajeron la infección antes del nacimiento (lo que se conoce como infección congénita por CMV). Aproximadamente 1 de cada 150 niños nace con infección congénita por CMV y cerca de 1 de cada 5 niños nacidos con infección congénita por CMV presentarán problemas permanentes (tales como pérdida de la audición o discapacidades del desarrollo) debido a la infección. Los bebés y niños que se han infectado por el CMV después del nacimiento rara vez presentan síntomas o problemas. Para obtener más información, lea la página sobre Infección congénita por CMV.

Propagación del CMV y pruebas para detectar infecciones por CMV

El CMV se transmite a través del contacto cercano con una persona que tiene el virus en la saliva, la orina u otros líquidos corporales. El CMV se puede transmitir de la mujer embarazada a su feto durante el embarazo. Para obtener más información, lea la página sobre Transmisión.

La mayoría de las infecciones por CMV no se diagnostican debido a que, generalmente, el virus no causa síntomas o produce muy pocos. Un análisis de sangre puede determinar si una persona ha sido infectada por el CMV alguna vez en su vida.

En un bebé recién nacido, la infección por CMV (infección congénita por CMV) se puede diagnosticar si se detecta el virus en la orina, la saliva o la sangre durante la primera semana después del nacimiento. Para obtener más información acerca del diagnóstico del citomegalovirus y de la infección congénita por CMV, lea la página sobre Pruebas y diagnóstico (en inglés).

 Inicio de la página

Tratamiento de las infecciones por CMV

Las personas sanas con infección por CMV que no tienen síntomas, por lo general no requieren tratamiento médico.

No existen medicamentos autorizados específicamente para el tratamiento de las infecciones congénitas por CMV. Hay información limitada sobre el uso de medicamentos antivirales en bebés con infecciones congénitas por CMV sintomáticas. Los pediatras y otros especialistas desempeñan una función importante en asegurar que, según sea necesario, se evalúe y dé tratamiento a los niños con infección congénita por CMV. Para obtener más información, lea la página sobre Tratamiento para bebés que nacen con infección por CMV.

Investigación sobre vacunas

No existe una vacuna para prevenir la infección congénita por CMV (presente al nacer). Se están probando algunas vacunas contra el CMV en seres humanos, como vacunas con virus vivos atenuados (debilitados) y vacunas que contienen solo partes del virus. El Instituto de Medicina ha declarado de máxima prioridad la creación de una vacuna contra el CMV, debido a las vidas que se lograrían salvar y las discapacidades que se podrían prevenir. Puede ser que pasen varios años antes de que haya una vacuna contra el CMV aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

 Inicio de la página
Arriba