Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Prueba de VIH

	Image of a doctor speaking with patientsLa única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba. En esta sección se responden algunas de las preguntas más comunes con relación a las pruebas del VIH, como las que tratan sobre los tipos de pruebas que hay disponibles, los lugares donde se pueden hacer y qué esperar cuando se la haga.

¿Debo hacerme la prueba del VIH?

Los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina. Cerca de 1 de cada 8 personas en los Estados Unidos que tienen el VIH no sabe que lo tiene.

Las personas con ciertos factores de riesgo se deben hacer la prueba con más frecuencia. Si usted era VIH negativo la última vez que se hizo la prueba y responde “sí” a cualquiera de las siguientes preguntas, debe hacerse una prueba del VIH porque estas cosas aumentan sus probabilidades de contraer el VIH:

  • ¿Es hombre y ha tenido relaciones sexuales con otro hombre?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales —anales o vaginales— con una persona VIH positiva?
  • ¿Ha tenido más de una pareja sexual desde que se hizo su última prueba del VIH?
  • ¿Se ha inyectado drogas o compartido las agujas o los implementos (por ejemplo, el agua o el algodón) con otras personas?
  • ¿Ha intercambiado sexo por drogas o dinero?
  • ¿Ha recibido un diagnóstico o buscó tratamiento por otra enfermedad de transmisión sexual ?
  • ¿Le han diagnosticado hepatitis o tuberculosis, o ha recibido tratamiento para esas enfermedades?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales con otra persona que podría responder “sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, o cuyos antecedentes sexuales no conoce?

Debe hacerse la prueba al menos una vez al año si sigue haciendo cualquiera de estas cosas. Los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos podrían beneficiarse de hacerse la prueba más frecuentemente (p. ej., cada 3 a 6 meses).

Si está embarazada, hable con su proveedor de atención médica acerca de hacerse la prueba del VIH y de otras maneras de protegerse y de proteger a su bebé de contraer el VIH. Asimismo, las personas que sean víctimas de agresión sexual se deben hacer una prueba lo antes posible después del asalto, y deben considerar la profilaxis posexposición (PEP), o sea, tomar medicamentos antirretrovirales después de haber estado potencialmente expuestas al VIH, a fin de prevenir infectarse.

Antes de tener una relación sexual por primera vez con una pareja nueva, usted y esa persona deberían hablar sobre sus historiales sexuales y de consumo de drogas, decirse si tienen el VIH y considerar hacerse la prueba y obtener los resultados.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Por qué me puede ayudar la prueba?

Hacerse la prueba puede brindarle importante información y puede ayudarle a que usted y los demás se mantengan seguros. Por ejemplo,

  • Saber si tiene o no el VIH puede brindarle tranquilidad, y hacerse la prueba es la única forma de saberlo con seguridad.
  • Si usted y su pareja saben que tienen o no el VIH, pueden tomar decisiones informadas sobre sus conductas sexuales y la forma de mantenerse protegidos.
  • Si usted está embarazada o planea quedar embarazada, saber si tiene o no el VIH puede ayudarla a proteger a su bebé para que no contraiga la infección.
  • Si se entera de que tiene el VIH, usted puede comenzar a tomar medicamentos para el virus. Hacerse tratar el VIH mejora su salud, prolonga su vida y reduce significativamente su probabilidad de propagar el VIH a otras personas.
  • Si usted sabe que tiene el VIH, puede tomar medidas para evitar que sus parejas sexuales se infecten.

No creo que yo tenga un riesgo alto. ¿Por qué debo hacerme la prueba?

Algunas de las personas que obtienen resultados positivos a la prueba del VIH no estaban conscientes de su riesgo. Es por esa razón que los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina.

Aunque usted esté en una relación monógama (en la que tanto usted como su pareja tienen relaciones sexuales solamente con el otro), debería averiguar de manera cierta si usted o su pareja tienen el VIH.

Consulte ¿Debo hacerme la prueba del VIH? para obtener más información sobre quiénes están en riesgo alto de contraer el VIH y deberían hacerse la prueba más frecuentemente.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Estoy embarazada. ¿Por qué tengo que hacerme la prueba?

