Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

¿Cuáles son las razones por las que debo vacunar a mi bebé?

Madre y bebé acostado sobre la alfombraProteger la salud de su hijo es muy importante para usted. Por eso, la mayoría de los padres opta por la vacunación. Nada protege mejor a los bebés contra 14 enfermedades infantiles graves. Decida vacunarlo. Es una defensa poderosa, segura y de comprobada eficacia.

La crianza de un hijo implica tomar muchas decisiones. Algunas son cuestión de gusto, como de qué color pintar su habitación. Otras son esenciales, especialmente cuando se trata de la seguridad, como preparar la casa para que sea segura para el bebé. Pero no se olvide de los peligros que no se pueden ver y que causan enfermedades graves, discapacidades e incluso la muerte de niños pequeños. Las vacunas le dan el poder de proteger a su bebé contra 14 enfermedades de la infancia graves.

Hay muchas razones para vacunar a su hijo.

Las enfermedades graves todavía existen

Reducir y eliminar las enfermedades que pueden prevenirse con las vacunas es uno de los mayores logros en la historia de la salud pública. Pero, debido a ese éxito, muchos padres jóvenes nunca han visto los efectos devastadores que las enfermedades como la poliomielitis, el sarampión o la tosferina (pertussis) pueden tener en una familia o comunidad. Es fácil creer que estas son enfermedades del pasado. Pero la realidad es que todavía existen. Los niños en los Estados Unidos pueden contraer —y en efecto contraen— algunas de estas enfermedades. De hecho, cuando las tasas de vacunación disminuyen en una comunidad, no es raro que se presente un brote.

Las enfermedades no se detienen en la frontera y muchas se pueden propagar fácilmente

Puede que usted nunca haya visto un caso de poliomielitis o difteria; sin embargo, todavía se presentan en otros países. Con solo un viaje en avión, estas enfermedades pueden llegar a su comunidad. Un ejemplo es el sarampión. El sarampión no se da con frecuencia en los Estados Unidos debido a la vacunación, pero sigue siendo común en muchas partes del mundo. La enfermedad es traída a los Estados Unidos por personas que no se han vacunado y que se infectan mientras están en el extranjero. Después de llegar a este país, el sarampión se puede transmitir rápidamente entre las personas que no han recibido la vacuna. Este año, los Estados Unidos están experimentando una cifra récord de casos de sarampión reportados. Muchos de estos casos han sido relacionados con personas que se infectaron mientras estaban en las Filipinas, en donde hay un gran brote. La mayoría de los casos de sarampión en los Estados Unidos ocurren en personas que no fueron vacunadas o de quienes no se sabe si recibieron la vacuna.

¿Tiene más preguntas y necesita respuestas rápidas?

Visite este sitio para padres sobre las vacunas,* creado con la ayuda de padres.

  • Vea la información sobre las vacunas que necesita su hijo a cada edad.
  • Aprenda a reconocer los síntomas y las complicaciones de las enfermedades que pueden prevenirse con las vacunas.
  • Lea acerca de la información de seguridad de las vacunas, incluidos los posibles efectos secundarios y cómo se vigila su seguridad.
  • Consulte los prácticos calendarios de vacunación.

Las vacunas son la opción segura y de comprobada eficacia

En la actualidad, los Estados Unidos cuentan con el suministro de vacunas más seguras y eficaces de su historia. Antes de que una vacuna sea aprobada y administrada a los niños, se le hacen muchas pruebas.* Los científicos y profesionales médicos evalúan cuidadosamente toda la información disponible acerca de la vacuna para determinar su seguridad y eficacia. En la medida en que haya disponible nueva información científica, se actualizan las recomendaciones sobre la vacuna.

Aunque puede presentarse algún dolor o malestar en el lugar de la inyección, esto es leve comparado con las complicaciones graves que pueden generar las enfermedades que estas vacunas previenen. Es muy raro que se presenten efectos secundarios graves por las vacunas. Sepa cómo hacer menos estresante la visita de su hijo para recibir la vacuna.*

Casi todos los niños pueden vacunarse de manera segura. Hay algunas excepciones, como los niños con alergias a alguno de los componentes de una vacuna. También es posible que los niños con el sistema inmunitario debilitado, debido a una enfermedad o un tratamiento médico como la quimioterapia, no puedan recibir algunas de las vacunas de manera segura.