Se les debe hacer la prueba de detección del VIH a todas las mujeres embarazadas para que puedan comenzar el tratamiento si fueran VIH positivas. Si una mujer recibe tratamiento contra el VIH desde principios del embarazo, el riesgo de que le transmita el VIH al bebé puede ser muy bajo. Las pruebas del VIH en las mujeres embarazadas y el tratamiento de aquellas que están infectadas han llevado a una gran reducción en la cantidad de niños que contraen la infección por el VIH de sus madres.

El tratamiento es más eficaz para prevenir la transmisión del VIH al bebé si se inicia lo antes posible durante el embarazo. Sin embargo, comenzar el tratamiento preventivo, aunque sea durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé, proporciona importantes beneficios de salud.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Cuándo debo hacerme la prueba?

El sistema inmunitario por lo general tarda entre 3 y 8 semanas para producir anticuerpos contra el VIH, sin embargo las pruebas difieren en qué tan pronto pueden detectar los anticuerpos. Si bien la mayoría de las pruebas del VIH buscan detectar estos anticuerpos, algunas buscan el virus mismo. El periodo posterior a la infección, pero antes de que la prueba pueda dar resultados positivos se conoce como periodo de ventana.

Para decidir el momento de realizar la prueba deben tenerse en cuenta el momento en que hubo exposición al virus y la prueba que se utilizará. Puede preguntarle a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana apropiado para la prueba del VIH que se hará. Si usará una prueba casera, puede obtener esos datos en la información incluida en el envase de la prueba.

Algunas personas tendrán un periodo de ventana más largo que otras, por lo tanto, si tiene un resultado negativo a la prueba de anticuerpos en los primeros 3 meses después de una posible exposición, usted deberá repetirla después de los 3 meses. El noventa y siete por ciento de las personas desarrollará anticuerpos en los primeros 3 meses después de ser infectados. En casos muy poco comunes, puede tomar hasta 6 meses producir los anticuerpos contra el VIH.

¿Dónde puedo hacerme la prueba?

Puede pedirle a su proveedor de atención médica que le haga la prueba del VIH. Muchos centros médicos, programas contra el abuso de sustancias, centros de salud comunitarios y hospitales también la ofrecen. También puede buscar un sitio de pruebas cercano al:

  • llamar al 1-800-CDC-INFO (232-4636),
  • visitar gettested.cdc.gov, o
  • enviar su código postal a KNOW IT (566648) en un mensaje de texto.

También puede comprar en una farmacia o en línea un kit de prueba para hacerse en el hogar.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Qué tipos de pruebas hay y cómo funcionan?

Hay tres tipos generales de pruebas disponibles: las pruebas de anticuerpos, las pruebas combinadas o de cuarta generación y las pruebas de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés). Las pruebas del VIH se pueden hacer en sangre, secreciones bucales u orina.

  1. La mayoría de las pruebas del VIH, incluida la mayoría de las pruebas rápidas y las que se hacen en el hogar, son pruebas de anticuerpos. El sistema inmunitario produce anticuerpos cuando se expone a un virus, como el del VIH, o a bacterias. Las pruebas de anticuerpos al VIH buscan los anticuerpos contra el virus en la sangre o en las secreciones bucales. Después de la infección, las pruebas de anticuerpos que se hacen en la sangre generalmente pueden detectar el VIH un poco antes que las que se hacen en secreciones orales.

El cuerpo de una persona VIH positiva puede tomar de 3 a 12 semanas (21-84 días) en producir una cantidad suficiente de anticuerpos para que las pruebas de anticuerpos puedan detectar la infección por el VIH. Este tiempo se denomina periodo de ventana. Aproximadamente 97% de las personas producirá una cantidad detectable de anticuerpos durante este periodo de ventana. Si recibe un resultado negativo a la prueba de anticuerpos al VIH durante el periodo de ventana, debe volver a hacerse la prueba 3 meses después de la posible exposición al VIH.

  • Con la prueba rápida de detección de anticuerpos, los resultados están listos en 30 minutos o menos.
  • La prueba del VIH OraQuick, que implica un hisopado bucal, proporciona resultados rápidos. Se debe recoger una muestra de secreciones bucales con un hisopo y usar el kit para analizar la muestra. Los resultados están listos en 20 minutos. El fabricante ofrece consejería confidencial y remisiones a sitios de prueba para el seguimiento. Después de la exposición, los niveles de anticuerpos son más bajos en las secreciones bucales que en la sangre; por esa razón, las pruebas en sangre detectan la infección antes que las pruebas en secreciones bucales. Estas pruebas se pueden comprar en tiendas y en línea. Se pueden hacer en el hogar, o en algunos programas de pruebas en la comunidad o en centros médicos.
  • La prueba Home Access HIV-1 Test System es un kit de recolección de muestras en el hogar que requiere que se pinche el dedo para obtener una muestra de sangre, envíe la muestra por correo a un laboratorio aprobado y luego llame para obtener los resultados, los cuales podrían estar listos al día siguiente. Esta prueba es anónima. El fabricante ofrece consejería confidencial y remisiones para recibir tratamiento.

Si usa alguna de las pruebas de anticuerpos y el resultado le da positivo, deberá hacerse una prueba de seguimiento para confirmarlo. Si su primera prueba es una prueba rápida en el hogar y le da positivo, lo remitirán a un proveedor de atención médica para que le haga una prueba de seguimiento. Si su primera prueba se hace en un laboratorio y el resultado es positivo, el laboratorio hará una prueba de seguimiento, que generalmente hace con la misma muestra de sangre que usó para la primera prueba.

  1. Las pruebas combinadas, o de cuarta generación, buscan tanto anticuerpos contra el VIH como antígenos. Los antígenos son sustancias extrañas al cuerpo que provocan la activación del sistema inmunitario. Los antígenos son una parte del virus mismo y están presentes en la etapa de infección aguda por el VIH (la fase inmediatamente posterior a la infección, en la que todavía no se han producido anticuerpos al VIH). En las personas infectadas por el VIH, los antígenos llamados p24 se producen incluso antes que los anticuerpos. Las pruebas de detección combinadas se recomiendan actualmente para los análisis que se hagan en laboratorio y se están haciendo cada vez más comunes en los Estados Unidos. Ahora hay disponible una prueba combinada rápida.

El cuerpo de una persona puede tomar de 2 a 6 semanas (13 a 42 días) para producir suficientes antígenos y anticuerpos para que las pruebas combinadas, o de cuarta generación, puedan detectar el VIH. Este tiempo se denomina periodo de ventana. Si el resultado de una prueba combinada le da negativo durante el periodo de ventana, debe volver a hacerse la prueba 3 meses después de la posible exposición.

  1. Las pruebas de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés) detectan el VIH en la sangre. Detectan el virus, no los anticuerpos al virus. Pueden dar resultados positivos o negativos, o indicar la cantidad exacta de virus presente en la sangre (lo que se conoce como prueba de carga viral). Esta prueba es muy cara y no se usa rutinariamente para la detección en las personas, a menos que hayan tenido una reciente exposición de alto riesgo o presenten síntomas tempranos de infección por el VIH tras una posible exposición.

Las pruebas de ácido nucleico pueden detectar el VIH de 7 a 28 días después de la infección. Los resultados de las pruebas de ácido nucleico generalmente se consideran precisos en las etapas tempranas de la infección. Sin embargo, es mejor hacer una prueba de anticuerpos o una prueba combinada junto con la prueba de ácido nucleico, para ayudar al médico a interpretar los resultados que den negativo. La razón es que la cantidad de virus en la sangre puede descender de manera natural con el tiempo en una pequeña cantidad de personas, lo cual puede llevar a resultados no precisos en esta prueba. Tomar los medicamentos de la profilaxis prexposición (PrEP) o posexposición (PEP) también puede reducir la precisión de la prueba de ácido nucleico si tiene el VIH.

Hable con su proveedor de atención médica para ver qué tipo de prueba del VIH es la indicada para usted.

Después de que se haga la prueba es importante que averigüe el resultado, así puede hablar con su proveedor de atención médica sobre las opciones de tratamiento en caso de que sea VIH positivo. Si usted es VIH negativo, siga tomando medidas para prevenir el VIH, como usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales y tomar medicamentos para prevenir el VIH si está en alto riesgo.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Qué debo esperar cuando vaya a hacerme una prueba del VIH?

Si se hace la prueba en un entorno de atención médica, cuando llegue el momento, un profesional de la salud le tomará una muestra (de sangre o de secreciones bucales) y quizás pueda esperar para recibir el resultado (si es una prueba rápida del VIH). Si la prueba le da negativo y usted no ha estado expuesto al virus en los últimos 3 meses, puede tener la seguridad de que no se ha infectado con el VIH.