Los niños necesitan estar protegidos prontamente

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) establecen el calendario de vacunación de la infancia en los EE. UU. con base en las recomendaciones del Comité Asesor de Prácticas de Inmunización (ACIP), un grupo de expertos médicos y de salud pública. Este calendario ha sido aprobado por la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP). El calendario recomendado de vacunación de la infancia* está diseñado para proteger a los bebés y los niños en los primeros años de vida, cuando son más vulnerables.

Para recibir el beneficio completo de las vacunas, es importante que los niños reciban todas las dosis según el calendario de vacunación recomendado. No recibir todas las dosis de una vacuna deja a los niños en peligro de contraer enfermedades graves. Llame al pediatra para averiguar si es hora de ponerle alguna de las vacunas a su bebé o puede usar esta herramienta en línea* que le permite ingresar los datos del registro de vacunas de su hijo y ver rápidamente si le faltó o se saltó alguna. Es importante para la salud de sus hijo estar al día con las vacunas.

Una mamá y su hija pequeña sonriendo

El programa VFC ayuda a las familias de los niños que reúnen determinados requisitos y que, de otra manera, no tendrían acceso a las vacunas.

Las vacunas evitarán faltar al trabajo o a la escuela

Es posible que un niño que contrae una de las enfermedades que se pueden prevenir con una vacuna deba faltar a la escuela o a la guardería por varios días o varias semanas. Perder tiempo de trabajo para atender a un hijo enfermo puede producir una carga financiera para la familia. Estas enfermedades también pueden causar discapacidades duraderas que generan cuentas médicas costosas y requieren atención a largo plazo.

Las vacunas protegen a su familia, sus amigos y a su comunidad

Vacunar a su hijo ayuda a proteger a las demás personas de la comunidad, como el vecino que tiene cáncer y no puede recibir ciertas vacunas o el bebé recién nacido de su mejor amiga que es demasiado pequeño para tener todas las vacunas. Cuando se vacunan todas las personas de una comunidad que se pueden vacunar, ayudan a prevenir la propagación de enfermedades y se puede retrasar o detener el avance del brote de una enfermedad. Decidir proteger a su hijo con vacunas es una decisión que también protegerá a su familia, sus amigos y vecinos.

La vacunación ayuda a darle el poder de proteger a su bebé

Para enterarse de más razones para vacunar a su hijo, hable con el médico que lo atiende, llame al 800-CDC-INFO o visite el sitio web de los CDC sobre las vacunas dirigido a los padres.*

¿Necesita ayuda para pagar por las vacunas?

Si no tiene seguro de salud o si este no cubre las vacunas, es posible que el programa Vacunas para Niños (VFC)* pueda ayudar con el costo. El programa VFC ayuda a las familias de los niños que reúnen determinados requisitos y que, de otra manera, no tendrían acceso a las vacunas. Este programa federal proporciona vacunas sin costo a los niños que cumplen con ciertos requisitos, aunque es posible que haya un cargo administrativo.

Los niños menores de 19 años de edad reúnen los requisitos para recibir las vacunas del VFC si:

  • cumplen con los requisitos para recibir Medicaid;
  • no cuentan con seguro médico;
  • son indoamericanos o nativos de Alaska;
  • su seguro médico es insuficiente y se vacunan en centros de salud con acreditación federal o clínicas rurales.

Para obtener ayuda para ubicar a un profesional de la salud cercano que pueda proporcionar vacunas del programa VFC, comuníquese con el coordinator del programa VFC de su estado.* Usted puede encontrar la información del coordinator del programa VFC de su estado* en Internet o al llamar al 1-800-CDC-INFO(232-4636) y pedir el número telefónico del coordinador del programa de su estado.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Ir Arriba