Si el resultado le da positivo, es posible que se deba hacer una prueba de seguimiento para estar seguro de que tiene el VIH.

Su proveedor de atención médica o consejero podría hablarle sobre sus factores de riesgo, responder las preguntas que tenga sobre su salud general y hablar con usted sobre los próximos pasos, especialmente si los resultados son positivos.

Consulte ¿Otras personas sabrán el resultado de mi prueba?

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Qué significa tener un resultado negativo?

Tener un resultado negativo no significa necesariamente que usted no tenga el VIH. Eso se debe al periodo de ventana, o sea, el tiempo entre el momento en que una persona se infecta con el VIH y el momento en que las pruebas lo pueden detectar con precisión. El periodo de ventana varía de una persona a otra, y también según el tipo de prueba del VIH que se use. (Consulte Si creo que he estado expuesto al VIH, ¿después de cuánto tiempo me debo hacer la prueba?).

Pregúntele a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana para la prueba que se hará. Si usa una prueba para hacerse en el hogar, puede obtener esa información de los materiales que se incluyen en el paquete de la prueba. Si se hace una prueba del VIH dentro de los 3 meses de haber tenido una posible exposición al VIH y el resultado es negativo, vuelva a hacerse la prueba 3 meses después para estar seguro.

Si se enteró de que era VIH negativo la última vez que se hizo la prueba, solo puede estar seguro de que sigue siendo negativo si no ha tenido ninguna posible exposición al VIH desde entonces. Si usted es sexualmente activo, siga tomando medidas para prevenir el VIH, como usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales y tomar medicamentos para prevenir el VIH si está en alto riesgo.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Si obtengo un resultado negativo, ¿eso significa que mi pareja también es VIH negativa?

No, el resultado de su prueba del VIH solo revela si usted tiene o no el VIH. El VIH no se transmite necesariamente cada vez que tiene relaciones sexuales. Por lo tanto, haciéndose usted la prueba del VIH no es la manera de saber si su pareja está infectada. Pregúntele a su pareja si él o ella se ha hecho una prueba del VIH y sobre sus conductas de riesgo, tanto del presente como del pasado. Consideren hacerse la prueba juntos, algo que a menudo se conoce como pruebas del VIH para las parejas.

¿Qué significa un resultado positivo?

Si se realizó una prueba de detección rápida, el establecimiento coordinará una prueba de seguimiento para asegurarse de que el resultado fue correcto. Si se realizó un análisis de sangre en un laboratorio, el laboratorio realizará una prueba de seguimiento con la misma muestra. Si la prueba de seguimiento también arroja resultados positivos, significa que usted tiene el VIH.

Mientras más pronto tome medidas para proteger su salud, mejor será. El tratamiento temprano con medicamentos antirretrovirales y un estilo de vida saludable pueden ayudarlo a mantenerse bien. Una atención médica rápida puede retrasar la aparición del SIDA y evitar ciertas enfermedades que pueden poner en riesgo su vida.

Hay algunas medidas importantes que puede tomar de inmediato para proteger su salud:

Se hará una prueba de seguimiento. Si la prueba de seguimiento también da positivo, significa que usted tiene el VIH.

Si se hizo una prueba rápida de detección, el sitio de prueba coordinará la prueba de seguimiento para asegurarse de que el resultado sea correcto. Si la sangre se analizó en un laboratorio, el laboratorio realizará una prueba de seguimiento con la misma muestra.

Es importante que comience la atención médica y el tratamiento contra el VIH tan pronto como reciba el diagnóstico. La terapia antirretroviral o TARV (tomar medicamentos para tratar la infección por el VIH) se recomienda para todas las personas que tengan el VIH, independientemente de la cantidad de tiempo que hayan tenido el virus o de lo saludables que estén. La TARV reduce la evolución del VIH y ayuda a proteger el sistema inmunitario. Si toma los medicamentos de la manera correcta, todos los días, pueden mantenerlo saludable por muchos años y reducir sustancialmente las probabilidades de que les transmita el VIH a sus parejas sexuales.

Si tiene seguro médico, su aseguradora está obligada a cubrir algunos de los medicamentos que se usan para tratar el VIH. Si no tiene seguro médico, o si no puede pagar el costo del copago o coseguro, es posible que reúna los requisitos de los programas del gobierno que pueden ayudar a través de Medicaid, Medicare, el Programa de VIH/SIDA Ryan White y centros de salud comunitarios. Su proveedor de atención médica o departamento de salud pública local pueden decirle dónde recibir tratamiento para el VIH.

Para reducir el riesgo de transmitir el VIH:

  • Tome medicamentos para tratar el VIH (terapia antirretroviral o TARV) de la manera correcta, todos los días.
  • Use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • Si su pareja es VIH negativa, anímela a que hable con su proveedor de atención médica para determinar si tomar medicamentos diarios para prevenir el VIH (llamados profilaxis prexposición o PrEP) es lo adecuado.
  • Si usted cree que su pareja podría haber estado expuesta al VIH recientemente —por ejemplo, si se rompió el condón durante una relación sexual y usted no tiene inhibición viral—, debería hablar con un proveedor de atención médica de inmediato (dentro de los 3 días) sobre tomar medicamentos (llamados profilaxis posexposición o PEP) para prevenir contraer el VIH.
  • Hágase la prueba y reciba tratamiento para las ETS y anime a su pareja a hacer lo mismo.

Recibir un diagnóstico de VIH es algo que puede cambiar su vida. Puede hacer surgir muchas emociones: tristeza, desesperanza e incluso enojo. Los proveedores de atención médica y los proveedores de servicios sociales aliados, que con frecuencia se encuentran en el consultorio de su proveedor médico, tendrán las herramientas para ayudarlo a superar las etapas que le siguen al diagnóstico y a comenzar a manejar la infección.

Hablar con otras personas que tienen el VIH también podría resultarle útil. Busque un grupo de apoyo local. Infórmese sobre cómo otras personas con el VIH manejaron su diagnóstico.

Puede ver historias y testimonios de cómo otras personas viven bien teniendo el VIH en los sitios web de Detengamos Juntos el VIH y El Tratamiento del VIH es efectivo . También puede encontrar otros recursos para las personas que tienen el VIH en El tratamiento del VIH es efectivo.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Si los resultados me dan positivo para el VIH, ¿significa que tengo SIDA?

No. Tener el VIH no significa que tenga SIDA. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH. El VIH puede llevar al SIDA si no se trata.

Para obtener más información, consulte Información básica sobre el VIH y el SIDA.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Otras personas conocerán los resultados de mis pruebas?

Si se hace una prueba anónima, solo usted sabrá los resultados. Si se hace una prueba confidencial, los resultados serán parte de su registro médico, pero todavía estarán protegidos por las leyes de privacidad estatales y federales.

  • Prueba anónima significa que nada vincula los resultados de la prueba con usted. Cuando se hace una prueba del VIH anónima, usted recibe un identificador único que le permite obtener los resultados.
  • Prueba confidencial significa que su nombre y demás información de identificación estarán incluidos en los resultados de su prueba. Los resultados irán a su registro médico y podrían ser compartidos con sus proveedores de atención médica y su seguro médico. Sus resultados están protegidos por las leyes de privacidad estatales y federales y no se pueden divulgar sin su permiso a ninguna otra persona o entidad.

Con las pruebas confidenciales del VIH, si los resultados le dan positivo, tanto los resultados como su nombre serán reportados al departamento de salud estatal o local para ayudar a los funcionarios de salud pública a obtener una mejor estimación de las tasas de VIH en el estado. El departamento de salud del estado le quitará toda su información personal a esos reportes (nombre, dirección, etc.) y compartirá el resto de los datos no identificatorios con los CDC. Los CDC no comparten esta información con nadie, ni con compañías de seguros.

Para obtener más información, consulte Preguntas sobre derechos civiles, divulgación legal, seguros y el lugar de trabajo en AIDS.gov.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Debo compartir con otras personas mis resultados positivos?

Es importante que comparta los resultados con sus parejas sexuales. La decisión de compartirlos con los demás es suya.

Sus parejas
Es importante que les diga a sus parejas sexuales si tiene el VIH aunque sea incómodo hacerlo. Comunicarse con su pareja sobre si usted o ella tienen el VIH significa que podrán tomar medidas para mantenerse saludables los dos. Mientras más práctica tenga en decir que tiene el VIH, más fácil se hará.

Hay muchos recursos que pueden ayudarlo a aprender formas de decirle a sus parejas que tiene el VIH. Para obtener consejos sobre cómo iniciar la conversación con sus parejas, vea la campaña Inicia la conversación de los CDC.

Si lo pone nervioso revelar los resultados o si su pareja lo ha amenazado o lesionado en el pasado, puede pedirle a su médico o al departamento de salud local que les informe a sus parejas que podrían haber estado expuestos al VIH. Este servicio se llama servicio de notificación a las parejas. Los departamentos de salud no les revelan su nombre a sus parejas. Solo les dirán que han estado expuestos al VIH y que deben hacerse la prueba.

Si usted es VIH positivo, muchos estados tienen leyes que requieren que le diga esto a sus parejas sexuales antes de tener relaciones sexuales con ellas (anales, vaginales u orales) o a las personas con las cuales comparte drogas antes de compartir drogas con ellas o las agujas para inyectarlas. En algunos estados, le pueden imputar un delito penal si no le dice a su pareja que tiene el VIH, aun cuando ella no se infecte.

Familiares y amigos
En la mayoría de los casos, sus familiares y amigos no conocerán los resultados de su prueba ni si tiene o no el VIH a menos que usted se los diga. Aunque decirle a su familia que usted tiene el VIH puede parecer difícil, usted debe saber que dar esta información en realidad tiene muchos beneficios. Los estudios han mostrado que las personas que comunican que tienen el VIH responden mejor al tratamiento que las que no lo comunican.

Sin embargo, si usted es menor de 18 años, algunos estados permiten que el proveedor de atención médica les comunique a sus padres que usted recibió servicios para el VIH si creen que es lo mejor para usted. Para obtener más información, consulte Políticas estatales resumidas: Acceso de menores a servicios de ITS del Instituto Guttmacher.

Empleadores
En la mayoría de los casos, su empleador no sabrá si usted tiene el VIH a menos que usted se lo diga. Sin embargo, su empleador tiene derecho a preguntarle si tiene alguna afección que podría influir en su capacidad para hacer su trabajo o suponer un riesgo grave para los demás. (Un ejemplo podría ser un profesional de atención médica, como un cirujano, que hace procedimientos que presentan un riesgo de intercambio de sangre o de otros líquidos corporales).

Si usted tiene seguro médico a través de su empleador, su compañía de seguros no puede por ley decirle a su empleador que usted tiene el VIH. Sin embargo, su empleador podría enterarse si la compañía de seguros le proporciona información detallada sobre los beneficios que paga o los costos del seguro.

Todas las personas con el VIH están cubiertas en virtud de la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades. Esto significa que su empleador no puede discriminarlo por tener el VIH siempre y cuando usted pueda hacer su trabajo. Para obtener más información, consulte el sitio web del Departamento de Justicia.

Podría serle útil oír las historias de cómo otras personas viven con el VIH y de cómo se lo dijeron a sus parejas, familiares y amigos. Visite nuestros sitios web Detengamos Juntos el VIH y El tratamiento del VIH es efectivo .

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Quién pagará la prueba del VIH?

Las pruebas para detectar el VIH están cubiertas por los seguros médicos sin copago, de conformidad con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Si no tiene seguro médico, algunos sitios de pruebas pueden ofrecer pruebas gratis. Consulte ¿Dónde puedo hacerme la prueba? más arriba para obtener más información.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

¿Quién pagará el tratamiento si soy VIH positivo?

Si tiene seguro médico, su aseguradora está obligada a cubrir algunos de los medicamentos que se usan para tratar el VIH. Si no tiene seguro médico, o si no puede pagar el costo del copago o coseguro, es posible que reúna los requisitos de los programas del gobierno que pueden ayudar a través de Medicaid, Medicare, el Programa de VIH/SIDA Ryan White y centros de salud comunitarios. Su proveedor de atención médica o departamento de salud pública local pueden decirle dónde recibir tratamiento para el VIH.

Para más información, consulte la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y el VIH/SIDA.

Aprenda más sobre cómo protegerse y obtenga información personalizada para satisfacer sus necesidades con la Herramienta de reducción del riesgo de VIH (BETA) de los CDC.

Arriba